La dieta FODMAP consiste en retirar de la nutrición diaria comestibles que poseen fructosa, lactosa, fructo y galacto-oligosacáridos y alcoholes de azúcar, como la remolacha, manzana, mango y miel, por poner un ejemplo.

Estos comestibles son poco absorbidos en el intestino delgado, son enormemente fermentados por las bacterias de la vegetación intestinal y son moléculas osmóticamente activas, por lo que ocasionan síntomas como mala digestión, exceso de gases, diarrea que se puede alternar con periodos de estreñimiento, inflamación abdominal y cólicos, siendo útil singularmente en casos de síndrome de intestino irritable.

Los síntomas del intestino irritable cambian de una persona a otra, motivo por el que es esencial que el individuo se sostenga atento, y trate de identificar cuáles son los comestibles que le producen malestar para poder retirarlos de la dieta.

Los comestibles FODMAP son aquellos que poseen hidratos de carbono y son clasificados en cinco conjuntos, como se muestra en la tabla a continuación:

Géneros de FODMAP Comestibles naturales Comestibles industrializados
Monosacáridos (fructosa)

Frutas:  manzana, peras, duraznos, mango, ejote o judías verdes, sandia, frutas envasadas, frutas secas, jugos de frutas y cereza.

Edulcorantes: jarabe de maíz, miel, néctar de agave y jarabe de fructosa, los que pueden lograrse en ciertos comestibles como galletas, refrescos, jugos pasterizados, mermeladas, polvo para pasteles, etc.

Disacáridos (lactosa) Leche de vaca, leche de cabra, leche de oveja, nata, quesos suaves como el ricotta y el cottage. queso crema, helados y comestibles que contengan leche.
Fruto- oligosacáridos (fructanos o FOS)

Frutas: kaki, durazno, manzanas, rambután o lichas y sandia.

Legumbres: alcachofas, espárragos, remolacha, col de bruselas, brócoli, repollo, anís, ajo, ajoporro, cebolla, guisantes, abelmosco, chalote y achicoria de hojas rojas.

Cereales: trigo y centeno (en grandes cantidades) y cous cous.

Comestibles que contengan harina de trigo como pastas, pasteles, tortas y galletas. Otros comestibles a eludir son la salsa de tomate (kétchup), mahonesa, mostaza, carnes procesadas como salchichas, palitos de pollo, jamón y mortadela.
Galacto- oligosacáridos (GOS) Lentejas, frijoles, garbanzos, granos integrales de soja y guisantes. productos que contengan estos comestibles.
Polioles

Frutas: manzana, albaricoque, durazno, nectarina, mamón o mamoncillo, pera, ciruela, ciruelas pasa, sandía, aguacate y cerezas.

Vegetales: coliflor, hongos y guisantes.

Edulcorantes: xilitol, manitol, maltitol, sorbitol, productos con glicerina, eritritol, lactitol e isomalt.

Por lo que aparte de conocer los comestibles que naturalmente son ricos en FODMAP, es esencial estar al loro a la lista de ingredientes de los comestibles industrializados, debiendo leer siempre y en todo momento el etiquetado nutricional de los comestibles ya antes de adquirir o consumir algún comestible. Conozca más sobre de qué forma leer apropiadamente la etiqueta nutricional.

Los comestibles que pueden incluirse en esta dieta son:

  • Cereales sin gluten como el arroz y la avena;
  • Frutas como la mandarina, naranja, fresa, uvas, frambuesas, limón, banana madura y melón;
  • Vegetales y verduras como calabaza, aceitunas, pimentón colorado, tomate, papas, germinados de alfalfa, zanahoria, pepino y camote;
  • Lácteos sin lactosa;
  • Carnes, pescados, huevo;
  • Semillas de chía, linaza, ajonjolí, calabaza y girasol;
  • Frutos secos como cacahuates, nueces, nuez de Brasil;
  • Arroz, tapioca, harina de maíz o almendras;
  • Bebidas vegetales.

