Los probióticos son microorganismos vivos que en las cantidades convenientes aportan importantes beneficios para la salud, puesto que aumentan las defensas del sistema inmunitario, previniendo enfermedades infecciosas e inflamatorias, como diarreas, úlceras, bronquitis y alergias, entre otras muchas.

El consumo de probióticos es recomendado en situaciones de desequilibrio de la vegetación intestinal, que acostumbra a suceder tras el uso de antibióticos, el agobio o cuando no se tiene una alimentación sana, siendo asimismo esencial consumir comestibles naturales, ricos en fibras y bajos en grasas. Conozca más qué es la vegetación intestinal y de qué manera compensarla.

Los probióticos pueden encontrarse en ciertos comestibles, como el youghourt natural o kéfir, por servirnos de un ejemplo, o en forma de suplemento, el que puede ser comprado en las farmacias y tiendas naturistas, siendo estos últimos, indicados por el médico o dietista.

Los primordiales beneficios de los probióticos son:

1. Robustecer el sistema inmunológico

Los probióticos asisten a modular la contestación inmune a nivel de la mucosa intestinal y en todo el cuerpo, al acrecentar los niveles de inmunoglobulinas y linfocitos, resguardando al organismo de desarrollar enfermedades de origen inflamatorias e infecciosas.

Aparte de eso, el consumo de probióticos podría tener un efecto positivo en ciertas situaciones que pueden trastocar el equilibrio intestinal e influir en la minoración de la inmunidad, como la nutrición de fórmulas infantiles, el consumo de antibióticos, el envejecimiento, enfermedades gastrointestinales y el agobio.

dos. Prevenir y tratar la diarrea infecciosa

Los probióticos, singularmente los Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium lactis, pueden ser empleados con el propósito de prevenir y tratar ciertos géneros de diarreas agudas infecciosas, provocadas por ciertos virus o bacterias, como por ejemplo: el virus rotavirus, causa primordial de las diarreas en pequeños, o por bacterias, como la Salmonella. Es esencial indicar, que la terapia prebiótica de la diarrea aguda debe conjuntarse con sales de rehidratación oral y ha de ser bajo indicación médica. Conozca de qué forma se hace el suero casero de rehidratación oral en diarreas.

Otro motivo de las diarreas, es por el tratamiento con antibióticos que generan una perturbación de la vegetación intestinal y producen el incremento de bacterias patógenas como la Clostridium difficile, siendo realmente útil la utilización de probióticos para prevenir esta clase de diarreas.

tres. Luchar contra las enfermedades digestibles

Estos microorganismos actúan contra la bacteria Helicobacter pylori, un patógeno que causa gastritis tipo B, úlcera péptica y cáncer de estómago. Por eso, los probióticos son recomendados para prevenir y tratar este género de enfermedades, reduciendo los síntomas y el desarrollo de la infección.

cuatro. Prevenir el cáncer de colon

Los probióticos, como los lactobacilos y bifidobacterias, podrían alterar la vegetación intestinal, dando sitio a la reducción de los niveles de substancias carcinogénicas, previniendo el desarrollo del cáncer de colon. A fin de que el efecto anticancerígeno de los probióticos sea más eficaz, es preciso conjuntar con los comestibles prebióticos, que sirven como comestible de estas bacterias ventajosas para la salud, como son la avena, centeno, cebada, raíz de achicoria, miel, ajo o plátano, por servirnos de un ejemplo. Vea más sobre los prebióticos y otros comestibles que lo poseen.

cinco. Calmar el estreñimiento

Diferentes géneros de microorganismos probióticos pueden actuar en la vegetación intestinal, reduciendo el estreñimiento en pequeños y en adultos, como son L. reuteri, L. casei rhamnosus, Bifidobacterium breve, Bifidobacterium lactis, Lactobacillus casei Shirota, entre otras muchas, que actúan acrecentando la frecuencia de las evacuaciones, mejorando la consistencia de las heces y reduciendo el dolor abdominal, aparte de prevenir el desarrollo la diverticulitis y las hemorroides.

seis. Prevenir y tratar alergias

El desarrollo de microorganismos probióticos en la vegetación intestinal podría prevenir y asistir a tratar ciertos géneros de alergias, como la dermatitis atópica, asmas o alergias a ciertos componentes, como los ácaros, al reducir la contestación inflamatoria producida por el organismo. No obstante, el efecto contra las alergias de los probióticos, puede depender del género de microorganismo que se ingiere y de la combinación con múltiples prebióticos que se hallan en los comestibles.

