En los primeros tiempos de los juegos, sobre todo con el despliegue masivo de las consolas en los años ochenta y noventa, es justo decir que la industria tenía mala reputación.

No es que se considerara que jugar fuera algo malo, sino preocupaba su impacto en la salud sicológica y el desarrollo del cerebro, sobre todo en los pequeños. De la misma manera que el exceso de TV, se suponía que jugar a juegos sin parar podía frenar el desarrollo del cerebro y afectar a las habilidades sociales.

No hay duda de que hacer demasiado de cualquier cosa puede ser perjudicial. Mas indudablemente podemos decir que se ha producido una rehabilitación de la industria de los juegos para videoconsolas hoy en día. No solo se admite que el juego no es perjudicial en sí, sino cada vez existen más estudios que prueban que el juego puede ser ventajoso de cara al desarrollo del cerebro y las habilidades sociales.

Los juegos de estrategia complejos pueden ser en especial ventajosos

Es preciso aclarar que el término «juego» es amplísimo y engloba muchos géneros de juegos y plataformas diferentes. Por servirnos de un ejemplo, hay gran diferencia entre los juegos fáciles en el móvil y los juegos para Mac, PC o consola, en especial los de estrategia. Los juegos de estrategia más populares, como Raid Shadow Legends o Vikings War of Clans de Plarium, por poner un ejemplo, son considerablemente más complejos que, por servirnos de un ejemplo, Candy Crush o Angry birds.

No obstante, se han efectuado estudios sobre una extensa gama de géneros de juegos y títulos concretos, y muchos de ellos alaban las ventajas del juego. Uno de los estudios más señalados sobre los juegos de estrategia se efectuó en el mes de abril de dos mil veinte.

Investigado por múltiples universidades de todo el planeta y publicado por Frontiers Institutional, se descubrió que «los juegos de estrategia de acción en tiempo real son una labor exigente desde el punto de vista cognitivo que requiere atención, habilidades sensoriomotoras, colaboración en equipo y capacidad de preparación de estrategias». El informe era largo y detallado, y puede leer la copia original en inglés acá. Mas su primordial conclusión era que los juegos de estrategia eran extensamente positivos para múltiples aspectos del desarrollo cognitivo y social.

Otros estudios muestran las ventajas para la salud mental

Como ya hemos citado, últimamente se han efectuado otros muchos estudios. Uno de la Universidad de Oxford en dos mil veinte se centró en la salud mental. En él se examinaron los efectos de dos juegos, los dos muy populares entre los niños: Animal Crossing: New Horizons y Plants vs Zombies. Se descubrió que los jugadores de los dos juegos habían mejorado su salud mental.

Además de esto, asimismo desmontó los mitos de que los juegos ocasionan adicción y agresividad. Estos últimos conceptos se citaban con frecuencia como inconvenientes ocasionados por el juego en los años noventa (frecuentemente por los políticos), mas los estudios modernos tienden a enseñar que esos miedos no tenían ningún fundamento.

Hay decenas y decenas de otros estudios que aseveran lo mismo: el juego puede ser bueno para el cerebro y la salud mental. Es un tema complejo, como es natural, y existe el riesgo de hacer demasiadas generalizaciones. No obstante, podemos aseverar que la reputación de la industria ha mejorado de manera notable. Anteriormente, los no especialistas estaban prestos a usar el juego como chivo expiatorio de otros inconvenientes sociales.

Esa narrativa desaparece velozmente. Como en todas y cada una de las industrias, el campo del juego tampoco es perfecto. Mas ahora se admite más que puede ser una actividad que valga la pena, quizás tan ventajosa como el ejercicio en ciertos aspectos. Resulta obvio que hay que mirar a la industria con otros ojos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí