Conforme una investigación de CANVAS Estrategias Sustentables, la sociedad de España muestra un claro acuerdo en que el capitalismo, como modelo económico y social, precisa una profunda transformación cara un sistema que se preocupe más por las personas y el planeta. Mas hay una clara falta de confianza en que, los organismos y entidades del presente sistema, acometan el cambio preciso para avanzar cara un nuevo modelo que aporte un impacto social y ambiental positivo y prosperidad a nivel económico.

En el estudio, efectuado desde una consulta a más de mil personas con extensa representación geográfica y social y económica del país, la ciudadanía de España suspende, con una media de cuatro sobre diez, al sistema social y económico actual, una valoración compartida durante más de la mitad de los consultados. Además de esto, ocho de cada diez personas estiman que el capitalismo precisa mucha o bien bastante transformación. pensando en los efectos para el conjunto de la sociedad y el planeta.

Las áreas en las que la ciudadanía asevera estar más preocupada por los impactos negativos del sistema son, en este orden: cuidar de las personas (tener un trabajo aceptable y una vida digna, el cuidado de la salud, la lucha contra la pobreza y la desigualdad social, y una educación alcanzable); cuidar el ambiente (asegurar el agua bebible, promover las energías limpias, cuidar los océanos y ríos, combatir el cambio climático y resguardar los ecosistemas naturales); y cuidar la economía (sobre todo, buscar la equidad social y la conveniente distribución de los recursos, y a determinada distancia favorecer la industria, la innovación y el desarrollo tecnológico).

Se puede destacar que los resultados de la consulta muestran nuevamente acá un extenso acuerdo, sin diferencias intergeneracionales ni socioeconómicas, si bien sí se percibe un corte de género: las mujeres transmiten de una manera más concluyentes su preocupación por los temas sociales y ambientales.

Advertencia, desplázate para seguir leyendo

Crisis de confianza en las instituciones

En lo que se refiere a la contestación del sistema dadas estas preocupaciones, siete de cada diez personas lo valoran con un suspenso (tres,5 sobre diez). Y preguntados por su confianza en el papel que pueden ejercer en este sentido las instituciones y organismos, el único que aprueba es el campo educativo (escuelas, universidades, sistema científico), que consigue una media de cinco con dos sobre 10: el cuarenta y dos por ciento resalta su papel relevante a fin de que el sistema capitalista se convierta cara un modelo que vele por el impacto positivo en la sociedad y el planeta.

En el lado opuesto se ubican los partidos y mandatarios políticos, como la Iglesia y los líderes religiosos, que consiguen las puntuaciones más bajas, bajo tres sobre diez. Asimismo los líderes empresariales, el ámbito privado en conjunto y la Administración Pública consiguen puntuaciones inferiores a cuatro sobre diez, y rozando el aprobado se hallan los organismos internacionales, los movimientos ciudadanos y los medios.

Las instituciones padecen una notable crisis de legitimidad, y esto es un claro reflejo de la necesidad de promover nuevos modelos de liderazgo. En este contexto, los movimientos ciudadanos se afianzan como referentes de agrupación autoorganizada, frente al modelo de lo individual, que es intrínseco al sistema social y económico actual, y esa mayor confianza en los organismos supranacionales. La verosimilitud se deposita en lo colectivo y en la relación global-local”, explica Claudina Caramuti, cofundadora y directiva de desarrollo de CANVAS Estrategias Sustentables.

Empresas con propósito: una demanda social

En el campo empresarial, una de las transformaciones más demandadas es el paso de compañías cuyo objetivo es únicamente el beneficio económico, a empresas con propósito, o sea, que equilibren su cuenta de resultados con producir un impacto positivo en la sociedad y el medioambiente. En este sentido, aunque no hay un conocimiento claro entre la ciudadanía de lo que significa una compañía con propósito, siete de cada diez personas considera absolutamente o bien bastante preciso que las compañías velen por ese triple impacto social, ambiental y económico.

Hasta el setenta y cuatro por ciento de la sociedad de España piensa que es muy preciso que existan empresas con este nuevo modelo para la transformación del sistema, mas no acaba de confiar en que este modelo sea en la actualidad una realidad. Las personas desean pensar en este modelo de empresa con propósito, mas vacilan de si es real o bien simple fachada», explica Isabel López, cofundadora y directiva general de CANVAS.

En lo que se refiere a los ámbitos que se consideran clave para la transformación, las valoraciones medias más altas, con en torno a seis sobre diez, las consiguen los relacionados con energía, transporte, tecnología y también industria química y farmacéutica. En un segundo bloque se ubican campos como la nutrición, telecomunicaciones, turismo, comercios, construcción, textil y las industrias extractivas. Y en el bloque con una valoración más baja en comparación con papel que van a desempeñar en el futuro se sitúan los servicios financieros, seguros y servicios profesionales.

Por último, preguntados por dónde deben invertir las compañías con propósito, los ciudadanos escogen como primera opción, con extensa mayoría (treinta y seis con dos por ciento ), la creación de empleo y la prosperidad, un término que se repite como hilo conductor de todo el informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí