Es usual que en los primeros años de vida el bebé tenga infecciones respiratorias o en los ojos que pueden causar la producción de legañas, que son secreciones amarillentas que pueden ser líquidas o secas, como pequeñas piedritas en el borde interno del ojo, pudiendo apuntar una obstrucción del canal lagrimal o una infección, por servirnos de un ejemplo.

En la mayor parte de los casos, la legañas se pueden acompañar de otros síntomas como comezón, enrojecimiento y lagrimeo, que hacen que el bebé se lleve de manera continua las manos a los ojos y se los rasque, pudiendo ocasionar irritabilidad y

El tratamiento de las pitañas depende de la causa que las esté produciendo, siendo indicado en ciertos casos la limpieza con suero fisiológico, la aplicación de colirios o aun el uso de antibióticos para tratar la infección respiratoria, por servirnos de un ejemplo.

Causas de legañas en el bebé

Las pitañas en el bebé puede ser ocasionadas primordialmente, por:

1. Gripe o constipado

La gripe o constipado en el bebé es ocasionado por una infección viral que genera síntomas como obstrucción nasal, tos y fiebre, además de esto una secreción amarillenta en el borde de los ojos que puede ser líquida. Por lo que los progenitores o cuidadores han de estar atentos a la intensidad de los síntomas a fin de que el bebé sea evaluado por un médico general o pediatra.

Qué hacer: el tratamiento consiste en sostener los ojos del bebé correctamente limpios y robustecer el sistema inmune con el jugo de naranja con limón en caso que ya se nutra o tenga más de seis meses. Conforme la enfermedad va curando los ojos del bebé dejan de tener esta secreción.

dos. Canal lagrimal obstruido

La función del canal lagrimal es lubrificar al ojo y sostenerlo libre de posibles microorganismos que puedan inficionarlo, por lo que cuando el canal se obstruye, deja de haber una adecuada producción de lágrimas, favoreciendo el desarrollo de bacterias que causan una secreción amarillenta. Esto acostumbra a ocurrir en las primeras semanas vida.

Qué hacer: esta obstrucción acostumbra a resolverse por sí mismo en el primer año de edad. En un caso así, el tratamiento consiste en adecentar los ojos con suero fisiológico y hacer un pequeño masaje presionando el rincón en la parte interna de los ojos con el dedo; mas en los casos más graves puede ser preciso hacer una pequeña cirugía.

tres. Conjuntivitis

La conjuntivitis en bebés se identifica por una inflamación de la membrana que cubre los ojos y los párpados, ocasionando enrojecimiento de los ojos, comezón, lagrimeo y producción de legañas de color amarillenta.

Qué hacer: el tratamiento de la conjuntivitis en bebés ha de ser orientado por un pediatra y puede efectuarse con el uso de colirios o pomadas antibióticas, antialérgicos o limpieza de los ojos con gasas húmedas con agua filtrada o suero fisiológico, en dependencia del género de conjuntivitis. Conozca más sobre el tratamiento de la conjuntivitis en bebés.

De qué manera adecentar los ojos del bebé

En el día a día, a lo largo del baño se debe pasar un tanto de agua templada en la cara del bebé, sin poner ningún género de jabón a fin de que no ardan los ojos, mas para adecentar los ojos del bebé adecuadamente, sin el peligro de que la situación se agrave se debe:

  • Humedecer una gasa o una compresa esterilizada con suero fisiológico o té de manzanilla recién preparado, mas a temperatura ambiente;
  • Pasar la compresa o gasa en un ojo a la vez, en el sentido de el rincón del ojo cara afuera, para no obstruir el canal lagrimal como muestra la imagen arriba.

Otro cuidado esencial es emplear siempre y en todo momento una gasa para cada ojo, no debiendo con exactamente la misma gasa si limpia los dos ojos del bebé. Se recomienda adecentar los ojos del bebé así hasta el momento en que cumpla 1 año de edad, si bien no esté enfermo.

Aparte de sostener los ojos del bebé siempre y en toda circunstancia limpios asimismo es esencial sostener la nariz siempre y en toda circunstancia limpia y libre de secreciones pues el canal lagrimal puede obstruirse cuando la nariz está obstruida, y eso aún favorece la proliferación de virus o bacterias. Para adecentar la nariz del bebé se recomienda adecentar la parte más externa con un bastón de algodón fino en el suero fisiológico y después utilizar un aspirador nasal para suprimir totalmente cualquier suciedad o secreción.

En qué momento asistir al oculista

Se debe llevar al bebé al oculista si presenta legañas amarillas y gruesas, siendo preciso adecentar los ojos del bebé o del pequeño más de tres veces al día. Si el bebé se lúcida con los ojos con muchas legañas y con complejidad para abrir los ojos pues las pestañitas están pegadas, se debe llevar al bebé al médico de forma inmediata por el hecho de que puede ser conjuntivitis, siendo preciso el uso de fármacos.

Asimismo se debe llevar al bebé al oculista si presenta muchas pitañas, si bien sean claras, siendo preciso adecentar sus ojos más de tres veces al día, por el hecho de que puede señalar que el canal lagrimal está tapado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí