El tratamiento para el molusco infeccioso puede ser efectuado a través de el uso de fármacos en pomadas, como la podofilotoxina, o en comprimidos, como la cimetidina, indicados por el médico. También, asimismo puede ser efectuada la remoción quirúrgica de las lesiones, a través de técnicas como láser o crioterapia, por poner un ejemplo.

Sin embargo, en la mayoría de los casos no es preciso efectuar ningún tratamiento tanto en pequeños como en adultos con un sistema inmune saludable. De este modo, por norma general las lesiones que acostumbran a requerir de tratamiento son aquellas que brotan en pacientes inmunocomprometidos.

El molusco infeccioso es una enfermedad infecciosa ocasionada por el virus poxvirus, que provoca pequeñas máculas o pápulas (lesiones elevadas) en la piel, que son indoloras y del mismo color de exactamente la misma. Estas pueden surgir en cualquier una parte del cuerpo, salvo en las manos y pies, y se transmiten a través del contacto directo con una persona inficionada, contacto íntimo o, en el caso de los pequeños, a través de piscinas, por servirnos de un ejemplo.

Fotografías del molusco infeccioso

Molusco infeccioso en la zona íntima

Molusco infeccioso en la zona íntima

Molusco infeccioso en pequeños

Molusco infeccioso en pequeños

De qué manera es el tratamiento del molusco infeccioso

Los primordiales tratamientos para el molusco infeccioso incluyen:

1. Uso de pomadas

El uso de pomadas para el molusco infeccioso puede ser indicado por el dermatólogo o por el pediatra, en el caso de pequeños, para ocasionar una reacción inflamatoria en la lesión, lo que facilita la restauración.

Las primordiales pomadas para molusco infeccioso que pueden ser indicadas por el médico incluyen:

  • Podofilotoxina;
  • Hidróxido de potasio;
  • Ácido salicílico, que puede asociarse a yodopovidona;
  • Peróxido de benzoílo;
  • Tretinoína;
  • Ácido tricloroacético.

El uso de las pomadas para el molusco infeccioso ha de ser siempre y en todo momento efectuado bajo supervisión médica, puesto que ciertas de ellas, como la podofilotoxina y la tretinoína, por servirnos de un ejemplo, están desaconsejadas en mujeres embarazadas, lactantes y pequeños. Vea otras contraindicaciones de la tretinoína y para qué vale.

dos. Remoción quirúrgica de la lesión

La remoción quirúrgica de las lesiones en la piel del molusco infeccioso puede ser efectuada por el médico usando diferentes técnicas, como:

  • Crioterapia, consistente en la aplicación de frío sobre las pápulas, con ázoe líquido, lo que deja congelarlas y removerlas;
  • Curetaje, consistente en la supresión de las pápulas con un dispositivo semejante a un bisturí;
  • Láser, que es usado para destruir las células de las pápulas, ayudando a reducir su tamaño.

La remoción quirúrgica de las lesiones del molusco infeccioso es efectuada bajo anestesia local, pudiendo ocasionar dolor, irritación o cicatriz en la piel después del procedimiento.

tres. Uso de fármacos

Determinados fármacos en forma de comprimidos asimismo pueden ser indicados por el médico, como la cimetidina, que puede ser una opción alternativa de tratamiento a la remoción quirúrgica, en especial en pequeños.

El tratamiento del molusco infeccioso no siempre y en todo momento es preciso, puesto que las lesiones en la piel pueden desaparecer por sí solas, en general en un periodo de seis meses a dos años. No obstante, el dermatólogo puede señalar diferentes tratamientos para eludir la transmisión del virus a otras personas, el surgimiento de nuevas lesiones o aun por motivos estéticos.

Cuidados a lo largo del tratamiento

Ciertos cuidados son esenciales a lo largo del tratamiento del molusco infeccioso, puesto que asisten a eludir el surgimiento de nuevas lesiones en la piel y previenen la transmisión a otras personas. De este modo, se aconseja tomar en consideración lo siguiente:

  • Lavar las manos a menudo con jabón neutro, en especial tras tocar las lesiones de la piel;
  • Sostener las pápulas limpias, secas y cubiertas con ropa o una gasa;
  • Eludir rascarse o manipular las pápulas en la piel;
  • No procurar retirar las pápulas por cuenta propia ni exprimirlas para expulsar el líquido en su interior;
  • Aplicar un producto hidratante en la piel, recomendado por el médico, puesto que la piel seca puede ocasionar comezón, lo que puede favorecer la diseminación del molusco infeccioso a otras unas partes del cuerpo;
  • Utilizar dos toallas para secarse después de bañarse, usando una para secar las pápulas en la piel y otra para secar las unas partes del cuerpo que no tienen lesiones;
  • Eludir depilar las áreas del cuerpo donde están presentes las pápulas;
  • Eludir afeitarse la barba en el caso de pápulas en el rostro;
  • No compartir objetos personales como toallas, ropa, peine, jabón o juguetes;
  • Eludir asistir a piscinas o practicar natación;
  • Eludir el contacto íntimo, en el caso de lesiones en la zona genital, ingle o parte interna de los muslos.

Además de esto, se debe eludir efectuar actividades físicas que requieran el uso de objetos compartidos, como cascos, guantes o balones, o que tengan contacto directo con otras personas, como yudo, karate o jiu-jitsu, salvo que las lesiones estén cubiertas.

Molusco infeccioso genital

En adultos, la infección por molusco infeccioso se presenta en el área de las ingles, genitales y muslos. En la mayoría de los casos, esta se adquiere por contacto sexual; no obstante, hay muchos factores que favorecen la diseminación de este virus, como el uso de tinas de baño, albercas, toallas empleadas por personas inficionadas y en deportes de contacto, como el futbol americano, rugby, entre otros muchos.

Si ocurre manifestación de la infección por molusco infeccioso en el semblante, en el caso de adultos, se debe asistir al médico para descartar una posible inmunodeficiencia, como en el caso del VIH, por servirnos de un ejemplo.

Debido a que se trata de una infección que se autolimita, no precisa de tratamiento. No obstante, en el caso del molusco infeccioso genital, posiblemente la persona pida un tratamiento para eliminarlo más veloz, aparte de que exactamente el mismo disminuye la posibilidad de transmitirlo por contacto íntimo. En las terapéuticas se hallan el curetaje y la crioterapia, aparte del uso de fármacos tópicos como imiquimod al cinco por ciento o tretinoína.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí