El quiste sebáceo es un bulto que se forma bajo la piel, que es de forma redondeada, mide pocos centímetros y puede surgir en cualquier zona del cuerpo. Este aparece debido a la acumulación de secreciones en la zona.

El quiste sebáceo es suave al tacto, puede moverse cuando es tocado o bien presionado y, normalmente, es indoloro. Sin embargo, cuando está inflamado puede producir síntomas como dolor, incremento de la temperatura en la zona, sensibilidad y enrojecimiento, siendo preciso tratamiento conforme con las indicaciones del dermatólogo.

Posibles causas

El quiste sebáceo se forma cuando el conducto de una glándula sebácea se obstruye, generando una acumulación progresiva de secreción en esa zona, causando el surgimiento del quiste, que puede acrecentar de tamaño conforme se amontonan más secreciones.

La obstrucción del conducto de la glándula sebácea puede acontecer debido a un corte o bien lesión en la zona donde existen estas glándulas, o bien puede ser consecuencia de acne, donde hay obstrucción en la abertura del folículo, causando la inflamación de la zona y la proliferación de bacterias.

Conozca más sobre las causas del acne y de qué forma tratarlo.

Primordiales síntomas

El quiste sebáceo puede identificarse de forma fácil a través de la observación directa, y se caracteriza por ser un nódulo, semejante a un bulto, que puede ser único o bien múltiple. Las primordiales peculiaridades que asisten a reconocer un quiste sebáceo son:

  • Nódulo redondeado, que puede acrecentar de tamaño a lo largo del tiempo;
  • Nódulo poco consistente, pudiendo ser duro o bien blando, y que puede moverse a lo largo de la palpación;
  • Nódulo del mismo color de la piel, amarillento o bien verdoso, conforme con la cantidad de secreción acumulada;
  • Presencia de un pequeño agujero, en el que puede haber supresión de los restos de células sebáceas;
  • Puede ocasionar molestias y dolor, en dependencia de la zona donde brote.

El quiste sebáceo puede aparecer en cualquier zona del cuerpo, no obstante, es más usual que se observe en el cuero capilar, orejas, cuello, espalda y semblante, por poner un ejemplo.

Quiste sebáceo: qué es, síntomas y de qué forma tratar

De qué forma se efectúa el tratamiento

En general, la presencia de un quiste sebáceo no es signo de gravedad, con lo que no es preciso que sea efectuado ningún tratamiento concreto. Sin embargo, en algunos casos, la persona puede querer remover el quiste por razones estéticas y, en esta situación, es esencial que el dermatólogo sea consultado a fin de que indique la mejor manera de tratamiento.

Así, a lo largo de la consulta con el dermatólogo, va a poder evaluarse si hay señales de infección y, en un caso así, puede ser recomendada la remoción del quiste a través de un pequeño procedimiento quirúrgico, el que es efectuado bajo anestesia local, y asimismo es indicado el empleo de antibióticos por un máximo de siete días, conforme con la orientación médica.

En los casos donde no hay signos de infección, el médico puede señalar que la persona aplique una compresa de agua caliente a lo largo de quince minutos en la zona donde está el quiste, puesto que de este modo es posible fomentar la dilatación del conducto y favorecer la expulsión espontánea de su contenido. No se recomienda exprimir el quiste, puesto que puede favorecer el surgimiento de infección y provocar la lesión de los tejidos que se hallan alrededor del mismo, lo que puede tornar más difícil el tratamiento.

Exactamente en qué consiste la cirugía

La cirugía para el quiste sebáceo es parcialmente simple, siendo llevada a cabo en un consultorio médico bajo anestesia local. Esta está indicada en quistes que miden más de 1 centímetro de diámetro o bien que están inficionados, como puede suceder cuando el individuo procura exprimirlo, por servirnos de un ejemplo. Una vez que el contenido del quiste haya sido removido, el médico va a poder poner ciertas suturas en el área y efectuar una sanación que habrá de ser cambiada en dependencia de las indicaciones.

En general, los quiste sebáceos son benignos, mas tras ser retirados quirúrgicamente, el médico va a poder mandar una parte del contenido al laboratorio a fin de que sea analizado y de este modo descartar las posibilidades de malignidad, esto es, de que sea cáncer, eminentemente si el individuo ya tuvo cáncer o bien si hay casos de enfermedad en la familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here