Mientras que ciertos procuran preparación académica como maestrías o bien especializaciones para crear sus empresas y sentirse especialistas emprendedores, otros sencillamente realizan sus ideas trabajando en silencio.

En resumen, se exponen sin meditar si están o bien no preparados, por el hecho de que en suma jamás es buen instante para emprender. Como propuso Richard Branson: la gente triunfante comienza ya antes de sentirse preparada.

En el duro camino que hasta el momento inicio a recorrer como emprendedor, he detectado ciertas señales de por qué razón crear una compañía puede ser más enriquecedor, tanto personal como profesionalmente, que hacer una maestría en tu país o bien en el exterior. Acá te las presento:

1. Sentirse listo vs. Comenzar ya antes de sentirse preparado

Las personas triunfantes comienzan ya antes de sentirse preparada, ¡qué gran verdad!

Puedes hacer un carrera, especialización, maestría, doctorado y hasta un pues doctorado (gran cosa!) en emprendimiento y jamás sentirás que estás listo para iniciar. ¿Suena familiar, no?

Bastantes personas pasan sus vidas preparándose, aguardando que llegue el instante adecuado; y después, pasados los años comienzan a sentir que les falta juventud para emprender…

Aparecen disculpas como: se debe abonar renta, servicios, adquirir comida, y sustituir otras obligaciones, ¡de esta manera no se puede poner en juego el sueldo!

¡Comienza ya!, no le des más vueltas. Como afirma mi tía: «No puedes lavar los platos de la cena en el desayuno», despreocúpate por los retos que no han llegado o bien que quizás jamás lleguen, emprende el día de hoy y vive el día tras día.

dos. Dinero para estudiar vs. Capital de trabajo para comenzar tu negocio

Como emprender sin dinero diez pasos

No nos afirmemos patrañas, si deseas estudiar en una universidad de alta calidad ,ya sea en tu país o bien en el exterior, tendrás que abonar un sinnúmero de dinero: si tus progenitores te asisten, ¡que Dios se apiade de ellos!.

Al contrario, si planeas financiar tus estudios, vas a deber comprometer tu porvenir económico por varios años, en tanto que en promedio, una maestría cuesta entre veinticinco y treinta mil dólares americanos.

Además del capital, vas a deber abonar una enorme suma en intereses y después meditar exactamente en qué empresa montarás. Es un tanto irracionales, mas sencillamente es mi opinión.

Libros recomendados:

Si empleas esos veinticinco o treinta mil dólares estadounidenses como capital de trabajo, aunque vas a tener deudas por abonar, tu dinero se va a ir multiplicando con el tiempo, acrecentando de este modo el capital de trabajo, tus ingresos y tu patrimonio.

Auxiliar, habrás ganado ciertos años de experiencia como emprendedor, mientras que otros aún estudian.

tres. Conocimiento adquirido en la academia vs. La experiencia haciendo negocios reales

Estudiar para aprobar un examen puede ser algo que demande neuronas, tiempo y dedicación. Ciertos no son tan dedicados y solo aplicando la lógica consiguen una buena nota.

¿De qué más se trata la academia, además de aprobar exámenes y sacar las mejores notas?

Estudias demasiado para aprender la teoría, mas sales al planeta real y ves que el contenido se ha desactualizado, el planeta cambia día tras día y nuevamente, no te sientes preparado.

Cuando se empieza, bien sea desde cero o bien con alguna ayuda, mas reconociendo que en el camino se aprende, las cosas están en tu favor, tu psique se abre al conocimiento y advierte cada persona o bien ocasión de negocio que pueda ser de mucha ayuda.

Conforme avanza tu negocio te vas a ir transformando en un especialista en tu campo y vas a ver que el aprendizaje como emprendedor va a un ritmo acelerado, inigualable con el de la academia.

Tu negocio vive en tu cabeza 24/7, al paso que muchos otro se la pasan horas en el campus tratando de solucionar casos desactualizados, piénsalo.

cuatro. Contactos académicos vs. Contactos empresariales

como hacer networking poderoso

Pocas son las relaciones que perviven una vez acabas tus estudios universitarios y ciertas de ellas no son tan productivas, amigos que te quedan para fiestas y/o diversión…¿te suena?

Si consigues sostener contacto con profesores, te pueden asistir, mas están tan comprometidos con la academia que sus intereses pueden diferir de los tuyos.

Cuando empiezas tu negocio estarás en contacto permanente con otros emprendedores o bien empresarios triunfantes, puedes hacer coaliciones y por qué razón no, emprender nuevos negocios donde puedas aportar tu conocimiento.

cinco. Necesito aprender la estrategia del negocio vs. Aprender del fallo

Una capacitad de Administración y Negocios te va a enseñar todas y cada una de las estrategias de negocio existentes, aun, vas a tener malas notas si no puedes acordarte de todas y cada una, mas la realidad es que el conocimiento tiene valor cuando es aplicable.

Aprender del fallo, si bien duela (y cueste dinero), no se olvida. Por este motivo, te aseguro que no vas a repetirlo.

Para ser sinceros, el emprendedor es un ser hambriento de conocimiento, y no por estimar amontonar diplomas, sino más bien por el anhelo de aplicar a su realidad todo lo aprendido.

Si echas una ojeada a las biografías de los emprendedores más triunfantes a nivel del mundo, hallarás un factor común: Comenzaron de cero y ninguno tenía una maestrías en Emprendimiento.

Seguir leyendo: veinticinco Emprendedores triunfantes que hicieron historia con sus triunfos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here