Aparte de eso, el consumo de probióticos en las mujeres embarazadas y a lo largo del periodo de lactancia, tiene un efecto esencial al eludir el desarrollo de diferentes géneros de enfermedades alérgicas en el bebé, como alergia a la leche de vaca, eczema y dermatitis atópica, siendo siempre y en toda circunstancia indicado bajo autorizacion médica o del obstetra.

siete. Tratar enfermedades intestinales

El uso de probióticos, como los lactobacilos y las bifidobacterias, por poner un ejemplo, tienen efectos ventajosos en el tratamiento de las enfermedades gastrointestinales, como en el síndrome de intestino irritable, colitis ulcerosas y la enfermedad de Crohn, ayudando a reducir los síntomas y a supervisar la inflamación intestinal, favoreciendo en su tratamiento.

ocho. Resguardar la salud cardiovascular

El consumo diario de productos con probióticos va a poder favorecer la salud del corazón, puesto que ayuda a reducir la absorción de grasas de los comestibles y reduce los niveles de colesterol LDL, llamado “malo“ y aumenta el colesterol HDL, llamado “bueno“, previniendo el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como aterosclerosis e infarto de miocardio.

nueve. Prevenir infecciones del tracto urogenital

La administración de forma vaginal y oral de probióticos Lactobacillus pueden dar sitio al restablecimiento de la vegetación vaginal dominada por estas bacterias y reducir el peligro de la aparición de enfermedades del aparato mingitorio, como las infecciones urinarias provocadas por la bacteria Escherichia coli, por poner un ejemplo.

Además, los probióticos asimismo pueden resguardar del desarrollo de la vaginitis inducida por bacterias y/o diastasas, una infección relacionada con el consumo de antibióticos y el estado hormonal de la mujer.

diez. Resguardar contra infecciones respiratorias

Los probióticos aumentan la actividad de los macrófagos alveolares que actúan sobre agentes infecciosos presentes en las vías respiratorias, siendo de mucha utilidad para resguardar contra ciertas enfermedades respiratorias, como sinusitis, otitis, bronquitis y neumonías, singularmente en pequeños o en personas que tienen el sistema inmunológico comprometido.

once. Prosperar la intolerancia a la lactosa

Cuando los microorganismos probióticos se hallan en el intestino, liberan la enzima b-galactosidasa, actuando sobre la digestión de la lactosa, de esta forma evita que personas intolerantes a este hidrato de carbono presenten síntomas, como flatulencia, dolor abdominal y diarrea, cuando consumen leche.

doce. Prosperar la salud mental

Ciertos estudios[1] [2]señalan que consumir a diario iogur o suplementos de probióticos, que contengan las bacterias bifidobacterium y lactobacillus, puede prosperar el humor, ansiedad, depresión, la capacidad de memoria, inclusive ciertos inconvenientes, como el autismo y el trastorno obsesivo-apremiante (TOC).

Hay dos formas primordiales de ingerir probióticos: a través del incremento del consumo de comestibles que son considerados como probióticos naturales, como el youghourt o el kéfir, por servirnos de un ejemplo, y la otra forma, es a través del uso de suplementos con probióticos.

1. Comestibles probióticos

Los comestibles ricos en probióticos son:

  • Youghourt natural: son la primordial y más simple fuente de probióticos en el mercado, mas asimismo existen versiones de yogures con sabor que sostienen las bacterias ventajosas vivas. Vea de qué manera realizar iogur casero;
  • Kéfir: es un producto fermentado con diastasa y bacterias, semejante al iogur, mas tiene una cantidad más elevada de probióticos. Vea más sobre el kéfir;
  • Leche fermentada: son productos singulares que por norma general poseen Lactobacillus agregados por la industria, siendo el Yakult el más famoso;
  • Kombucha: es una bebida fermentada hecha eminentemente desde el té negro. Vea de qué forma prepararla;
  • Productos orientales a base de soja, legumbres y hortalizas como Miso, Natto, Kimchi y Tempeh que pueden ser comprados en tiendas especializadas;
  • Chucrut: es una preparación culinaria que se realiza mediante la fermentación de las hojas frescas del repollo o de la col. Conozca más sobre este alimento;
  • Pepinillos: es una preparación donde se ponen unos pepinos en agua y sal, dejándose fermentar a lo largo de un tiempo;
  • Masa madre o diastasa natural: es un cultivo vivo compuesto por diastasas y bacterias que se generan mediante la fermentación de cereales como el trigo y de los microorganismos que se hallan naturalmente en el entorno, siendo empleada para realizar diferentes productos como pan, tortas y galletas. Vea de qué manera preparar pan con este fermento.

Aparte de esto, ciertos quesos asimismo pueden contener cultivos vivos de microorganismos con propiedades probióticas, siendo esencial leer el etiquetado nutricional para confirmar si ese género de queso contiene o no estas bacterias.

Conozca más sobre los comestibles probióticos en el vídeo a continuación:

Para sostener la vegetación intestinal saludable, se recomienda el consumo de cuando menos 1 comestible fuente de probióticos por día, en especial tras el uso de antibióticos que terminan afectando la vegetación intestinal saludable.

dos. Suplementos probióticos

Aparte de los comestibles, los probióticos asimismo pueden consumirse como suplementos y existen distintas presentaciones: cápsulas, líquidos o sobres, los que han de ser diluidos en agua o jugos naturales para ser consumidos.

