Las emociones y el sexo están más relacionados de lo que crees. En muchas ocasiones los estados cariñosos negativos acaban por afectar el desempeño y la satisfacción sexual, afectando la relación con tu pareja.

¿De qué forma las emociones afectan en el sexo?

Conforme el equipo de la unidad experta en sexología de Centro Médico de Sicología, donde hallamos seguramente a los mejores sicólogos en Barna, las emociones siempre y en toda circunstancia formarán una parte de tu vida, por lo que son ineludibles de sentir. Tampoco hay emociones buenas o malas, todas y cada una son precisas y transmiten información esencial.

Una de las áreas de tu vida donde influyen las emociones es en la sexual, estas provocan consecuencias negativas cuando no se administran de la forma adecuada, perjudicando el desempeño, el deSeo y la satisfacción sexual.

Las emociones que más afectan la libido sexual es la tristeza, la depresión, el agobio, la ansiedad y la frustración. Todas y cada una son una carga sensible que es difícil de administrar, sino más bien se presta la debida relevancia.

Cuando estas cargas sensibles están presentes en tu vida, padeces de trastorno en el deSeo sexual, por lo que no vas a tener ánimo de tener sexo. Padecerás de inconvenientes de erección y de eyaculación precoz, afectando la satisfacción sexual de los dos.

Como mujeres, los síntomas que presentarás por estas emociones es anorgasmia femenina, no alcanzarás el clímax pese a la extensa estimulación de tu pareja. La eyaculación es diferida y vas a sentir dolor pélvico a lo largo de la penetración.

Las cargas sensibles mal gestionadas afectarán tu vida sexual, tanto en lo sicológico como en lo físico, por lo que es un inconveniente que debes atender inmediatamente si deseas progresar el campo sexual en la relación.

Además de esto, una mala administración de estas emociones provocará que no puedas entender las emociones de tu pareja, esto trae implicaciones negativas al sostener relaciones íntimas, ya que el sexo es un acto de comunicación física y sensible.

¿Qué hacer en estos casos?

Irene Cabrera, sexóloga en Barna de Centro Médico de Psicólogía y directiva de la unidad experta en sexología explica que cuando las emociones afectan en el sexo, la primera cosa que debes hacer es aprender a administrarlas, de este modo, vas a poder eludir las perturbaciones en tu vida sexual.

Lo fundamental es prosperar la confianza con tu pareja, con una buena comunicación en el sexo y sobre los inconvenientes de la vida diaria, sintiendo su apoyo y entendimiento, evitarás que las cargas sensibles afecten el hambre sexual.

Asimismo debes aprender a manejar el agobio y la ansiedad, efectuando ejercicios de respiración, calmando la carga laboral o acudiendo a un especialista que te dé las herramientas precisas para lidiar con estos inconvenientes.

Tampoco debes sentirte culpable por lo que sientes o por no tener ánimo sexual en todo instante. En muchas ocasiones una percepción negativa de ti acaba por afectar el desempeño sexual, lo que daña más la situación.

El autoconocimiento es esencial, saber identificar las emociones que sientes, sean temores, inseguridades o vergüenzas, te va a ayudar a administrarlas de la manera adecuada a fin de que no aparezcan a lo largo del acto sexual y en tu vida por norma general.

Debes alentar la inteligencia sensible, ya sea asistiendo a terapia o leyendo libros, así, vas a poder desarrollar una vida más saludable y encararás mejor las cargas sensibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí