La pleuritis, asimismo famosa como pleuresía, es una condición en la que la pleura, que es la membrana que cubre los pulmones y el interior del tórax, se inflama, ocasionando síntomas como dolor en la zona de las costillas, tos y complejidad para respirar.

Por norma general, la pleuresía ocurre debido a una acumulación de líquido entre las dos capas de la pleura, asimismo famosa como derrame pleural, y por esta razón, es más usual en personas con inconvenientes respiratorios, como gripe, neumonía o infecciones pulmonares por hongos. Además de esto, otra causa que puede producir este inconveniente es un golpe fuerte en el pecho. Vea más sobre el derrame pleural.

Siempre y cuando exista sospecha de pleuritis, es impòrtante preguntar a un neumólogo o médico general, para confirmar el diagnóstico e empezar el tratamiento, que aparte de incluir el tratamiento para la causa, asimismo puede incluir antinflamatorios, para reducir la molestia.

Primordiales síntomas

La pleuritis por norma general provoca síntomas relacionados con la respiración, como:

  • Dolor intenso y incesante en la zona del pecho o costillas;

  • Dolor que empeora al respirar hondo, toser o estornudar;

  • Sensación de falta de aire;

  • Tos constante;

  • Fiebre persistente.

Además de esto, es bastante común que el dolor se irradie a los hombros o la espalda, en dependencia del lugar inflamado de la pleura y la extensión de la lesión.

Toda vez que broten ciertos de estos síntomas, es esencial preguntar a un neumólogo o médico general, singularmente cuando ya hay un inconveniente respiratorio anterior, ya que puede ser un signo de agravamiento.

¿ La pleuritis es grave?

La pleuritis por norma general no es grave, no obstante, puede ser una señal de que el tratamiento para un inconveniente respiratorio no es efectivo. Por esto, siempre y cuando exista sospechas, es esencial preguntar al médico para la revisión del tratamiento.

De qué manera confirmar el diagnóstico

Para confirmar el diagnóstico de la pleuresía, en general es preciso preguntar a un neumólogo y efectuar exámenes como análisis de sangre, radiografía de tórax, tomografía computarizada o ecografía. Además de esto, ciertos médicos, asimismo pueden ordenar un electrocardiograma, para revisar un posible inconveniente cardiaco que pueda estar ocasionando el dolor en la zona del pecho.

De qué forma se efectúa el tratamiento

En general el tratamiento se comienza con el uso de antinflamatorios, como ibuprofeno, para reducir el dolor y calmar las molestias. No obstante, es preciso identificar la causa de la pleuritis para efectuar su tratamiento y eludir que la membrana del pulmón continue inflamada.

Además de esto, asimismo se recomienda sostener reposo, eludir sacrificios que puedan acrecentar la frecuencia respiratoria, como correr o subir escaleras, por poner un ejemplo.

El uso de fisioterapia respiratoria asimismo puede ser indicado y en estas sesiones, son empleadas ejercicios pulmonares, que dejan recobrar toda la capacidad respiratoria, conforme la pleura se desinflama. Conozca más sobre esta clase de fisioterapia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí