Si hay algo que caracteriza a la decoración actual, es que todo (o prácticamente todo) vale. Esto quiere decir que podremos incluir muchos estilos diferentes en cualquiera de nuestras estancias. Asimismo diferentes opciones en el momento de solucionar un mismo inconveniente. Por servirnos de un ejemplo, ¿plato para la ducha o bañera? Sí, hoy en día es posible hallar baños con las dos soluciones. Sin embargo, en este caso específico, aparte de los gustos personales debemos tener en consideración otros factores; y es que los platos para la ducha ofrecen considerablemente más ventajas que las bañeras.

Los platos para la ducha son más seguros y alcanzables

Quienes tengan en casa alguna persona con movilidad reducida van a saber de qué charlamos. Y es que para muchos, las bañeras representan un obstáculo. Es más, suponiendo que no haya nadie que requiera duchas o lavatorios singulares en casa, absolutamente nadie está exento de padecer un esguince o una ruptura que nos impida entrar de forma cómoda en una bañera. En esos instantes vamos a echar de menos tener un plato para la ducha en vez de bañera.

Mampara con perfiles en color negro

Claramente, los platos para la ducha son considerablemente más cómodos en su acceso y mucho más seguros en el baño.

Plato para la ducha con mampara de vidrio

Una alternativa más ecológica

¿Sabías que los platos para la ducha son más ecológicos que las bañeras? Si empleamos la bañera para darnos baños de inmersión, esto es, llenándola de agua, nos percataremos de que la cantidad de agua que se precisa es considerablemente mayor que la que vamos a gastar en una ducha diaria. Sí, nada es equiparable a un baño relajante, mas el agua es un bien escaso que, además de esto, nos cuesta dinero.

Por qué tener un plato para la ducha y no una bañera

Teniendo presente que con un baño en bañera se puede gastar hasta diez veces lo que se gasta con una ducha, es para tenerlo en consideración.

Plato para la ducha o bañera

Simple mantenimiento

El acceso a un plato para la ducha no solo es mejor cuando deseamos adecentarnos. Este acceso mejora mucho las condiciones de mantenimiento. Un plato para la ducha hace que todo sea considerablemente más simple y veloz, con lo que vamos a ganar tiempo en el momento de adecentar el baño. Tengamos presente que se trata de una superficie plana y ocupa menos que una bañera, esto lo hace todo considerablemente más fácil.

Platos para la ducha para baños modernos

Baños más extensos

Las bañeras, en general, ocupan más espacio físico que los platos para la ducha. Además de esto, si bien el espacio físico no fuese mucho más, visualmente recargan más la estancia. Un plato para la ducha siempre y en toda circunstancia va a dar como resultado un baño más libre visualmente. Un espacio con considerablemente más luz y con mucho más estilo. Esto acompañado de una buena mampara va a ser lo único que precisemos para tener un baño completo.

Platos para la ducha con mamparas de cristal

Asimismo puede interesarte leer: Diferentes géneros de duchas.

Gran pluralidad de diseños

Podríamos meditar que los platos para la ducha no ofrecen tanto en lo referente a diseño como una bañera, mas solamente lejos de la realidad. Hoy en día, casas expertas en estos productos, como Balnearian, tienda virtual de componentes de baño en Sevilla, nos muestran que hay una enorme pluralidad de opciones, tanto en tamaños y acabados, como en estilos, materiales y colores; y es que un plato para la ducha se puede amoldar a cualquier estilo ornamental, desde los baños norteños y modernos, hasta los más tradicionales o rústicos.

También puede interesarte:

Baños modernos

Aguardamos que estas líneas respondan de la mejor forma al interrogante de por qué tener un plato para la ducha y no una bañera… Nos encantaría leerte en los comentarios… ¡Gracias por proseguirnos!

¿Deseas más ideas para baños? Dale una ojeada a las últimas entradas del Blog:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here