Aparte de esto, el dietista va a poder estimar el uso de probióticos como suplemento, puesto que se ha encontrado que las personas que padecen de síndrome de intestino irritable podrían tener un desequilibrio en la microbiota intestinal. Ciertos estudios científicos han indicado que el uso de los probióticos podría asistir a calmar los síntomas.

Conozca más sobre los probióticos.

Para hacer esta dieta, se deben retirar los comestibles ricos en FODMAP por un periodo de seis a ocho semanas, estando atento para identificar si hay una mejora en los síntomas gastrointestinales. Caso de que no haya mejora en los síntomas, la dieta puede interrumpirse tras las ocho semanas y se debe incorporar un nuevo tratamiento.

Si los síntomas mejoran al cabo de las ocho semanas, se deben reintroducir los comestibles progresivamente, comenzando por 1 conjunto a la vez. Por poner un ejemplo, se empieza introduciendo las frutas ricas en FODMAP, como manzana, pera y sandía, observando si los síntomas intestinal resurgen.

Esta reintroducción progresiva de los comestibles es esencial a fin de que resulte posible identificar los comestibles que ocasionan malestar abdominal, los que van a deber siempre y en todo momento ser consumidos solo en pequeñas cantidades o evitándolos, de forma que no formen una parte de la dieta diaria.

Cuidados que se deben proseguir

La dieta FODMAP puede ocasionar un bajo consumo de nutrientes esenciales para el organismo, tal como lo son las fibras, hidratos de carbono y calcio, puesto que se limitan comestibles que son considerados saludables a lo largo del periodo de prueba.

Por esta razón, la realización de esta dieta ha de estar orientada y acompañada por un médico y un dietista, para eludir la deficiencia de determinados nutrientes, ya que podría ser preciso incluir un suplemento de vitaminas y minerales.

Además de esto, es esencial rememorar que esta dieta es eficiente para un setenta por ciento de los pacientes con síndrome de intestino irritable, por lo que en aquellos casos donde no sea eficaz, se debe determinar un nuevo tratamiento.

La tabla ahora muestra un menú ejemplo de tres días de la dieta FODMAP:

Comidas Día 1 Día dos Día tres
Desayuno Omelet con orégano + 1 rebanada de pan de almendras + queso mozzarella dos rebanadas de pan de avena + dos huevos revueltos + 1 naranja dos panquecas de avena medianas + dos cucharaditas de mantequilla de cacahuate + 1 mandarina
Merienda de la mañana dos rebanadas de melón + cinco unidades de marañón/ merey/ anacardo Youghourt natural sin lactosa + dos cucharadas de chía 1 taza de fresas picadas en pedazos
Almuerzo/ Cena dos tortillas medianas de maíz + pollo desmechado con vegetales como lechuga y tomate + 1 rebanada de papaya Pechuga de pavo a la plancha + 1 taza de arroz + 1 taza de ensalada cruda + 1 cucharadita de aceite de oliva + 1 mandarina Salmón a la plancha + dos papas medianas + 1 taza de ensalada cocida de calabacín con zanahoria + 1 cucharadita de aceite de oliva + 1 puñado de uvas
Merienda de la tarde dos rebanadas de piña + 1 ponquecito preparado con harina de avena 1 kiwi + seis galletas de avena Batido de banana: doscientos ml de leche de almendras + 1 banana + dos cucharadas de avena + 1 rebanada de pan de avena + 1 cucharadita de mantequilla de cacahuate

Es esencial rememorar que se debe estar al loro para identificar los comestibles que ocasionan el malestar intestinal, y que esta dieta ha de ser seguida a lo largo de seis a ocho semanas.

Las cantidades incluidas en el menú cambian conforme la edad, sexo, actividad física y si tiene alguna otra enfermedad asociada o no, por esta razón lo idóneo es asistir a un dietista a fin de que realice una evaluación completa y elabore un plan nutricional conveniente a sus necesidades.

Conozca otras formas naturales para suprimir los gases intestinales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí