La sociopatia es un trastorno de personalidad antisocial que caracteriza por un patrón de comportamiento de indiferencia, desatiendo y falta de discernimiento por lo que está bien o mal e ignorancia de los derechos o sentimientos del resto.

Por norma general, las personas sociopatas presentan un comportamiento violento, impetuoso u irresponsable, manipulan o tratan a otras personas con indiferencia o falta de sensibilidad, y tienen una enorme complejidad para amoldarse a las reglas de la sociedad, sin respetarlas o violándolas sin enseñar culpa o remordimiento por el comportamiento.

Las causas de la sociopatia pueden ser hereditarias, estar relacionadas con perturbaciones en las estructuras cerebrales o asimismo poder estar influidas por el entorno que la persona fue criada. El tratamiento de este trastorno ha de ser efectuado por un siquiatra y/o sicólogo, y en general incluye psicoterapia o el uso de antipsicóticos o antidepresivos, por servirnos de un ejemplo.

Primordiales síntomas y señales

Las señales y síntomas de una persona sociópata puede cambiar de persona a persona, siendo las principales:

  • Falta de empatía y sensibilidad con los sentimientos de los otros, violando sus derechos:
  • Engañar de manera compulsiva y mentir a las personas;
  • Emplear el chantaje para manipular a las personas por algún interés o por placer personal;
  • Enseñar sentimientos de superioridad con relación a otras personas;
  • Incapacidad para respetar las reglas impuestas por la sociedad;
  • Falta de capacidad para percibir el sufrimiento de los otros;
  • No comprender o no estimar esencial aquello que la sociedad considera cierto o erróneo;
  • Tener comportamientos inapropiados sin probar algún género de arrepentimiento;
  • Irritabilidad, agitación, agresión o violencia;
  • Complejidad para proseguir un plan de vida, mudando continuamente de trabajo o no sabiendo dirigir los gastos.

Las primeras señales de sociopatia por norma general brotan en la niñez o en el comienzo de la adolescencia, en que los pequeños empiezan a enseñar comportamientos inapropiados, como agresión contra personas o animales, destrucción de objetos, mentir o hurtar, violando las reglas sociales esenciales y apropiadas para la edad.

Diferencia entre psicopatia y sociopatia

El sicópata es considerado un trastorno mental más grave que el sociópata, no obstante, el tercio de las personas que tienen sociopatia, asimismo presentan exactamente el mismo diagnóstico que un sicópata.

Si bien tenga peculiaridades semejantes con la persona sociópata, el sicópata es menos impetuoso, teniendo un comportamiento más controlado y calculado, aparte de tener relaciones supuestamente normales, ser educado y capaz de relacionarse de buena forma con las otras personas, pese a no crear nudos, no encariñarse y ser enormemente manipulador.

De qué forma confirmar el diagnóstico

La sociopatia es bastante difícil de ser diagnosticada, ya que hay una gran complejidad en distinguirlo de otras situaciones que pueden presentar síntomas semejantes, como esquizofrenia, epilepsia del lóbulo temporal, presencia de lesiones y tumores en el cerebro, o inclusive con el consumo de substancias sicoactivas. Por eso, todos estos factores han de ser excluidos ya antes de confirmar el diagnóstico de sociopatia.

El diagnóstico de este trastorno antisocial es efectuado por un siquiatra o sicólogo, por medio de la evaluación de las señales y síntomas presentados y del historial clínico de perturbaciones del comportamiento que ocurrieron a lo largo de la niñez ya antes de los quince años. El diagnóstico puede ser efectuado con la ayuda de los relatos de la propia persona y de los familiares más próximos, siendo efectuada una evaluación sicológica estricta por el especialista.

Posibles causas

Las causas de este trastorno aún no son absolutamente conocidas, mas se considera que la sociopatia puede ser hereditaria, siendo que los hijos de personas con este género de trastorno tienen un mayor peligro de desarrollarlo.

La sociopatia asimismo puede ser resultado del uso de tabaco, bebidas alcohólicas o drogas por la parte de la madre a lo largo de el embarazo, pudiendo trastocar el desarrollo cerebral del bebé, ocasionando deficiencias estructurales del cerebro.

Aparte de eso, a lo largo del desarrollo del pequeño, el entorno familiar es imprescindible para el desarrollo sensible, siendo fundamental que se establezca una buena relación entre la madre e hijo, ya que las separaciones, malos tratos y negligencia, pueden repercutir después en la edad adulta, pudiendo tornarse personas beligerantes y acrecentar las posibilidades de desarrollar este trastorno.

De qué manera es efectuado el tratamiento

El tratamiento de la sociopatia ha de ser orientado por el siquiatra o sicólogo, el que asimismo depende de la gravedad de los síntomas, y de la voluntad de la persona para progresar su situación.

Los diferentes tratamientos para la sociopatia pueden incluir:

  • Psicoterapia, para asistir a supervisar la saña, agresividad o violencia;
  • Terapia cognitiva conductual, para asistir a la persona a manejar sus inconvenientes, mudando la manera en que piensa y como se comporta;
  • Terapia basada en la mentalización, consiste en que el sicólogo asista a la persona  a tomar conciencia de la manera en que piensa y la forma en que su estado mental afecta su comportamiento;
  • Uso de remedos, como antipsicóticos o antidepresivos, los que sirven para supervisar los síntomas de agresividad e impulsividad, o para tratar ciertas condiciones que pueden estar asociadas al trastorno de la personalidad, como ansiedad o depresión, por servirnos de un ejemplo.

Además, los programas de trabajo comunitario pueden ser un tratamiento en un largo plazo para las personas con trastorno de la personalidad antisocial, puesto que asisten a comprender las necesidades sensibles y sicológicas de las otras personas, estimulando el trabajo como una parte de la comunidad, y fomentar la toma de resoluciones, aparte de enseñarles a respetar las reglas, siendo este género de tratamiento indicado eminentemente para los individuos que se hallan en cárcel.

Es esencial que los familiares de la persona soci´pata, asimismo tengan ayuda profesional para poder saber manejar la situación, pudiendo establecer límites y resguardarse de violencias o agresiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí