El sarampión es una enfermedad viral e infecciosa ocasionada por un virus de la familia paramyxoviridae. Esta afección acostumbra a acontecer en los pequeños, por lo que no es común a lo largo de el embarazo, no obstante, puede surgir en mujeres que no hayan sido vacunadas y entraron en contacto con personas inficionadas con el virus.

Si bien sea extraño, esta enfermedad podría producir dificultades graves a lo largo del embarazo, como parto prematuro, bajo peso al nacer y incremento del peligro de aborto espontáneo, por lo que es esencial asistir al obstetra o al centro de salud en caso se sospeche de su existencia. Vea cuáles son las dudas más frecuentes sobre el sarampión.

La gestante que no haya tomado la vacuna contra el sarampión corre el peligro de contaminarse con la enfermedad, por lo que debe eludir al límite el contacto con personas que vengan de otros países, puesto que no todos tienen campañas de vacunación masivas y una persona podría estar contaminada y aún no haber desarrollado los síntomas propios de la enfermedad, por lo que podría contagiar a la mujer encinta.

Síntomas de sarampión en el embarazo

Si sospecha que pueda tener sarampión, marque los signos y síntomas que presenta a continuación:

Si tiene alta probabilidad de tener sarampión, debe asistir inmediatamente al centro de salud o ponerse en contacto con su obstetra a fin de que realice una evaluación, diagnostique la enfermedad e indique el tratamiento a proseguirse lo más pronto posible.

¿Puede ponerse la vacuna a lo largo del embarazo?

La vacunación a lo largo de la gestación no es conveniente, puesto que la vacuna es confeccionada con el virus que transmite el sarampión con actividad disminuida, lo que puede causar el surgimiento de síntomas de esta enfermedad. Así, en el caso de que la mujer encinta se vacune, pueden haber dificultades graves, puesto que el sistema inmunitario se ve perjudicado. También, no han sido diagnosticados casos de malformación debido a la infección de la gestante, o sea, el bebé no corre peligro de nacer con sarampión en el caso de que la mujer se haya contagiado.

Si la mujer busca un embarazo y no ha sido vacunada en la niñez, se aconseja que la vacuna sea tomada de manera inmediata, y solo después de 1 a tres meses de la aplicación de la vacuna se comiencen los intentos para conseguir quedar encinta. La mujer puede tomar la vacuna concreta contra el sarampión o la triple viral, que asimismo proporciona protección contra la rubeola y las paperas, siendo esta la más recomendada.

Vea para qué vale la vacuna triple viral y sus efectos desfavorables.

De qué manera se efectúa el tratamiento

El tratamiento para el sarampión a lo largo del embarazo debe efectuarse solo bajo orientación del obstetra, teniendo como objetivo supervisar y calmar los síntomas. En caso haya fiebre, el médico va a poder apuntar el uso de Paracetamol, no obstante, es esencial que la mujer busque otras opciones alternativas naturales de tratamiento como tomar baños de agua a temperatura entorno o fría y eludir sostenerse en lugares muy calientes. Aparte de esto, ponerse compresas de agua fría en la frente asimismo va a ayudar a bajarla.

El médico va a poder aconsejar la aplicación de un suero que contiene anticuerpos concretos contra los antígenos del virus, ayudando al organismo a luchar contra la enfermedad y a reducir los síntomas, no representando peligros para la salud tanto de la gestante como del bebé.

Vea más sobre el virus del sarampión en el vídeo a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí