El síndrome de Reiter es una enfermedad inflamatoria que brota como contestación a una infección bacteriana y causa inflamación en las articulaciones y ligamentos, primordialmente en las rodillas, tobillos y pies. Sin embargo, asimismo puede afectar los ojos y el sistema genitourinario y gastrointestinal.

Este síndrome, conocido asimismo como artritis reactiva, es más habitual en jóvenes, primordialmente hombres entre los treinta y cuarenta años de edad, pudiendo ser ocasionado por una infección de transmisión sexual o por una infección del tracto gastrointestinal o genitourinario.

Este síndrome no tiene cura, sin embargo, hay algunos tratamientos que han de ser indicados por el reumatólogo para supervisar y calmar los síntomas.

Síntomas del Síndrome de Reiter

Los síntomas del Síndrome de Reiter son:

  • Dolor e inflamación de las articulaciones, que se identifica por rigidez articular en reposo y que mejora con la actividad física;
  • Dolor lumbar y dactilitis, mejor famosa como dedo en salchicha;
  • Fiebre;
  • Pérdida de peso;
  • Malestar general;
  • Flujo genital sin fragancia del órgano genital;
  • Dolor al orinar;
  • Conjuntivitis, uveítis y queratitis;
  • Aparición de llagas que no ocasionan dolor en la boca, lengua u órgano genital;
  • Lesiones cutáneas en las plantas de los pies y palmas de las manos;
  • Presencia de suciedad amarilla bajo las uñas de manos y pies.

Estos síntomas son muy variables de una persona a otra, por lo que no necesariamente se presentan todos de forma simultánea. Además de esto, pueden desaparecer tras tres o cuatro meses y resurgir tras ciertas semanas.

El diagnóstico de Síndrome de Reiter se puede efectuar valorando los síntomas que presenta la paciente, análisis de sangre, examen ginecológico o biopsia.

Primordiales causas

El síndrome de Reiter puede ser ocasionado por bacterias del tracto genitourinario, como Neisseria gonorrhaeae, Chlamydia trachomatis, Mycoplasma fermentans, Mycoplasma genitalium y Ureaplasma urealyticum.

Además de esto, asimismo puede ser ocasionado por bacterias del tracto gastrointestinal, como Shigella flexneri, Salmonella enteritidis, Salmonella typhimurum, Yersinia enterocolitica, Campylobacter jejuni y Escherichia coli.

De qué forma se efectúa el tratamiento

El tratamiento del Síndrome de Reiter ha de ser orientado por un reumatólogo. Si la infección bacteriana aún se halla activa el tratamiento se efectuará con antibióticos, como amoxicilina o ciprofloxacino, y antinflamatorios no esteroideos para calmar los síntomas del Síndrome de Reiter.

Además de esto, asimismo se aconseja hacer fisioterapia para recobrar los movimientos de las articulaciones inflamadas y reducir el dolor. En casos más severos, asimismo puede ser preciso el uso de fármacos inmunosupresores, como metotrexato y ciclosporina, para reducir el proceso inflamatorio en las articulaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí