Los fármacos para la presión arterial, asimismo llamados antihipertensivos, están indicados para bajar la presión y sostenerla controlada, con valores bajo 140/90 mm Hg, en tanto que la presión alta puede ocasionar dificultades como infarto, insuficiencia cardiaca, angina, inconvenientes nefríticos o bien derrame cerebral, por poner un ejemplo.

Hay una pluralidad de fármacos que pueden emplearse para tratar la presión alta, como diuréticos, bloqueadores adrenérgicos o bien vasodilatadores, por servirnos de un ejemplo, que han de estar indicados por el cardiólogo de forma personalizada conforme a la gravedad de la enfermedad o bien de los peligros de dificultades. En ciertos casos, estos fármacos pueden emplearse en combinación.

Los fármacos para la hipertensión deben siempre y en todo momento estar precriptos por el cardiólogo y se debe efectuar el acompañamiento médico frecuentemente para valorar si el tratamiento está reduciendo las cantidades de presión arterial. Además de esto, el médico asimismo debe apuntar la minoración del consumo de sal y la práctica de ejercicio, como pasear, por poner un ejemplo, cuando menos tres veces a la semana para asistir a reducir los valores elevados.

Las primordiales clases de fármacos para la presión alta que el cardiólogo puede aconsejar son:

1. Diuréticos

Los diuréticos son fármacos que actúan en el riñón, incrementando la supresión de sal por la orina, puesto que la sal contiene mucho sodio que causa retención de agua en el cuerpo. Cuando la sal es eliminada, asimismo lo hace con agua que se halla en la sangre, reduciendo de esta manera la cantidad de líquido en la venas y arterias, con lo que reduce la presión arterial y la hinchazón ocasionada por la hipertensión.

Existen múltiples clases de diuréticos, siendo los primordiales la clortalidona, hidroclorotiazida, indapamida, furosemida, bumetanida, espironolactona o bien amilorida, que han de ser indicados por el médico.

En ciertos casos, estos diuréticos pueden emplearse así como otros fármacos para la presión alta, en dependencia de la evaluación y de la indicación del médico.

dos. Alfa-agonistas de ación central

Los fármacos alfa-agonistas de acción central actúan de forma directa en el cerebro en las áreas que controlan la presión arterial, fomentando el relajamiento de los vasos sanguíneos, dejando que la sangre circule con más sencillez, lo que reduce la presión alta.

Los primordiales fármacos de esta clase de antihipertensivos son metildopa, clonidina, y rilmenidina.

tres. Bloqueadores adrenérgicos

Los bloqueadores adrenérgicos incluyen 2 clases de fármacos para la presión alta, los betabloqueadores como propanolol, atenolol, carvedilol, metoprolol y nebivolol, y los alfabloqueadores, como doxazosina, prazosina y terazosina.

Los bloqueadores, en general están indicados en personas jóvenes o bien que han tenido un ataque cardiaco, puesto que asisten al corazón a palpitar más lento y con menos fuerza, lo que reduce la presión arterial. Además de esto, asimismo asisten a abrir las venas y arterias para prosperar el flujo sanguíneo.

Los alfabloqueadores asisten a reducir la presión arterial pues impiden que la hormona norepinefrina apriete los músculos de las paredes de las arterias y venas, haciendo que los vasos sanguíneos se relajen, mejorando el flujo de sangre en el cuerpo y reduciendo la presión arterial.

cuatro. Vasodilatadores directos

Los vasodilatadores directos fomentan el relajamiento de los vasos sanguíneos, eludiendo que se contraigan, haciendo que la sangre circule más de manera fácil por los vasos y que el corazón no necesite hacer mucha fuerza para bombear la sangre cara el cuerpo, con lo que asisten a reducir la presión arterial. Los primordiales vasodilatadores indicados por los médicos son la hidralazina y el minoxidil.

El minoxidil se usa por vía oral para el tratamiento de la presión alta que no mejora con otros fármacos y, en general, se usa así como un diurético o bien un betabloqueador. Este fármaco tiene como efecto colateral acrecentar la cantidad de vello en el cuerpo, con lo que asimismo es indicado por los dermatólogos para el tratamiento de la caída de pelo y calvície, no obstante, en estos casos, el empleo es tópico, debiendo usarse la solución de minoxidil de forma directa en el cuero capilar.

cinco. Bloqueadores de los canales de calcio

Los bloqueadores de los canales de calcio dismuyen la presión arterial pues impiden que el calcio entre en las células del corazón y de las arterias, dejando que los vasos sanguíneos se relajen y destensen, lo que mejora el flujo sanguíneo en el cuerpo y reduce el ahínco del corazón para bombear sangre.

