Los trastornos alimentarios se identifican por cambios en la manera de alimentarse, por norma general debido a una preocupación excesiva con el peso y la apariencia del cuerpo. Pueden tener peculiaridades como pasar múltiples horas sin comer, usar a menudo laxantes y eludir comer en lugares públicos.

Los trastornos alimentarios pueden ocasionar serias consecuencias, como inconvenientes en los riñones, en el corazón y hasta la muerte. Normalmente, brotan con más frecuencia en las mujeres, en especial a lo largo de la adolescencia, y acostumbran a estar relacionadas con inconvenientes como ansiedad, depresión y el empleo de drogas.

Ahora se muestran los siete primordiales trastornos alimentarios:

1. Anorexia

La anorexia o bien anorexia inquieta es un trastorno en el que la persona ve su cuerpo siempre y en todo momento con exceso de peso, si bien esté meridianamente con bajo peso y anémica. Asimismo hay un temor intenso de ganar peso y una obsesión por bajar de peso, siendo su primordial característica el rechazo a cualquier género de comida.

Primordiales síntomas: mirarse en el espéculo y sentirse gordito, no comer para no engordar, contar las calorías de el alimento ya antes de comer, eludir comer públicamente, hacer ejercicios en demasía para adelgazar y tomar fármacos para adelgazar. Vea más síntomas de la anorexia inquieta.

De qué forma tratar: la base del tratamiento de la anorexia es la psicoterapia, que va a ayudar a prosperar el comportamiento con relación a el alimento y el propio cuerpo, pudiendo ser preciso el empleo de fármacos contra la ansiedad y la depresión. Además de esto, debe haber un seguimiento nutricional para orientar una alimentación saludable y el empleo de suplementos alimentarios para reemplazar la falta de nutrientes del organismo.

dos. Bulimia

La bulimia se identifica por capítulos usuales de compulsión alimenticia, en los que hay un consumo de grandes cantidades de comida, seguido de comportamientos compensatorios como forzar el vómito, emplear laxantes o bien diuréticos, quedarse sin comer y practicar ejercicios en demasía para procurar supervisar el peso.

Primordiales síntomas: inflamación crónica en la garganta, reflujo gástrico, caries y sensibilidad en los dientes, practicar mucho ejercicio, comer grandes cantidades de comida a ocultas, deshidratación y inconvenientes gastrointestinales.

De qué forma tratar: se efectúa con acompañamiento sicológico para revertir el comportamiento con relación a el alimento, también asimismo es esencial el acompañamiento nutricional, a fin de que indique un plan nutricional amoldado a las necesidades del individuo. El médico asimismo va a poder estimar preciso el empleo de fármacos para tratar la ansiedad y supervisar los vómitos.

tres. Trastorno alimenticio apremiante

La primordial característica de este trastorno son la presencia de capítulos usuales de comer extremadamente, de esta manera no se tenga apetito. Hay una pérdida de control sobre qué comer, mas no existe comportamientos que compensen esta elevada ingesta de comida, como los vómitos o bien el empleo de laxantes.

Primordiales síntomas: comer extremadamente inclusive cuando no se tiene apetito, complejidad para parar de comer, comer rapidísimo, consumir comestibles extraños como arroz crudo o bien frijoles congelados y exceso de peso.

De qué forma tratar: se debe efectuar un acompañamiento sicológico para asistir a identificar las causas de las crisis apremiantes y rever el control sobre el alimento. Asimismo acostumbra a ser preciso acompañamiento nutricional para supervisar el peso y los probables problemas médicos derivados de este trastorno, como el colesterol alto o bien hígado graso, por servirnos de un ejemplo.

cuatro. Ortorexia

La Ortorexia es la preocupación exagerada con lo que se come, ocasionando una obsesión en comer siempre y en todo momento con corrección, con comestibles saludables y con un extremo control de las calorías y de la calidad.

Primordiales síntomas: estudiar mucho sobre la alimentación sana, eludir comestibles procesados o bien ricos en grasas o bien azúcar, eludir comer fuera de casa, comer siempre y en todo momento productos orgánicos y planear estrictamente las comidas.

De qué manera tratar: incluye acompañamiento médico y sicológico, con el propósito de progresar la relación con el alimento y mostrarle al individuo que puede ser saludable sin precisar limitar tanto su nutrición.

Trastornos alimenticios: qué son y tipos

cinco. Vigorexia

La vigorexia, asimismo famosa como trastorno dismórfico muscular o bien síndrome de adonis, se identifica por una obsesión por tener el cuerpo perfecto, haciendo que el individuo practique extremadamente actividad física.

Primordiales síntomas: cansancio extremo, irritabilidad, empleo exagerado de suplementos alimentarios, práctica de actividad física hasta el agotamiento, preocupación exagerada con la nutrición, insomnio y dolor muscular.

De qué manera tratar: se efectúa con psicoterapia, con el propósito de hacer que el individuo admita su cuerpo y acrecentar su autoestima. También, debe tener un acompañamiento nutricional para una orientación conveniente con relación al empleo de suplementos y para la prescripción de una nutrición conveniente para los adiestramientos.

seis. Síndrome de Gourmand

El Síndrome de Gourmand es un trastorno que te transforma en un individuo sibarita, es extraño y se caracteriza por el hecho de que hay una preocupación excesiva con relación a la preparación del comestible, desde la adquisición de los ingredientes hasta la manera en la que se sirve el plato.

Primordiales síntomas: consumo usuales de platos exóticos o bien singulares, preocupación excesiva con la calidad de los ingredientes comprados, pasar un buen tiempo en la cocina, tener mucho cuidado al preparar los comestibles, servir siempre y en toda circunstancia los platos decorados.

De qué manera tratar: se efectúa primordialmente con psicoterapia, no obstante cuando el síndrome causa un exceso de peso, asimismo es preciso el acompañamiento de un dietista.

siete. Síndrome del comedor nocturno

El síndrome del comedor nocturno, se identifica por la carencia de hambre a lo largo del día, la que es compensada con una elevada ingesta de comestibles a lo largo de la noche, acompañada de insomnio.

Primordiales síntomas: despertarse de noche para comer, no sentir apetito o bien comer poco a lo largo del día, no recordarse que comió mucho a lo largo de la noche y tener exceso de peso.

De qué forma tratar: se efectúa con psicoterapia y con el empleo de fármacos para regular el sueño y, en ciertos casos, el médico va a poder apuntar el empleo de antidepresivos.

Es esencial rememorar que a lo largo del tratamiento de cualquier trastorno alimentario es esencial tener el apoyo de la familia, de forma que el individuo comprenda su condición y colabore en su restauración. De ser posible, todos en casa deben esmerarse por tener hábitos vitales saludables, como una nutrición equilibrada y practicar actividad física de forma regular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí