Los textos persuasivos los podemos localizar en diferentes campos de la vida rutinaria, puesto que, tras el acto sociable generalmente hay una intencionalidad.

Aun, en la vida en familia podemos observar muy frecuentemente de qué forma en la activa del núcleo un hijo trata de persuadir a sus progenitores para conseguir un permiso, o bien otras escenas afines, bien sea en casa, en el escenario escolar, académico o bien profesional.

En la publicidad los textos persuasivos son rebosantes, como asimismo lo son en otros contextos más formales, tal y como cuando se presenta un político con una propuesta de la que espera lograr aprobación. En los casos de la publicidad lo que se busca es vender un servicio o bien un producto.

¿Qué comprendemos por texto persuasivo?

Tal y como su nombre señala, un texto persuasivo es aquel que tiene una composición en la que se busca ejercer un género de repercusión en los lectores a fin de que actúen de una determinada forma, reaccionen y se fijen frente a una situación o bien sencillamente adquieran un producto, por poner un ejemplo.

Tras los textos persuasivos se oculta la pretensión de persuadir y es por esta razón que en la mayor parte de estos escritos se hace alusión a hechos específicamente, a datos, gráficos, porcentajes, o bien cualquier recurso que sostenga la opinión que se quiere proteger.

En ocasiones, asimismo puede acontecer que en el escrito persuasivo el creador introduzca o bien haga mención de la situación contraria a la idea que mantiene, mas es para desmoronarla en teoría y finalizar persuadiendo al lector.

Otra cualidad que se resalta en los textos persuasivos es que, generalmente, estos pueden apelar a las emociones, si bien ciertos textos sean argumentativos, puesto que, si no se consigue cautivar al usuario por medio de razonamientos lógicos, quizá sí se consiga con su emocionalidad.

Por consiguiente, los textos persuasivos tienden a reunir ciertas peculiaridades, entre aquéllas que se resaltan las siguientes:

Peculiaridades de los textos persuasivos

La extensión varía: puesto que, si se trata de un ensayo es posible que sea un escrito largo, mas si se trata de una publicidad, entonces podría ser más corto;

Emplea diferentes recursos con la pretensión de convencer, esto es, tiende a invitar, persuadir, cautivar, invitar, revisar, dar promesas, entre otros muchos. Acá es donde se aprecia si es texto es racional, lógico, o bien sensible.

Se enfocan en el receptor, llegando a dirigirse de forma directa a él con el propósito de convencerle;

Son atractivos, en dependencia de la finalidad, el texto persuasivo puede contener dibujos, ilustraciones, muchos colores o bien sencillamente líneas lógicas y contundentes.

Examinando estas peculiaridades se puede inferir qué género de texto persuasivo tenemos delante, si apela a los sentimientos y emociones o bien si trata de persuadir de forma racional.

¿Para qué valen los textos persuasivos?

Tal y como se ha citado, el texto persuasivo tiende a incitar al lector a que realice una acción, tal y como acudir a un acontecimiento, adquirir un producto, dar un voto, entre otras muchas.

Mas, asimismo puede buscar que el lector piense como lo hace el creador del texto, por el hecho de que lo que busca es adeptos de una teoría o bien hipótesis. Con lo que el texto persuasivo debe tener una finalidad clara a fin de que sea triunfante.

De qué manera hacer un texto persuasivo

Para hacer un texto persuasivo se pueden continuar los próximos pasos:

Ordenar las ideas ya antes de escribir: puesto que, primero, se deben examinar algunos puntos, semejantes como: los beneficios del producto, si es el caso; el público al que se dirige, la pretensión que se tiene o bien lo que se quiere conseguir y de esta forma.

Redactar un titular con intención: esto es, que inste al lector a seguir leyendo;

Utilizar oración cortas, precisas y simples. Mientras que menos palabras, puede ser mejor por el hecho de que el lector agotado puede desamparar la lectura;

Redactar parágrafos cortos: incluso cuando sean muchos los razonamientos que se tengan, puesto que, generalmente, el lector solo va a retener uno o bien 2 razones, y van a ser las más impactantes;

Redactar palabras cortas; esto asimismo con el propósito de sostener al lector despierto;

Emplear verbos de acción, en vez de los pasivos: semejantes como: ¡Ven! ¡Entra! ¡Inscríbete!, y otros similares;

Contar: si son muchos puntos, una enumeración va a ser más simple de visualizar y retener;

Sé honesto: en vez de solo distraer, es esencial decir siempre y en toda circunstancia la verdad, especialmente si se trata de la venta de un producto, puesto que, en nuestros días abundan las falsas promesas y lo más adecuado es ser honesto;

Ayuda a solventar problemas: de este modo la persona va a ver la utilidad del producto;

Vuelve a leer hasta quedar seguro que tu texto persuasivo está ya listo para persuadir.

Siguiendo los pasos señalados, vas a poder escribir un texto persuasivo que consiga atraer el público que quieres.

Géneros de textos persuasivos

Hay múltiples géneros de textos persuasivos, puesto que, estos son más una forma de decir las cosas que otra cosa. De esta forma, podemos localizar textos académicos en los que el creador plantea una hipótesis y la mantiene, mencionando siempre y en todo momento a la lógica del lector, a su parte más racional. Sus fundamentos son los razonamientos.

Asimismo, podemos hallar los textos de opinión, en los que un autor, de forma un tanto más subjetiva, expone su opinión sobre un tema y se puede servir de otras creencias de figuras de autoridad. En estos textos de opinión, de vez en cuando sobresale la subjetividad del autor.

Textos promocionales que procuran la venta de un producto, asimismo es parte de los textos persuasivos, como asimismo se deben incluir en esta categoría las propagandas, en las que sí se recurre a la emocionalidad del lector, a sus valores, o bien a cualquier otro recurso que lleve hasta el propósito.

Ejemplos de textos persuasivos

Ciertos ejemplos de textos persuasivos son los siguientes:

Una campaña de salud: “Usa el tapabocas, cuídate, mantén la distancia de otros; si te cuidas, nos cuidamos todos y evitaremos el contagio”.

Un spot publicitario: como, por servirnos de un ejemplo, para promocionar un nuevo coche: “No sabes lo que es realmente la experiencia de conducir hasta el momento en que conduces un Lexus”.

Una campaña para colectar fondos: “Este pequeño lleva por nombre Antoine, en estos instantes se halla en una situación de vulnerabilidad, con tu ayuda, todos vamos a poder edificar una sociedad más justa”.

De esta manera, hay una diversidad de ejemplos de textos persuasivos en los que se procura persuadir al lector sobre algún punto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here