Los primordiales fármacos de esta clase antihipertensivos son amlodipino, nifedipina, nitrendipina, manidipino, lercanidipino, levanlodipino, lacidipino, isradipino, nisoldipino y nimodipina.

Ciertos bloqueadores de los canales de calcio, como verapamilo y diltiazem tienen el beneficio de reducir la frecuencia cardiaca, lo que puede reducir todavía más la presión arterial, calmar el dolor en el pecho y supervisar los latidos cardiacos irregulares.

seis. Inhibidores de la enzima conversora de angiotensina (IECA)

Los inhibidores de la enzima conversora de angiotensina impiden que se genere la angiotensina, una hormona que genera estrechamiento de los vasos sanguíneos y aumenta la presión sanguínea, forzando al corazón a trabajar más. Al impedir la producción de esta hormona, los antihipertensivos asisten a relajar las venas y arterias, reduciendo la presión arterial.

Los primordiales inhibidores de la enzima conversora de angiotensina son captopril, enalapril, ramipril y lisinopril, que pueden ocasionar tos seca como efecto colateral.

Otra clase de fármacos con efectos semejantes a estos, mas sin la tos seca como efecto desfavorable, son los oponentes del receptor de la angiotensina, que dismuyen la presión arterial al impedir los efectos de la hormona angiotensina, y también incluyen los fármacos losartán, valsartán, candesartán y telmisartán.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de los fármacos antihipertensivos son mareos, retención de líquidos, perturbaciones en la frecuencia cardiaca, cefalea, vómitos, náuseas, sudoración o bien impotencia sexual. Al apreciar cualquiera de estos efectos la persona debe charlar con el médico a fin de que valore la posibilidad de reducir la dosis del fármaco e incluso si fuera preciso mudarlo por otro.

Los fármacos para la hipertensión no engordan, no obstante ciertos pueden provocar retención de líquidos, y en estos casos el cardiólogo va a poder señalar el empleo de diuréticos.

¿Puedo tomar múltiples fármacos para bajar la presión arterial?

Para sostener la presión arterial controlada se pueden emplear múltiples fármacos, de dos a tres combinados al tiempo, que pueden ser de exactamente la misma clase o bien de clases diferentes, especialmente cuando la tensión se halla sobre 160/90 mmHg y no se estabiliza.

En los casos menos graves, el tratamiento es efectuado con el empleo de apenas un fármaco, eminentemente cuando los valores no suben más del valor mentado previamente. No obstante, el empleo de antihipertensivos ha de ser siempre y en todo momento orientado por el cardiólogo para eludir interactúes entre los fármacos.

¿En qué momento debo parar el antihipertensivo?

El empleo de fármacos para supervisar la presión en la mayor parte de los casos se sostiene a lo largo de toda la vida, por el hecho de que la hipertensión es una enfermedad crónica y el tratamiento es esencial para reducir el peligro de dificultades como infarto, derrame cerebral, aneurisma o bien insuficiencia nefrítico, por poner un ejemplo.

Estos fármacos deben tomarse conforme a la prescripción facultativa del cardiólogo, que asimismo debe orientar a llevar un control de los valores de presión arterial anotándolos en una libreta siempre y cuando se la mida en casa.

Conozca de qué manera medir la presión arterial en casa.

Antídotos caseros para la hipertensión

Un genial antídoto casero para la presión alta es el jugo de naranja, en tanto que la naranja es rica en potasio que ayuda a reducir la presión arterial, aparte de tener antioxidantes que asisten a sostener los vasos sanguíneos saludables y prevenir enfermedades como aterosclerosis, infarto o bien derrame cerebral, por servirnos de un ejemplo. No obstante, se debe eludir el jugo de toronja o bien grapefruit a lo largo del tratamiento con los antihipertensivos, en tanto que esta fruta puede reducir la actividad de la enzima responsable de metabolizar estos fármacos, pudiendo ocasionar un incremento de los efectos colaterales o bien intoxicación.

Otro antídoto natural para la presión alta es el jugo de limón con ajo. Para esto, es suficiente con exprimir tres limones y desmenuzar dos dientes de ajo. Ahora se deben entremezclar estos ingredientes con 1 vaso de agua y aguar. Dulcificar a gusto y tomar a lo largo del día, entre las comidas.

Conozca más recetas artesanales para bajar la presión arterial.

Fármacos para la hipertensión en el embarazo

Los fármacos para la hipertensión en el embarazo, llamada preeclampsia que pueden ser precriptos por el cardiólogo son el Metildopa o bien la Hidralazina.

Si la encinta ya era hipertensa ya antes de quedar encinta, el cardiólogo va a deber mudar la medicación usada anteriormente, por fármacos que pueden ser utilizados a lo largo de la gestación los que no le ocasionan inconvenientes al bebé.

Vea otros consejos para asistir a supervisar la presión arterial en el próximo video:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here