El borderline, trastorno límite de la personalidad o síndrome de Borderline se identifica por cambios o alteraciones súbitas del estado anímico, temor a ser descuidado y la presencia de comportamientos impetuoso como gastar dinero de forma desmandada o comer de manera compulsiva, por servirnos de un ejemplo.

En general, las personas con este síndrome tienen instantes en que están estables que se alternan con capítulos psicóticos, depresión y ansiedad, manifestando comportamientos desmandados. Estos síntomas empiezan a surgir en la adolescencia y se hacen más usuales al comienzo de la vida adulta.

En ciertas ocasiones estos síntomas son confundidos con otras enfermedades, como esquizofrenia o enfermedad bipolar, mas la duración y la intensidad de las emociones son diferentes, siendo esencial que el individuo sea evaluado por un siquiatra o sicólogo para conocer cuál es el diagnóstico adecuado e empezar el tratamiento conveniente.

Primordiales síntomas

Las peculiaridades más habituales de las personas que tienen Borderline son:

  • Perturbación del humor que pueden perdurar horas o días, cambiando entre instantes de ira, depresión y ansiedad;
  • Complejidad para supervisar las emociones, pudiendo plañir de manera fácil o tener instantes de enorme euforia;
  • Irritabilidad y ansiedad que puede provocar agresividad;
  • Temor de ser descuidado por amigos y familiares, conminando de ser descuidado, con el intento de suicidio, por ejemplo;
  • Inestabilidad en las relaciones, pudiendo ocasionar distanciamiento;
  • Impulsividad y dependencia por los juegos, gasto de dinero sin control, consumo exagerado de comida, uso de substancias y, en ciertos casos, infringiendo reglas o leyes;
  • Pensamientos y amenazas suicidas;
  • Inseguridad en sí y en los demás;
  • Complejidad para admitir las críticas, sobrestimando todas y cada una de las situaciones;
  • Sensación de soledad y de vacío interior;
  • Baja autoestima, considerándose inferior que los demás;
  • Sentimientos negativos exagerados, como temor, vergüenza, pavor y saña de forma exagerada para la situación real;
  • Interpretaciones inestables sobre los otros o de sí, valorando a una persona como buena en un momento y de manera rápida juzgándolo como mala persona.

En ciertos casos más graves, puede suceder comportamientos impetuoso y a menudo peligrosos como abuso de substancias, conducir temerariamente e incluso puede haber auto-mutilación y hasta suicidio, debido la gran sensación de malestar interior.

Test en línea de Borderline

Responda el test ahora para saber qué peligro tiene de padecer de este síndrome:

Ante cualquier duda, lo idóneo es asistir a un médico siquiatra o sicólogo a fin de que realice una evaluación que deje diagnosticar cuál es el inconveniente e empezar el tratamiento más conveniente, en caso sea preciso. Conozca otros trastornos de la personalidad.

Posibles causas

Las causas del trastorno límite de la personalidad o borderline aún no está claras, no obstante ciertas investigaciones sugieren que puede suceder debido a la predisposición genética, perturbaciones en el cerebro, primordialmente en las áreas del cerebro responsables del control de impulsos y de las emociones, o cuando se tiene un familiar próximo que presenta este trastorno.

Además de esto, los síntomas pueden surgir debido a sucesos de rutina, como ir de vacaciones o cambios en los planes, provocando sentimientos de enfurezco intenso. No obstante, son más frecuentes en personas que vivieron experiencias sensibles fuertes cuando eran pequeños, como enfrentar una enfermedad, muerte o situaciones de abuso sexual y negligencia, por servirnos de un ejemplo.

De qué forma se efectúa el diagnostico

El diagnóstico es efectuado por un sicólogo o siquiatra, los que se fundamentan en la descripción que da le persona sobre su comportamiento y sus sentimientos.

Aparte de esto, el médico asimismo puede pedir ciertos exámenes fisiológicos como un análisis de sangre o una tomografía computarizada, por servirnos de un ejemplo, para excluir otras posibles enfermedades que puedan explicar los síntomas presentes.

De qué manera se efectúa el tratamiento

El tratamiento del síndrome de borderline se empieza con sesiones de psicoterapia, los que pueden efectuarse de forma individual o grupal, Los modelos de psicoterapia empleados por norma general son terapia comportamental dialéctica, que es la más usada en personas que han tenido intentos suicidas, o terapia cognitivo-conductual, la que puede reducir bastante las perturbaciones de humor entre ánimo y ansiedad.

Además de esto, puede prescribirse el uso de ciertos fármacos, que si bien no son la primera línea de tratamiento debido a sus efectos secundarios, asisten a tratar ciertos síntomas. Los fármacos que por norma general son precriptos por el siquiatra son: antidepresivos, estabilizadores del ánimo y calmantes.

Este tratamiento es esencial a fin de que el paciente se sostenga controlado, mas requiere paciencia y fuerza de voluntad por la parte de la persona.

Consecuencias del borderline

El Síndrome de Borderline puede ocasionar la pérdida de nudos familiares y de amistad, como a relaciones inestables con la pareja, causando sensación de soledad.

Además de esto, asimismo puede causar contrariedades financieras, debido a que es bastante difícil sostener la utilización y a que la persona puede tener algún vicio asociado.

Además de esto, en casos más graves, todos estos factores asociados a las alteraciones de humor y al incesante sufrimiento, pueden ocasionar pensamientos o tentativas suicidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí