Ciertas personas tienden a meditar que el estado de salud depende solamente del bienestar con relación a el cuidado del cuerpo. Sin embargo, pese al esencial rol que ocupa la integridad física en nuestra calidad de vida, no podemos dejar a un lado el marco sicológico. Muchos son los trastornos que pueden condicionar de forma radical nuestro día a día, y la terapia por la parte de los mejores especialistas es un servicio de singular relevancia. En este orden de ideas, la adicción al sexo es uno de los inconvenientes que produce más tabú y, en vez de aceptar dicho enfrentamiento, es esencial dar con las claves para poder superarla de una vez por siempre.

En qué consiste la adicción al sexo

Uno de los recursos más renovadores en materia asistencial, especialmente si charlamos de la salud mental, es la aparición de los sicólogos en línea con experiencia en adicciones. Estos profesionales han basado su actividad laboral en asistir a todas y cada una aquellas personas que padecen algún género de adicción en sus vidas, bien sea a substancias tóxicas como el alcohol y las drogas, o a hábitos insalubres, como la ludopatía o un comportamiento sexual apremiante. Este último punto aún no está en boca de todos y esto condiciona en concepto de pudor la voluntad del paciente para iniciar un tratamiento.

Antes de seguir, es preciso charlar de qué es precisamente la adicción al sexo. Podemos definirla como una reiteración continuada de la actividad sexual, en la que el individuo es inútil de supervisar sus deSeos, orientando sus encuentros sexuales a la liberación de ansiedad sin que se llegue a saciar por completo. Entre los síntomas más evidentes, si bien no sean exclusivos de esta adicción, hallamos ciertos como el consumo de prostitución, cibersexo, pornografía, voyerismo o una masturbación apremiante.

Aunque todo lo precedente es cierto, asimismo es preciso rememorar que el sexo es algo natural e intrínseco del humano, motivo por el que la preocupación de esta adicción no ha de ser una alarma continua sobre una actividad, a priori, positiva. Sin embargo, para saber si te hallas verdaderamente en una situación que requiere tratamiento, propónte si tu conducta sexual está provocando inconvenientes en tu vida, si tienes un nivel de fantasías sexuales exorbitante, si empleas el sexo como medio para mudar estados sensibles desapacibles, si inviertes mucho dinero y tiempo en ello, o si tienes un sentimiento de culpa al finalizar. En estos casos, lo más probable es que precises ayuda profesional.

El rol de las terapias en línea para superar adicciones

Posiblemente el simple hecho de opinar que tienes un inconveniente como el sexo, sea ya un indicador de que verdaderamente debes ponerte a cargo de profesionales. Sin embargo, la vergüenza que se acostumbra a sentir a raíz de la opinión pública, puede complicar verdaderamente las cosas, provocando que bastantes personas dejen de lado el tratamiento pertinente. Sí, esta adicción se puede tratar y depende solo de ti ponerte a ello con un terapeuta de rigor.

Es muy habitual que el paciente no desee asistir a centros presenciales, en verdad, posiblemente prefiera esconder su trastorno al resto de las personas que lo rodean. Ante semejante realidad, es obvio que las terapias on-line se postulan como uno de los aspectos más esenciales en concepto de restauración sicológica. Unas sesiones que se efectúan a través de plataformas virtuales de primer nivel, sosteniendo una activa sociable con el sicólogo, en el que la privacidad es un valor esencial. De esta forma, todo tabú desaparece de la ecuación, encarando el proceso de restauración con las máximas fuerzas posibles.

Así, hallar centros expertos en adicciones que cuenten con terapias on line se presenta como el paso inicial cara una vida plena. Nuestros impulsos no pueden supervisar nuestras resoluciones y, pese a que el sexo es algo positivo, es imperativo que sea la psique, la que está a cargo del cuerpo. Un camino que puede ser largo, mas con la ayuda de los mejores profesionales, la luz al final del túnel va a ser perceptible desde la primera sesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí