Hoy en día, probablemente hayas escuchado charlar de la figura de un entrenador personal, una persona que te escucha y se dedica a sacar lo mejor de ti.

Y no, no es un sicólogo, muchos confunden la profesión de entrenador con la de sicólogo, mas nada deben ver entre ellos. ¡Te lo contamos!

¿Qué es un entrenador personal?

El entrenador personal podríamos decir que es como ese adiestrador deportivo que te anima a acrecentar tu desempeño deportivo para llegar a tu objetivo.

Mas en un caso así el entrenamiento personal es una disciplina flexible y activa que evoluciona al son de las necesidades de las personas y las organizaciones.

Para esto, el entrenador usa una metodología que ayuda a que el cliente del servicio mire dentro de sí, llevándolo a crear un punto de inicio desde el como busca diferentes opciones que le aproximen a la consecución de su objetivo.

En otras palabras, el entrenador personal ayuda a que sea exactamente el mismo cliente del servicio quien llegue a las conclusiones mediante preguntas que le va haciendo. Ahí reside la diferencia entre entrenador y sicólogo.

El resultado de conseguir que cada uno de ellos mire dentro de sí es la capacidad de tomar resoluciones y comprometerse con un proceso de cambio y aprendizaje, tomando acciones para lograr resultados.

¿Para qué vale el entrenamiento personal?

Este procedimiento puede ser útil muchas veces, sin embargo, se aconseja singularmente para poder encarar situaciones bastante difíciles y superar desafíos que nos demandan mucho, como, por servirnos de un ejemplo, la apertura de un negocio, encarar un despido, o superar un divorcio, entre otros muchos.

El entrenamiento personal es una técnica en tendencia a nivel global, ya que favorece el desarrollo de las personas en todos y cada uno de los aspectos de su vida.

Objetivos de un entrenador personal

El entrenador personal debe procurar lograr los próximos objetivos en sus clientes:

–   Superar pérdidas, en el caso de despidos, fallecimientos o separaciones.

–   Progresar la motivación y la autoestima.

–   Progresar las relaciones familiares, profesionales, de amigos o de pareja.

–   Lograr la conciliación personal y profesional.

–   Encarar cambios deseados o impuestos como, por poner un ejemplo, cambios en el trabajo, traslados, etc.

–   Asistir a resolverse a emprender o buscar una salida profesional.

En suma, el objetivo de un entrenador es asistir a su cliente del servicio a que valore diferentes posibilidades, ocasiones, desafíos e interpretaciones a fin de que pueda producir conciencia y decida qué hacer para conseguir sus resultados.

Beneficios del entrenamiento personal

El entrenamiento puede aportar un sinnúmero de beneficios si se hace de forma correcta y se cuenta con el apoyo de un profesional. ¿Deseas saber cuáles son? Te los contamos:

–   Facilita la autonomía y el empoderamiento.

–   Promueve la inventiva.

–   Mejora la forma de relacionarnos con el resto.

–   Reduce el agobio y la ansiedad.

–   Mejora el autoconocimiento.

–   Mejora la motivación y ayuda a identificar motivaciones.

–   Se logra el bienestar sensible.

–   Ayuda a visualizar y definir objetivos.

El entrenamiento es un nuevo procedimiento que ha surgido en los últimos tiempos y que está poco a poco más en apogeo.

Si piensas que precisas ayuda de un entrenador no vaciles en buscar un profesional a fin de que te asista, mas si deseas ser el que asista a el resto a hallar sus objetivos, echa una ojeada a tu alrededor, pues hallarás una extensa gama de cursos de entrenamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí