El enrojecimiento en el semblante puede suceder debido a la exposición prolongada al sol, a lo largo de instantes de ansiedad, vergüenza y nerviosismo o cuando se está practicando actividad física, considerándose normal. Sin embargo, este enrojecimiento asimismo puede ser indicativo de enfermedades autoinmunes, como el lupus, por poner un ejemplo, o señalar alergias.

Como el enrojecimiento en el semblante puede ser rastro de múltiples situaciones, lo más conveniente es asistir al dermatólogo cuando no se consiga identificar la causa del enrojecimiento o cuando broten otros síntomas, como dolor en las articulaciones, fiebre, hinchazón en el semblante o incremento de la sensibilidad de la piel, por poner un ejemplo.

Las primordiales causas del enrojecimiento en la cara son:

1. Calor y exposición al sol

Continuar bastante tiempo expuesto al sol o en un entorno muy caliente asimismo puede causar enrojecimiento en el semblante, situación que se considera normal.

Qué hacer: es esencial aplicar protector solar a diario, no solo cuando se pasará un buen tiempo expuesto al sol. Esto pues, aparte de resguardar la piel contra los rayos solares, el protector previene el surgimiento de máculas y difiere el envejecimiento de la piel.

También, se aconseja utilizar ropa leve para calmar la incomodidad ocasionada por el calor excesivo y tomar bastante líquido a lo largo del día, puesto que así asimismo es posible eludir la deshidratación.

dos. Situaciones sicológicas

Es frecuente que el semblante se enrojezca cuando la persona se halle en situaciones más agobiantes que produzcan ansiedad, vergüenza o nerviosismo, pues en estas situaciones se da una descarga de adrenalina, lo que causa que el corazón se acelere y la temperatura del cuerpo aumente, aparte de generar una dilatación de los vasos sanguíneos, incrementando el flujo de la sangre. Como la piel del semblante es más fina, este incremento del flujo puede ser de manera fácil apreciado por medio del enrojecimiento del semblante.

Qué hacer: como el enrojecimiento solo refleja un estado sicológico del instante, lo más conveniente es procurar relajarse y sentirse cómodo con la situación. Pues conforme el tiempo pasa, las perturbaciones ocasionadas por la descarga de adrenalina, incluyendo el enrojecimiento en la cara, reducen.

Caso de que estas perturbaciones sean usuales y afecten la vida personal o profesional, es esencial buscar ayuda de un sicólogo para poder ser adoptadas técnicas de relajamiento, por servirnos de un ejemplo.

tres. Actividad física intensa

El enrojecimiento en el semblante debido a el ejercicio físico es común, puesto que en estos casos ocurre un incremento de la frecuencia cardiaca y, por lo tanto, incremento del flujo sanguíneo, lo que hace que el semblante se enrojezca.

Qué hacer: como el semblante enrojecido es solo una consecuencia de la práctica de actividad física, no es preciso tomar ninguna medida concreta para esto; pues, conforme la persona se relaja, las perturbaciones momentáneas provocadas por el ejercicio desaparecen, incluyendo el enrojecimiento en el semblante.

cuatro. Lupus Eritematoso Sistémico

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune que se caracteriza primordialmente por el surgimiento de una mácula roja en forma de mariposa en el semblante. En esta enfermedad, la células del sistema inmunitario atacan las propias células sanas del organismo, provocando inflamación de las articulaciones, cansancio, fiebre y surgimiento de heridas en la boca o en la nariz, por servirnos de un ejemplo. Conozca de qué forma reconocer los síntomas del lupus.

Qué hacer: el lupus no tiene cura y, por tal razón, su tratamiento ha de ser efectuado a lo largo de toda la vida con el propósito de calmar los síntomas. El tratamiento cambia conforme con los síntomas presentados y la extensión de la enfermedad, pudiendo ser recomendado el uso de fármacos antinflamatorios, corticoides o inmunosupresores.

Además de esto, el lupus se identifica por periodos de crisis y de alivio, o sea, periodos en los que no son observados síntomas y periodos en los que los signos y los síntomas se hallan bastante presentes, lo que justifica que el tratamiento sea hecho de forma ininterrumpida y que el seguimiento médico sea regular.

cinco. Alergias

El enrojecimiento en el semblante asimismo puede ser signo de alergia, siendo por norma general relacionado con alergias alimenticias o de contacto. La alergia asimismo tiene relación con el hecho que la piel de la persona sea más sensible, lo que puede resultar en enrojecimiento cuando esta aplica una crema diferente en el semblante o se lava con un jabón al que no estaba habituada, por servirnos de un ejemplo.

Qué hacer: en estos casos es esencial identificar el factor que desencadena la alergia y eludir el contacto o su consumo. También, es esencial preguntar un dermatólogo a fin de que sea efectuada una evaluación de la piel y puedan ser indicadas cremas o jabones concretos para el género de piel, eludiendo reacciones alérgicas y de hipersensibilidad.

seis. Rosácea

La rosácea es una enfermedad dermatológica de causa ignota, la que se identifica por enrojecimiento en el semblante, primordialmente en las mejillas, la frente y la nariz. Este enrojecimiento brota a consecuencia de la exposición al sol, el exceso de calor, el uso de determinados productos dermatológicos, como ácidos; el consumo de comestibles picantes, el abuso de alcohol y de factores sicológicos, como ansiedad y nerviosismo.

Además del enrojecimiento en el semblante, en algunos casos posiblemente aumente la sensibilidad de la piel, sensación de calor en la piel del semblante, hinchazón, surgimiento de lesiones en la piel que puedan contener pus y piel reseca.

Qué hacer: el tratamiento de la rosácea ha de ser indicado por el dermatólogo y tiene como propósito calmar los síntomas y prosperar la calidad de vida de la persona, puesto que esta no tiene cura. Por tanto, puede ser indicado aplicar una crema en la zona del enrojecimiento o solamente jabón neutro hidratante, aparte de protector solar con alto factor de protección.

siete. Eritema infeccioso

El eritema infeccioso, asimismo llamado enfermedad de la bofetada o megaloeritema, es una enfermedad ocasionada por el Parvovirus B19 y caracterizada por el compromiso de las vías aéreas y de los pulmones de pequeños, eminentemente. Aparte de los síntomas respiratorios semejantes a los de la gripe, como fiebre y rinitis aguda, es posible apreciar el surgimiento de máculas rojas en el semblante del pequeño, tal y como si hubiera recibido una bofetada, y asimismo en brazos, piernas y leño, asociadas a comezón leve. La presencia de la mácula roja en el semblante es uno de los primordiales factores que dejan distinguir el eritema infeccioso de la gripe.

Qué hacer: en estos casos es esencial que el pequeño sea llevado al pediatra a fin de que se confirme el diagnóstico y pueda ser empezado el tratamiento, que puede ser efectuado a través de reposos e ingesta de bastante líquido, puesto que el sistema inmunitario consigue sencillamente suprimir el virus del organismo, asimismo otros fármacos para el alivio de los síntomas, como antitérmicos o antinflamatorios, como el Paracetamol o Ibuprofeno para dolor y fiebre, y antihistamínicos, como la Loratadina para la comezón.

Pese a que el sistema inmunitario consiga solventar la infección, es esencial que el pequeño sea evaluado por el pediatra para determinar si hay peligro de dificultades como anemia grave en aquellos que tengan el sistema inmune desgastado o que tengan trastornos sanguíneos conocidos; puesto que la enfermedad es sencillamente trasmitida a otras personas, afectando, en muchas ocasiones, a múltiples miembros de una misma familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí