El hecho de soportar las ganas de evacuar causa que las heces sean alejadas cara el segmento que está sobre el recto, llamado colon sigmoide, en el que se puede dar la absorción de agua contenida en las heces, endureciéndolas y resecándolas.

De esta manera, cuando la persona siente de nuevo la necesidad de evacuar, las heces están más duras, lo que puede ocasionar que se deba ejercer un mayor esmero y, por lo tanto, el surgimiento de grietas o bien hemorroides, por poner un ejemplo, lo que puede llevar a la aparición de sangre o bien moco en las heces. En esos casos, es esencial preguntar al gastroenterólogo a fin de que realice una evaluación de las lesiones y pueda apuntar el tratamiento más conveniente.

Las consecuencias primordiales de soportar las ganas de evacuar son:

1. Estreñimiento

La consecuencia más frecuente de soportar las ganas de evacuar es padecer de estreñimiento, dado a que las heces continúan más tiempo en el intestino, donde se da la absorción de agua y, por tal razón, estas se resecan y se tornan más bastante difíciles de expulsar.

Qué hacer: el mejor instante para evacuar es justo después de sentir las ganas, puesto que de esta manera no es preciso hacer fuerza para evacuar, lo que ayuda a sostener al intestino marchando adecuadamente y, por consiguiente, evita las dificultades relacionadas con el estreñimiento.

dos. Grietas anales

Las grietas anales brotan por norma general cuando las heces se hallan bastante embrutecidas y secas, lo que provoca lesiones en el ano al instante de evacuar, pudiendo traer como resultado sangre de color colorado vivo en las heces, dolor y también incomodidad al evacuar. Conozca de qué manera identificar y tratar las grietas anales.

Qué hacer: el tratamiento para las grietas anales es efectuado con el propósito de eludir infecciones, siendo preciso efectuar la higiene íntima conveniente, preferentemente, a través de papel del váter humectado con agua. Además, es esencial progresar los hábitos alimenticios, sostenerse siempre y en toda circunstancia hidratado y eludir soportar las ganas de evacuar a fin de que no se produzcan nuevas grietas.

tres. Hemorroides

Las hemorroides brotan debido al resecamiento de las heces y al esmero efectuado para evacuar, siendo frecuente en personas que padecen de estreñimiento y que no consiguen evacuar en otros lugares que no sea en su casa, reteniendo de esta forma las heces.

Las hemorroides corresponden a las venas dilatadas y sobresalidas que brotan en la zona anal, las que pueden provocar comezón y dolor en la zona, aparte de la presencia de sangre en las heces. Conozca qué son las hemorroides y los primordiales síntomas.

Qué hacer: el tratamiento para las hemorroides puede ser efectuado con el empleo de pomadas que reducen la dilatación de las venas y calman el dolor, como el Proctoacid o bien Ultraproct, por servirnos de un ejemplo. Sin embargo, cuando las hemorroides no son solucionadas con el tiempo o bien con el empleo de pomadas, puede aconsejarse por el médico la realización de cirugía.

cuatro. Hernias abdominales

Las hernias abdominales pueden surgir cuando se ejercita mucho esmero para evacuar, pudiendo suceder con mayor sencillez en personas que padecen de estreñimiento o bien que soportan las ganas de evacuar frecuentemente.

La hernia abdominal se identifica por una debilidad en la musculatura del abdomen, pudiendo sobresalir parte del intestino en algún punto enclenque de estos músculos, ocasionando determinados síntomas, como dolor, hinchazón y enrojecimiento en el lugar de la hernia.

Qué hacer: en el caso de hernia abdominal, lo más indicado es asistir al médico a fin de que sea efectuada la corrección de la hernia a través de un procedimiento quirúrgico. También, es esencial progresar los hábitos alimenticios y de vida, con el propósito de eludir que la hernia abdominal vuelva a surgir.

Conozca de qué manera es efectuada la cirugía de la hernia abdominal.

cinco. Diverticulitis

La diverticulitis es la inflamación aguda de los divertículos, que son pequeñas estructuras que brotan en las paredes del intestino debido, primordialmente, al estreñimiento crónico. Cuando estas estructuras se inflaman, puede producir dolor abdominal, náuseas, vómitos y fiebre, por poner un ejemplo. Conozca más sobre la diverticulitis.

Qué hacer: es indicado asistir al gastroenterólogo tan pronto como broten los primeros síntomas a fin de que sean efectuados exámenes de diagnóstico y el tratamiento pueda ser empezado, eludiendo dificultades como perforación del intestino y también infecciones, por servirnos de un ejemplo.

seis. Incontinencia fecal

Cuando se ejercita mucha fuerza continuamente para evacuar, los músculos del recto y del ano empiezan a atrofiarse, lo que hace que la persona no consiga supervisar la supresión de la materia fecal, liberando gases y heces tanto sólidas como líquidas de manera involuntaria. Por ende, la incontinencia fecal puede ocasionar vergüenza y ansiedad, interfiriendo en la calidad de vida de la persona. Conozca qué es la incontinencia fecal y de qué manera identificarla.

Qué hacer: lo más recomendado en el caso de incontinencia fecal es preguntar al coloproctólogo a fin de que sea evaluado el inconveniente y también empezado el mejor tratamiento, el que se efectúa, por norma general, a través de fisioterapia y ejercicios para robustecer los músculos de la pelvis, calmando los síntomas de la incontinencia.

Además de esto, se aconseja que la persona prosiga una dieta rica en fibras y pobre en comestibles que aumenten los movimientos intestinales, como el café, por servirnos de un ejemplo.

Vea de qué manera se efectúa la dieta para la incontinencia fecal.

Conozca de qué forma evacuar adecuadamente y eludir las consecuencias:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí