La necesidad de tomar resoluciones veloz y de mudar continuamente es una realidad en la sociedad de hoy en día. Los que se mueven ya antes de un acontecimiento aciago, subsisten bien, y por norma general la regla es que lo antes posible actúes frente al mismo, más posibilidades de supervivencia tienes. Aquellos que actúan veloz tienen más posibilidades de subsistir. En el plano empresarial aquel directivo que no es reluctante al cambio y toma resoluciones veloz, es el que tiene más opciones de lograr el éxito.

Profesionales resilientes

Como se resalta desde Setesca Talent, compañía experta en la identificación y captación de talento profesional, esta situación se aplica igual al planeta empresarial y al del talento. Los profesionales y organizaciones más resilientes son aquellos que en frente de una situación, no solo advierten de manera inmediata el peligro, sino se mueven de forma inmediata para advertir si es preciso alguna acción que les posicione mejor y si lo es, amoldar la estrategia y su forma de proceder.

Los “stoppers”

En frente de esos directivos resolutivos “nos hallamos con los que aguardan “a ver qué pasa” y que, cuando se dan cuenta del inconveniente, ya lo tienen encima y en general es tarde destaca Jordi Damià, CEO de Setesca Talent. Esto no es nada nuevo, tanto John Kotter, como Jared Diamond, reconocen el sentido de la emergencia o la necesidad del cambio como la primera etapa en la administración del cambio organizacional.

No obstante, en muchas organizaciones se prosigue teniendo a personas que o semejan paralizadas en frente de la necesidad de mudar, actúan tal y como si la necesidad no fuera con ellos o procuran mil disculpas señalando que “eso no va a pasar”. “Como es evidente este género de perfiles con baja capacidad adaptativa y poca proactividad en frente de una necesidad, no son los más oportunos para una situación de inseguridad como la presente. En este sentido es más positivo confundirse por hacer que por no hacer” examina Damià.

Advertencia, desplázate para proseguir leyendo

Los “stoppers”, son sencillamente reconocibles pues son los directivos poco resolutivos, a los que se les plantea una necesidad para una solución y la dilatan. Son los que dejan “pudrir” los inconvenientes o los que no avanzar en innovación por temor a mudar. No obstante, no se identifican como “stoppers” sino más bien como garantes de la estabilidad. Son, en suma, como las personas que critican al que practica el acoso laboral en las películas, siendo mismos los que lo practican generalmente.

Profesionales proactivos e renovadores

Europa se encara a una crisis económica postbélica que va a ser dura y dolorosa. Las compañías deben actuar de forma inmediata para amoldarse y para eso se precisan directivos adaptativos, veloces, que adelanten y que sean conscientes que las compañías que mejor subsisten son la que cuentan con el talento más adaptativo a cada instante de mercado.

Así, puesto que, tal como se resalta desde Setesca Talent, todos aquellos directivos que no dispongan de capacidad de adaptación y sobre todo de proactividad para asistir a su organización a amoldarse, no lo tendrán simple. Absolutamente nadie acepta que no le guste mudar, mas los estudios sociológicos señalan que únicamente un porcentaje de la población (aprox. un veinte por ciento ) son personas que naturalmente son proactivas con respecto a procesos de cambio e innovación. Por esta razón, en el ambiente actual, la compañía debe lograr perfiles directivos que sean proactivos, que apuesten por la innovación y el trabajo en grupo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí