El Informe Europeo de Pagos de Intrum muestra que, si bien la transformación digital ha sido la primordial medida implantada por pequeñas y medianas empresas para resguardarse de la crisis provocada por la COVID-diecinueve, este país aún se halla a la cola de Europa en este sentido.

Conforme los datos extraídos por la compañía, de cara a los próximos meses, este género de entidades priorizarán la reducción de costos (veintisiete por ciento ) y la prevención frente a los impagos (veintiuno por ciento ). 6 de cada diez compañías encuestadas, tanto grandes como pequeñas, reconocen que la crisis les ha ayudado a tomar conciencia del impacto que los pagos retrasados tienen en las organizaciones de menor tamaño.

La crisis sanitaria ha tenido un fuerte impacto en las pequeñas y medianas empresas españolas, obligándolas a buscar nuevas ocasiones para medrar, sostener sus cifras de negocio o bien, habitualmente, subsistir. La transformación digital ha sido, en este sentido, la contestación más habitual en el momento de enfrentar las consecuencias. Conforme la edición nueva del Informe Europeo de Pagos de Intrum, la primordial maniobra emprendida por las Pymes de este país ha sido apresurar la digitalización del negocio, con un treinta y cuatro por ciento . Muy sobre el veintidos por ciento de las grandes empresas que han indicado haber reforzado este aspecto.

No obstante, si bien esta iniciativa encabeza el ranking de medidas llevadas a cabo por las pequeñas y medianas empresas españolas para combatir la crisis, España continúa a la cola de Europa en este sentido. Y es que, el estudio europeo efectuado por la compañía de servicios de administración de crédito y activos muestra que, en el momento de examinar por país el porcentaje de Pymes que han optado por dar un empujón a su presencia digital, este país ocupa el anteúltimo puesto, solo sobre Dinamarca y Letonia (las dos con un treinta y tres por ciento ), y muy bajo grandes potencias como Alemania (cuarenta y dos por ciento ), Francia (treinta y ocho por ciento ) o bien R. Unido (treinta y siete por ciento ).

Advertencia, desplázate para proseguir leyendo

Tal como reflejan los datos, las pequeñas y medianas empresas españolas asimismo aseveran haber debido recurrir a otras medidas de carácter más precautorio, enfocadas a eludir grandes alteraciones en su liquidez, como pedir ampliaciones de sus préstamos (veintisiete por ciento ), solicitar a sus distribuidores un aumento en los plazos de pago (veintisiete por ciento ), anular o bien postergar inversiones estratégicas (dieciseis por ciento ) o bien efectuar despidos (quince por ciento ).

¿Qué medidas tienen previsto emprender las pequeñas y medianas empresas de cara a los próximos meses?

Conforme la última «Encuesta a las Empresas Españolas sobre la Evolución de su Actividad» del Banco de España, la actividad y el uso del ámbito empresarial se marchan recobrando simultáneamente y, poquito a poco, la facturación va mejorando. No obstante, si bien la situación general es algo más positiva que en meses precedentes, el tamaño de la compañía prosigue siendo un factor clave, puesto que las entidades de menor dimensión son las que declaran en mayor medida una evolución de manera comparativa menos conveniente de su facturación y del empleo.

Esta podría ser la razón de que las pequeñas organizaciones sigan en alarma y establezcan como medidas precautorias primordiales ante una posible recesión económica la reducción de costos (veintisiete por ciento ), la precaución en el momento de aceptar deudas (veintiuno por ciento ) o bien, lo más esencial, la prevención frente a los impagos (veintiuno por ciento ).

Las consecuencias de este último aspecto han sido, exactamente, uno de los grandes descubrimientos a causa de la pandemia. En verdad, seis de cada diez compañías encuestadas, tanto grandes como pequeñas, reconocen que la crisis le asistió a tomar conciencia del impacto que los pagos retrasados tienen en las pequeñas empresas. Y no es para menos, como aseveran las pequeñas y medianas empresas consultadas, los impagos de sus clientes del servicio afectan a la compañía a todos y cada uno de los niveles. Sobre todo, en lo relativo a la posibilidad de contratar nuevos empleados (cuarenta y dos por ciento ), cumplir con determinados intereses y objetivos de negocio claves para la entidad (cuarenta por ciento ) o bien, sencillamente, medrar como compañía (treinta y cinco por ciento ).

A este posible incremento de los impagos, provocado por el fin de las moratorias o bien de las ayudas estatales a muchas pequeñas y medianas empresas españolas, se une, como señala el Banco de España, el repunte de costos. Es más, conforme el análisis efectuado por esta entidad de referencia en mayo de dos mil veintiuno, el ámbito empresarial percibe un progresivo encarecimiento de los costos pagados a distribuidores, que se acentúa en todos y cada trimestre en una magnitud algo superior a lo adelantado 3 meses ya antes.

Esto destaca la necesidad de que tanto pequeñas como grandes corporaciones tomen cautelas para resguardarse contra los impagos, poniendo en marcha prácticas precautorias como la solicitud de los pagos de antemano, las verificaciones de crédito, el seguro crediticio o bien la petición de una garantía bancaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí