Para ser honestos este título es bastante peligroso, no obstante las estadísticas actuales prueban que este podría transformarse en el trabajo de mayor demanda en dos mil veintidos.

Factores como la pandemia, las cuarentenas obligadas en diferentes países y el hecho de que, incluso va a tomar tiempo a fin de que este panorama cambie, hacen que broten nuevas formas de trabajar apoyándose en Internet y sus posibilidades.

Ya antes de compartir contigo este trabajo, tengamos presente el próximo contexto que te dejará comprender su potencial:

– En el dos mil veinte, millones de negocios cerraron físicamente y de súbito se volcaron a Internet.

– El comercio on-line medró de repente hasta un treinta por ciento en múltiples países de América Latina.

– La pandemia dio nacimiento a miles y miles de nuevos negocios en línea.

– En poquitos meses, las asambleas por Zoom y Google Meet se volvieron cosa de todos y cada uno de los días para un enorme ámbito laboral.

– Hay un nuevo promuevo por la parte de diferentes gobiernos a fin de que los ciudadanos teletrabajen, en vez de aglutinarse en espacios que impidan superar la pandemia.

– Amenazas de nuevos confinamientos aparecen y de nuevo se hace presente la necesidad de volcarse a Internet, emprender on-line y teletrabajar aún más en el dos mil veintidos.

Nuevas ocasiones desde una necesidad:

Ante ese contexto, una gran cantidad de compañías y emprendedores tuvieron la urgente necesidad de contratar personal que se ajustara a esta nueva realidad.

Razón por la que brotaron nuevas ocasiones para las personas que desean sacarle provecho a la pandemia y estén en la capacidad de efectuar labores como:

  • Administrar asambleas en Zoom o bien Google Meet.
  • Efectuar soporte al cliente del servicio por Whatsapp, Telegram o bien Messenger.
  • Administrar cuentas de redes sociales, como publicar en Fb, Twitter o bien Instagram.
  • Soporte al usuario vía e-mail.
  • Asistencia telefónica para emprendimientos on-line
  • Facilitar las comunicaciones con el resto del equipo.

Conforme eso, ¿cuál es el perfil que más se ajusta a la demanda que se está requiriendo en este instante de forma urgente?

La contestación es la siguiente: El de un asistente virtual.

No obstante, esto va más allá: En vez de ser un asistente virtual, es posible tener un negocio propio de asistencia virtual.

La asistencia virtual, el trabajo de mayor demanda en dos mil veintidos

Ahora te dejamos 2, de las muchas ventajas que te ofrece teletrabajar como asistente virtual este nuevo año que comienza:

Trabajar globalmente desde casa:

Ya no existe la limitación de meditar cosas como “en mi país no sucede eso”, “en mi urbe no hay trabajo”, “en mi país no se puede”.

Ahora, se puede teletrabajar como asistente virtual con compañías o bien emprendedores distribuidos en diferentes lugares del planeta.

Horarios flexibles:

En los últimos meses, una de las primordiales protestas de teletrabajadores era que los jefes no respetaban los horarios laborales, entregando sobrecarga de labores. Ahora eso es cosa del pasado teniendo presente todas y cada una de las opciones que existen.

¿De qué forma empezarte como asistente virtual?

Ahora que comprendes el contexto, los requisitos y la razón por la que está medrando tanto esta alternativa de trabajo, probablemente estás persuadido que el trabajo a distancia y la asistencia virtual están acá para quedarse. No hay marcha atrás.

Posiblemente en este punto estés preguntándote de qué manera comenzar, qué puedes hacer para iniciar este trabajo. Ahora te presentamos 2 opciones:

Opción #1: La “gratis”

Con esta alternativa no existe ninguna inversión monetaria y para realizarla, debes continuar los próximos pasos:

– Invertir cientos y cientos de horas buscando de forma azarosa entre las millones de páginas que hay en Internet sin orden.

– Dedicar tiempo, esmero y energías en un proceso que supone cometer bastantes fallos en el camino hasta lograr algún resultado, si llega a lograrse.

– Tomar como orientación la opinión de personas que jamás han teletrabajado de manera exitosa como asistentes virtuales. O bien han logrado resultados pobres.

– Tener mucha paciencia y tolerancia al descalabro.

Esta alternativa es la idónea para aquellos que desean hacer las cosas por sí solos y no pasar por ninguna inversión monetaria (“gratis”), mas si una enorme inversión en cantidad de tiempo, energías y cefaleas.

Opción #2: El Hatajo

Invertir en un programa que muestre pasito a pasito que haya sido probado durante más de diecisiete con cero personas durante América Latina y que muchos de ellos ya estén logrando resultados positivos.

Un sistema que muestre cosas semejantes de qué manera por ejemplo:

– Paso a paso: De qué forma hacer que te den los trabajos de asistencia virtual a ti, en vez de a otras personas.

– De qué forma empezarte en el negocio de la asistencia virtual desde casa, singularmente si no tienes experiencia.

– De qué manera eludir los fallos más habituales que comete el noventa y nueve por ciento de personas que incursionan en este negocio. Vas a poder saltearte meses y meses de trabajo en balde y en vez de eso, lograr resultados lo antes posible.

– Qué decir precisamente para hacer que tus clientes del servicio te paguen poco a poco más y más merced a tus habilidades.

– De qué manera ganar más como asistente virtual, sin importar lo más mínimo que existan contendientes. Y de qué forma salir victorioso en el contexto actual de nueva normalidad.

– Las instrucciones precisas para acceder a todas y cada una de las ofertas de empleo libres y empezar a teletrabajar como asistente virtual lo antes posible.

– De qué manera conseguir tus primeros clientes del servicio, en especial si jamás has tenido uno y de qué manera apresurar el proceso de obtención de clientes del servicio.

– De qué manera establecer tus tarifas y cuánto deberías cobrar por cada trabajo que efectúes.

– De qué forma proponer los costes de tus trabajos, de tal manera que consigas las máximas ganancias.

– Cuáles son las plataformas de cobro más convenientes de tal forma que se pueda conseguir las retribuciones de forma inmediata, desde cualquier sitio del planeta

… Entre otras muchas cosas, aparte de las siguientes:

– Soporte al usuario y seguimiento de orientación toda vez que tengas una consulta o bien duda.

– Capacitaciones auxiliares que muestren formas opciones alternativas de producir ingresos como asistente virtual.

– Formación para pasar de ser un “freelance” a tener un negocio prospero y en un largo plazo como asistente virtual desde el dos mil veintidos.

– Herramientas descargables de implementación veloz para acrecentar la productividad y lograr resultados acelerados.

Esta alternativa es la conveniente solo para personas que deseen producir ingresos en Internet lo antes posible en el dos mil veintidos apalancando el contexto actual, y no deseen pasar por los cefaleas señalados en la opción #1.

Y la única opción libre ahora que cumple con todo lo precedente, es aquella a la que puedes acceder haciendo clic en este enlace:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here