El tétanos es una enfermedad infecciosa ocasionada por la bateria Clostridium tetani, que puede encontrarse en el suelo polucionado y heces de animales, puesto que habita en su intestino. Por esta razón, la transmisión se genera por medio del contacto con esporas de esta bacteria que pueden encontrarse en el entorno y entrar en el organismo por medio de pequeñas heridas o bien quemaduras, producuiendo ciertos síntomas como espasmos musculares, fiebre, y rigidez muscular, por servirnos de un ejemplo.

Es esencial que el tratamiento se realice cuando se observen los primeros signos y síntomas de la enfermedad, puesto que de esta manera va a ser posible prevenir el surgimiento de dificultades. Además de esto, para prevenir la infección, es esencial aplicarse la vacuna antitetánica, la que está indicada desde los dos meses, siendo aplicada en tres dosis y con refuerzos durante la vida.

Síntomas de tétanos

Los síntomas de tétanos acostumbran a surgir de siete a veintiocho días tras el contacto con la bacteria Clostridium tetani, que puede entrar en el organismo en forma de esporas a través de pequeñas heridas o bien lesiones en la piel ocasionada por objetos contaminados por el suelo o bien heces de animales que poseen la bacteria.

Tras la entrada de las esporas de la bacteria en el organismo, hay producción de toxinas, lo que resulta en el desarrollo de los signos y síntomas propios de esta enfermedad, siendo los principales:

  1. Espasmos musculares;
  2. Rigidez de los músculos del cuello;
  3. Fiebre inferior a treinta y ocho grados ;
  4. Músculos de la barriga duros y adoloridos;
  5. Complejidad para deglutir;
  6. Sensación de estar cerrando los dientes con fuerza;
  7. Presencia de heridas inficionadas.

La toxina producida por la bacteria impide el relajamiento de los músculos, o sea, el músculo continúa contraído, haciendo que el proceso de abrir la boca y tragar sea bastante difícil y doloroso. Además de esto, caso de que no se diagnostique el tétanos, puede haber compromiso de más músculos, resultando en insuficiencia respiratoria y poniendo la vida de la persona bajo riesgo.

Test on line de síntomas

Si tiene un herida y piensa que tiene peligro de desarrollar tétanos, elija los síntomas que presenta:

De qué manera confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de tétanos es efectuado por el médico general o bien infectólogo a través de la evaluación de los signos y síntomas presentados por la persona, como de los antecedentes de vacunación. Los exámenes de laboratorio, en la mayor parte de la veces no son concluyentes, puesto que es precisa un sinnúmero de bacterias a fin de que se confirme el diagnóstico de esta infección, pese a que no es neceario exactamente la misma cantidad de bacterias a fin de que los síntomas se manifiesten.

De este modo, el médico puede apuntar exámenes de sangre, microbiológicos y de imagen que asistan a excluir otras enfermedades y, así, resulte posible confirmar el tétanos.

De qué forma se contagia

La transmisión del tétanos se da por medio del contacto con las esporas de la bacteria, que, debido a la baja disponibilidad de oxígeno, germina, dando origen al bacilo y habiendo producción de las toxinas responsables de los signos y síntomas de la enfermedad. Por esta razón, las formas más habituales de contagio del tétanos son por medio de:

  • Heridas sucias con saliva o bien heces de animales, por ejemplo;
  • Heridas ocasionadas por objetos puntiagudos, como agujas;
  • Lesiones acompañadas de tejido necrosado;
  • Arañones provocados por animales;
  • Quemaduras;
  • Tatuajes y piercings;
  • Objetos oxigados.

Además de esto, de las formas comunes, el tétanos puede contagiarse de forma más extraña a través de heridas superficiales, procedimientos quirúrgicos, picaduras de insectos contaminados, fracturas expuestas, empleo de drogas intravenosas, infecciones bucales y también inyecciones intramusculares.

El tétanos asimismo puede contagiarse en los recién nacidos a través de la polución del cordón umbilical a lo largo del parto. La infección del recién nacido es bastante grave y requiere identificarse y ser tratada cuanto antes.

De qué manera se efectúa el tratamiento

Tras la confirmación del diagnóstico es esencial que el tratamiento se comience a la mayor brevedad para prevenir dificultades, siendo generalmente empezado con la vacuna contra esta enfermedad de forma que se estimule el sistema inmunológico, seguido de una inyección con una substancia neutralizadora de las toxinas de la bacteria. Además de esto, asimismo está indicado el empleo de antibióticos, relajantes musculares y limpieza regular de la herida.

Es esencial asimismo que se adopten medidas para prevenir la infección, como sostener todas y cada una de las heridas cubiertas y limpias, puesto que de esta manera es posible eludir infecciones siguientes.

De qué forma prevenir el tétanos

La primordial forma de prevenir la infección por tétanos es con la aplicación de la vacuna antitetánica, la que es parte del calendario, debiendo administrarse en múltiples dosis que han de ser tomadas a los dos, cuatro y seis meses de edad, teniendo un refuerzo entre los quince y dieciocho meses, entre los cuatro y cinco años y otro entre los nueve y diez años. No obstante, la vacuna no tiene una duración de por vida, con lo que debe repetirse cada diez años. Conozca más sobre la vacuna del tétanos.

Además de esto, para prevenir el tétanos, es esencial prestar atención y cuidado a las heridas, manteniéndolas siempre y en toda circunstancia limpias y cubiertas, lavarse siempre y en todo momento las manos, eludir retrasar el proceso de cicatrización y no volver a usar materiales punzocortantes, como agujas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here