El póquer es un juego que existe desde hace cientos y cientos de años. No obstante, absolutamente nadie sabe precisamente en qué momento se produjo. Hoy en día, sigue evolucionando mediante múltiples combinaciones, mezclas y nuevas reglas. ¿Cuáles son los diferentes géneros de póquer?

Un tanto de historia

La hipótesis más congruente sobre el origen del póquer es que este juego es, de verdad, una mezcla de múltiples juegos. Ciertos piensan que el antecedente más viejo data del año novecientos sesenta y nueve dC., en China. Allá, Mu-tsung, el emperador, acostumbraba a jugar al “dominó de cartas” al lado de su esposa en la víspera de año nuevo. Este juego tenía reglas muy afines a las del póquer moderno. Otros estiman que el auténtico nacimiento del póquer fue en Normandía o aun en tierras germánicas. Ahora bien, en España, el juego ‘“primero” se volvió exageradamente popular. En esta versión, se repartían 3 cartas, ¡y empezaban las apuestas!

De allá, pasó a Francia, con el nombre poqué. En Alemania se llamó pochen. Este juego es considerado el “padre” del póquer moderno.

En mil ochocientos treinta, los colonos franceses llevaron el poqué a Nueva Orleans. De forma rápida, el juego se extendió cara el norte del río Mississippi. En mil ochocientos setenta y cinco, se introdujo la carta del joker, esencial en el juego moderno.

A lo largo del siglo veinte hasta nuestros días, la repercusión del cine en la cultura popular asistió a expandir la cultura del póquer de forma mundial. Mas, desde el póquer caribeño hasta el póquer texas hold’em, ¿cuáles son las versiones más interesantes?

Poker caribeño

El póquer caribeño, asimismo es conocido como caribbean stud. En esta versión, los jugadores compiten contra la casa y no contra otros jugadores. Esta característica lo semeja al blackjack o vídeo póquer. Se juega a menudo en las casas de apuestas on line.

La mayor parte de las reglas del póquer tradicional se preservan, tanto el valor de las cartas como el propósito de lograr un puntaje alto. No obstante, existen algunas diferencias. De entrada, no es preciso inferir las cartas del resto jugadores, ya que acá se juega contra la casa.

Se reparten cinco cartas al principio, tanto al jugador como al crupier. Una de las cartas de la banca ha de estar destapada, para ofrecer información al jugador. Desde ese instante, para percibir cartas, el jugador debe hacer una apuesta inicial. Después de ver las cartas, si el jugador tiene pretensiones de continuar jugando, debe poner otra apuesta.  Las rondas son ligerísimas, y no dependen entre sí. Por eso, no existen los conceptos de stack, farol o cálculo de odds. Los jugadores tampoco deben meditar en ningún género de estrategia para continuar jugando.

Cada jugada tiene un valor. Entonces, la suma de cada una de las jugadas se traduce en el premio final, siempre que la jugada haya sido mejor que la del crupier. Ahora bien, una diferencia interesante es que la jugada mínima lleva por nombre AK, ya que está compuesta por un As y un Rey (o King, en inglés). Si el crupier no consigue ni tan siquiera AK o pareja, la ronda se anula y el jugador recibe un premio.

Texas Hold’em

La variación Texas Hold’em es la más popular. La mayor parte de los casinos ofrecen esta clase de juego. Muchos le llaman al juego “cartas comunes” o “comunitarias”. Esto es debido a que el jugador debe armar la mejor combinación posible, desde las 5 cartas comunes que están encima de la mesa, más dos cartas que se reparten a cada uno de ellos. Estas últimas dos continúan ocultas para el resto de los contendientes.

Desde el ocultamiento de las cartas ha surgido la habitual expresión “cara de póker”. Esto es así ya que para ganar es preciso esconder qué género de cartas se tienen. Se debe sostener la calma y apostar con precaución a fin de que el resto de los contendientes no descubra que, ciertamente, las dos cartas individuales son buenísimas.

Como la mayor parte de las versiones del póquer, es posible armar escalera real, escalera de colores, trío, doble pareja, pareja, y una carta alta. Quien tenga las mejores cartas es el ganador del bote.

Omaha hold’em

El Omaha hold’em es una versión del juego muy popular y asimismo muy afín al texas hold’em. Aunque los conceptos esenciales se sostienen, hay una alteración en lo que se refiere al reparto de las cartas.  Los jugadores, en esta versión, reciben 4 cartas cubiertas. Después de las primeras apuestas a lo largo del pre-flop, se ponen 5 cartas encima de la mesa, en 3 instantes diferentes. A lo largo del flop, se ponen 3 cartas comunitarias. A lo largo del turn, una carta. Y, por último, a lo largo del river, se descubre la última carta.

Para resumir, los diferentes géneros de póquer se ofrecen en la mayor parte de los casinos. Existen algunos que son afines entre sí. Otros cuentan con muchas diferencias. Lo esencial es entender los elementos básicos del póquer, para poder amoldarse a diferentes formas de juego.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí