La lactancia materna ofrece múltiples beneficios para la madre y el bebé. Desafortunadamente, muchas mujeres escogen no amamantar por mitos comunes que provocan inquietud sobre esta práctica. México, por servirnos de un ejemplo, ocupa el segundo sitio entre las zonas donde menos se amamanta.

Mitos de la lactancia materna

Amamantar es simple

La temporada de la lactancia es una de las experiencias más bonitas y difíciles de la maternidad. Ciertas madres encaran retos en los primeros días tras el nacimiento pues experimentan congestión mamaria o bien el bebé no se prende apropiadamente.

La verdad es que la lactancia materna es un proceso de aprendizaje que requiere tiempo y práctica. La congestión mamaria ocurre cuando los senos se llenan de leche por el hecho de que el bebé aún no está habituado a la lactancia. En consecuencia, los senos pueden sentirse duros, tensos y dolorosos.

El apoyo de un consultor de lactancia capacitado puede asistirla a corregir cualquier inconveniente de agarre y desarrollar una situación inmejorable para la nutrición. De igual forma, el bombeo de leche y la nutrición con biberón van a ser de mucha ayuda. El empleo de sacaleches o bien extractores de leche eléctricos asisten a acrecentar el suministro de leche materna y facilitar este proceso.

Es frecuente que la lactancia materna duela

Posiblemente muchas madres experimenten dolores en los pezones a lo largo de los primeros días de lactancia. No obstante, esto es por el hecho de que el bebé aprende a amamantar y no está bien posicionado ni sujeto al pecho.

Aguantar este dolor podría empeorar la incomodidad. Ciertas soluciones simples para reducir las molestias incluyen el empleo de cremas para masajear la zona. Primordialmente los conductos lácteos. La madre asimismo debe cerciorarse de que el bebé no solamente se enganche al pezón, sino se conecte a la areola. Mudar de situación de manera frecuente va a ayudar a localizar una mejor situación y darle un respiro a los pezones.

Adecentar el pecho ya antes de amamantar

La superficie del seno acostumbra a generar “bacterias buenas” que asisten a desarrollar la microbiota intestinal del bebé. En consecuencia, no es preciso adecentar el pecho o bien los pezones ya antes de amamantar.

Cabe nombrar que los jabones y geles de baño pueden suprimir este aceite natural, provocando sequedad y también irritación en la zona. Es esencial lavarse los senos con agua cuando se bañe o bien duche. Séquese al aire o bien frótese suavemente con una toalla.

No debe amamantar si está enferma

En general, las madres pueden seguir amamantando aun cuando están enfermas (en dependencia del género de afección). Para proseguir con esta práctica, es esencial que la madre reciba el tratamiento conveniente, buena nutrición y reposo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here