Ciertos nombres comerciales son: Lacteol Fort, Liolactil, Lactipan Pediátrico, Reuteri gotas de Biogaia, Vavig, Floraplus Eptavis, Glutapak R, Microbiot y Pro-T-Flor, y se pueden localizar en las farmacias y tiendas de productos nutricionales.

Hay múltiples géneros de suplementos, que incluyen entre 1 a diez tipos diferentes de probióticos. Los más esenciales en general son:

  • Bifidobacteria animalis: ayuda a robustecer el sistema inmune, aparte de facilitar la digestión y a combatir las bacterias trasmitidas por la ingesta de comida contaminada;
  • Bifidobacteria bifidum: están presentes en el intestino delgado y grueso, ayudando en la digestión de los productos lácteos;
  • Bifidobacteria breve: están presentes en el intestino y en el tracto vaginal ayudando a combatir infecciones por bacterias y hongos;
  • Bifidobacteria longum: es uno de los modelos de probióticos más habituales en el intestino y ayuda a suprimir las toxinas del organismo;
  • Lactobacillus acidophilus: es quizá el tipo más esencial de probióticos, ya que ayuda en la absorción de múltiples nutrientes, aparte de combatir infecciones y facilitar la digestión. Los L. acidophilus asimismo están presentes en la vagina, ayudando a combatir infecciones;
  • Lactobacillus reuteri: están presentes en especial en la boca, en el estómago y en el intestino delgado, siendo esenciales contra la infección por Helicobacter pylori y asimismo para la diarrea;
  • Lactobacillus rhamnosus: están presentes en el intestino y pueden asistir a combatir de manera rápida casos de diarrea, singularmente cuando se viaja a otros países. Asimismo puede asistir a tratar el acne, eczema y la candida;
  • Lactobacillus fermentum: asisten a anular productos y toxinas liberadas a lo largo de la digestión, mejorando el entorno para el desarrollo de la vegetación intestinal;
  • Saccharomyces boulardii: ayuda a tratar la diarrea por antibióticos o del viajante.

Cuanto mayor es la diversidad de probióticos, como el número de bacterias en cada comprimido, mejor va a ser el suplemento, puesto que va a facilitar el equilibrio y el desarrollo más veloz de una vegetación intestinal saludable.

De qué manera se deben ingerir: lo aconsejable es que el suplemento tenga entre dos a diez billones de bacterias activas, siendo esencial leer la etiqueta del producto que debe señalar la cantidad de organismos por dosis, qué género de bacteria tiene por el hecho de que es esencial seleccionar la que sea mejor conforme el inconveniente a tratar y en qué dosis se debe tomar.

Es esencial probar el suplemento a lo largo de unas cuatro semanas, en el caso de no haber mejora a lo largo de este periodo, lo idóneo sería probar con otro suplemento diferente. Los probióticos han de ser ingeridos tarde o temprano de una comida, a fin de que los comestibles asistan a las bacterias a subsistir al ácido gástrico y a llegar al intestino, donde pueden multiplicarse más de forma fácil.

Es esencial rememorar que aparte del consumo de probióticos en forma de suplementos o de comestibles ricos en estas bacterias, asimismo es esencial sostener una alimentación saludable, rica en fibras, ya que las fibras son los primordiales comestibles para los probióticos, favoreciendo su supervivencia en el intestino.

Conforme distintos estudios científicos, los probióticos podrían suministrar diferentes beneficios en pequeños, eminentemente en casos de diarrea, cólicos intestinales o en condiciones concretas como una enfermedad inflamatoria intestinal, por poner un ejemplo.

Sin embargo, como suplemento diario, aún no hay suficiente evidencia a nivel científico a este respecto, por lo que se ignora cuáles podrían ser sus efectos secundarios. Por esta razón, lo idóneo es que ante alguna situación concreta, se consulte al pediatra a fin de que indique si es preciso el uso de un probiótico y cuál sería el más conveniente para el pequeño.

Una forma de incluir los probióticos en la dieta diaria de los pequeños, es por medio de la ingesta de yogures con bífidos activos, ya sea en las meriendas, desayunos o para prepararles un batido de frutas, por poner un ejemplo, ayudándolos así a sostener su vegetación intestinal saludable.

Al paso que los probióticos son bacterias saludables que habitan en el intestino, los prebióticos son fibras que sirven de comestibles para los probióticos y que favorecen su supervivencia y proliferación en el intestino.

Ciertos ejemplos de prebióticos naturales son avena, cebolla, ajo, plátano verde y la biomasa de plátano verde. Vea más sobre los prebióticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí