Emprender medra en adeptos desde los últimos años, un fenómeno favorecido asimismo por las comodidades que ofrece en la actualidad internet con sus posibilidades. En este contexto debemos charlar de las conocidas como start-up, un modelo reciente y moderno de empresa, contendiente de formatos más habituales como las PYMES, y que resulta de interés para quienes se embarcan en la aventura de emprender.

En líneas generales, una start-up es un género de compañía joven, que oferta productos y servicios basados en el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, y cuya economía se sosten sobre una inversión poco voluminosa y una generación de ingresos en teoría veloz, favoreciendo con esto un desarrollo económico parcialmente diligente. Para comprenderlo con un caso, el gigante Amazon, cuyo modelo de negocio se fundamentó en aprovechar las comodidades de la red para repartir productos en el mundo entero, empezó siendo una start-up que ahora se ha transformado en la multinacional más poderosa del planeta y su dueño en la enorme fortuna del instante.

¿De qué forma crear una start-up?

Pese a que localizar el motor de funcionamiento puede ser simple, si la capacidad de análisis y la imaginación abunda, la verdad es que para crear una start-up se debe arrancar un mecanismo burocrático legal que va alén de toda idea, por renovadora que pueda ser. Para esta clase de circunstancia, emprender con Seedfy es en la actualidad una de las opciones alternativas más eficaces en el momento de encarar todo el proceso de constitución oficial de la compañía. La velocidad y el ahorro económico que supone este servicio respecto a la inversión inicial la posicionan como una de las opciones mejor valoradas por las start-up que empiezan su andanza mercantil en estos tiempos.

Ya antes de contar los procesos legales que se requieren para formar una start-up, resulta conveniente saber qué es un Acuerdo Seedfy. Simplemente se trata de un documento legal y privado en el que se asegura la propiedad del proyecto tanto para los fundadores, pudiendo ser utilizado en tribunales por incumplimiento de ciertas partes y dando opción a modificaciones para cambios futuros, como la entrada de un nuevo asociado en la start-up. Un documento que se amolda a los emprendedores y su negocio por solo trescientos cincuenta€.

Cada vez que tenemos el contexto preciso, importa saber cuáles son los pasos anteriores que los emprendedores deben dar para instaurar su start-up, en ocasiones tan incómodos y absurdos que pueden aun invitar al desánimo. De esta manera, debemos encarar procedimientos obligatorios como acotar la manera jurídica, seleccionar un nombre y también anotarlo en el registro mercantil, delimitar los estatutos, hacer la escritura pública de constitución y cuando menos otros 3 trámites más con Hacienda, en función de si la start-up se marcha a formar como empresa (en tal caso debe pedirse un NIF específico) o bien como autónomo, valiendo entonces el propio del autor. Evidentemente, aparte de la inversión de tiempo que todo esto acarrea (citas anteriores, espera de plazos, resoluciones, notificaciones, etc…), la recurrencia precisa a intercesores como abogados, aconsejes, notarios y demás profesionales de la administración y la administración pública implica una copiosa suma inicial.

Por contrapartida, el servicio de Seedfy se hace cargo de dar todos estos pasos por sus clientes del servicio, garantizando que los procesos legales van a ser los adecuados, dando un margen de tiempo que puede ser preciso y reduciendo hasta en un setenta por ciento los gastos de administración. Sin ir más allá, la diferencia entre emprender con Seedfy y sin su servicio puede superar con sencillez los tres mil €.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí