La pandemia encaminó el renacer de la capacitación telemática de una forma jamás ya antes visto. Con esto, aparecieron encima de la mesa no solamente las posibilidades que acepta la educación en línea, sino más bien asimismo las nuevas necesidades que plantea. Desde la inversión en herramientas de aprendizaje telemático hasta una adaptación a la que, aparte del pupilo, el enseñante va a deber amoldarse para evolucionar.

Un futuro virtual

Con la pandemia, la capacitación telemática, si bien preexistente, ocupó una buena parte del tiempo en cuarentena de muchos estudiantes. A causa de su renacimiento, el apogeo de la educación en línea depara un interesante futuro en el ámbito educativo. Si bien aún es pronto para mantener que esta modalidad va a ser la que impere en el futuro, la realidad es que sus beneficios conllevan asimismo responsabilidades. En especial, del lado de la docencia, ya que tanto centros como profesores van a deber amoldarse al delirio de la digitalización y apostar por herramientas telemáticas para acorazar el aprendizaje.

Adelantándose a las necesidades, muchos centros han empezado ya una carrera en la que adquirir contenidos scorm, elemento imprescindible para articular el e-learning, por medio de ciertas webs especializadas como innovación y cualificación. Mas, aparte de dichas herramientas, la modalidad on-line asimismo dejará al pupilo una mayor organización en su decurso formativo. Eso sí, entendiendo que las nuevas necesidades del escenario telemático son diferentes al formato usual. Razón por la que ya antes cabe comprender los nichos y posibilidades de esta metamorfosis.

La experiencia de la capacitación on-line en pandemia

Generalmente, la valoración de la capacitación telemática por la parte de los estudiantes fue positiva a lo largo de la pandemia. En verdad, el cincuenta y dos por ciento de los jóvenes valoró la experiencia como buena o buenísima, conforme el Barómetro Jóvenes y Tecnología dos mil veintiuno: trabajo, estudios y prácticas en la inseguridad pandémica publicado por la Fundación FAD Juventud. No obstante, existen aún ciertos inconvenientes que cabe abordar. Por un lado, las faltas tanto de acceso como de conocimiento tecnológico que afectan a centros y pupilos. Mas, asimismo, la imperiosa necesidad de trabajar la adaptación al estudio telemático.

En ese sentido, conforme recogía el documento de Experiencias y percepciones juveniles sobre la adaptación digital de la escuela en pandemia, la mayor parte de los estudiantes coincidían en que resulta necesario progresar la organización y planificación de los cursos. Encontrando estrategias útiles que no consistan en un mero traslado de la clase presencial al campo virtual, en interés de lograr una mayor coordinación entre profesorado y asignaturas. Necesidades que deben trabajarse fuertemente, puesto que, pese al retorno a la normalidad, el modelo híbrido de la educación entre la presencialidad y la digitalización semeja ya erigirse en el horizonte formativo.

Solo hay que dar con las herramientas convenientes

herramientas formacion en línea

A pesar de estos primeros desajustes, fruto de una furiosa digitalización educativa forzada por el contexto sanitario, lo cierto es que la capacitación en línea puede influir de forma muy ventajosa en el aprendizaje. Una de las razones es la omnipresencia. Aunque ciertos pupilos de menor poder adquisitivo pueden no contar con de un portátil con cámara web, la presencia de los móviles facilita el acceso a la modalidad on line. Además de esto, en el caso de centros que se sirven de los vídeos en streaming en sus cursos, factores como la flexibilidad y la complementación dejan una mejor distribución del estudio amoldado al día a día del pupilo.

Además, cabe nombrar que la capacitación telemática entrega un amplio repertorio de herramientas de aprendizaje. Estas son muy distintas y útil variable conforme el cometido, pueden asistir a fortalecer nuestra capacidad y nivel de concentración. En verdad, el formato SCORM ha tolerado grandes avances en el campo virtual de la educación. Pensado como un conjunto de estándares de unificación para vertebrar herramientas educativas, se ha transformado en un factor imprescindible en la distribución de todo género de contenido e-learning. Y es que las nuevas tecnologías y, concretamente, el modo perfecto en que debemos trabajarlas, son la mejor baza de la capacitación telemática.

Un mar de posibilidades



Si bien pueda parecer paradójico, uno de los puntos fuertes de la educación on line es la posibilidad de no proseguir el camino reglado. En ese sentido, la red nos ofrece una inacabable cantidad de contenido complementario. A través de el que, si procuramos en páginas fiables, podemos ampliar nuestros conocimientos sobre una materia. Tanto es así que aun muchos profesores agregan vídeos de videobloggers en sus clases. De forma especial, aquellos cuya tarea se centra en la divulgación del conocimiento en todo género de materias. Sea el acceso de pago o gratis, una realidad que empodera la capacidad de elección del pupilo y regresa a Internet la razón de su origen.

Así, puede verse qué esencial es este cambio no solo para el pupilo, sino más bien asimismo para el maestro. Ya que los enseñantes deben prepararse para digerir el cambio de formato, conociendo por adelantado las posibilidades del e-learning y el enorme conjunto de variables que dejarán a su curso no solo ser menos hastiados, sino más bien más efectivos en su divulgación del conocimiento. Indudablemente, la era de la digitalización conlleva muchos cambios, ciertos de ellos aún por incorporarse. Mas, con todo, está claro que la metodología on line ha llegado para quedarse. Sin evitar nunca la clase presencial, su uso va a estar poco a poco más extendido alrededor del planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí