La metformina es un hipoglucemiante oral indicado eminentemente para el tratamiento de la diabetes tipo dos, el que puede ser empleado por si acaso solo o bien asociado a otros antidiabéticos orales.

Este fármaco asimismo puede ser empleado para el tratamiento de la diabetes tipo 1, síndrome de ovarios poliquísticos y en ciertos de obesidad, siendo siempre y en toda circunstancia indicado por el médico, para orientar la dosis y tiempo de empleo precisos.

La metformina puede ser comprada en farmacias, su costo depende de la dosis, contenido del envase y marca del fármaco, siendo preciso la presentación de la receta médica.

La metformina es un fármaco ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, siendo indicado el tratamiento de:

  • Diabetes tipo 2;
  • Resistencia a la insulina;
  • Síndrome de ovarios poliquísticos.

El médico puede señalar este fármaco solo o bien en conjunto a otros fármacos para tratar la diabetes.

La metformina ayuda a reducir la resistencia a la insulina debido a que es una molécula capaz de sensibilizar a la insulina, responsable de llevar la glucosa a los tejidos del cuerpo. Además, se ha observado que la metformina ayuda en la protección vascular, reduciendo las lesiones ateroscleróticas, esto es, la acumulación de grasa en las arterias, y en el mejoramiento de los valores de las grasas.

¿La metformina ayuda a bajar de peso?

En estudios clínicos, la metformina se ha asociado a una estabilización del peso anatómico o bien a una ligera pérdida de peso. No obstante, este fármaco no ha de ser utilizado con esta finalidad, salvo que sea indicado por el médico, en tanto que puede ocasionar efectos secundarios.

Los comprimidos han de ser ingeridos a lo largo de o bien tras el alimento, empezando el tratamiento con pequeñas dosis que se pueden acrecentar gradualmente, lo que deja reducir la aparición de efectos secundarios gastrointestinales. Los comprimidos han de ser tomados en el desayuno en el caso de toma única diaria y en el desayuno y en la cena en el caso de 2 tomas al día y en el caso de 3 veces al día, una en el desayuno, almuerzo y cena.

La metformina está libre en comprimidos de quinientos mg, ochocientos cincuenta mg y mil mg. La posología depende del inconveniente a tratar:

1. Diabetes tipo dos

Para adultos con diabetes tipo dos, que no son dependientes de insulina, la metformina puede ser utilizada sola o bien en combinación con otros fármacos antidiabéticos, como las sulfonilureas. La dosis inicial es de quinientos mg, 2 a 3 veces al día o bien un comprimido de ochocientos cincuenta mg al día al paso que la dosis de insulina ha de ser ajustada en base a los valores de la glucemia.

dos. Diabetes tipo 1

Para adultos con diabetes tipo 1 que son dependientes de insulina, la metformina y también insulina pueden ser usados en combinación para conseguir un mejor control de la glucemia. La metformina ha de ser administrada en la dosis inicial frecuente de quinientos-ochocientos cincuenta mg o bien ochocientos cincuenta mg, dos a tres veces al día, al tiempo que la dosis de insulina ha de ser ajustada en base a los valores de la glucemia.

tres. Síndrome de los Ovarios Poliquísticos

La posología generalmente es de mil a mil quinientos mg al día divididos en dos o bien tres tomas. El tratamiento ha de ser empezado con una dosis baja y se puede ir incrementando gradualmente la dosis cada semana, hasta lograr la dosis deseada. En ciertos casos, puede ser preciso el empleo de 1 comprimido de ochocientos cincuenta mg, dos a tres veces al día. Para la presentación de 1 g, se aconseja el empleo de 1 a dos comprimidos al día.

Las personas con diabetes no generan insulina suficiente o bien no son capaces de emplear apropiadamente la insulina producida, haciendo que circulen niveles elevados de glucosa en sangre.

La metformina actúa reduciendo estos niveles anormales de glucosa en la sangre, para llevarlos a niveles más próximos del normal.

Los efectos secundarios más frecuentes que pueden suceder a lo largo del tratamiento con metformina son inconvenientes digestibles como náuseas, vómito, diarrea, dolor de abdomen, pérdida de hambre y perturbaciones en el sentido del gusto.

El clorhidrato de metformina no ha de ser utilizado por personas con hipersensibilidad a la metformina o bien a otros componentes de la fórmula, con inconvenientes de funcionamiento del hígado o bien de los riñones, diabetes no controlada, con hiperglucemia o bien cetoacidosis grave.

También, no ha de ser utilizada en personas con deshidratación, infecciones graves, estén sometidos a tratamientos por inconvenientes cardiacos, que hayan sufrido últimamente un ataque cardiaco, inconvenientes circulatorios graves o bien contrariedades respiratorias, consuman bebidas alcohólicas en demasía, hayan sido sometidas a cirugías electivas de mayores portes o bien a exámenes usando medios de contraste que contengan yodo.

Este fármaco no ha de ser usado por mujeres embarazadas, a lo largo de la lactancia o bien pequeños menores de diez años, sin orientación médica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí