¿De dónde procede el término Nomofobia?

El término que define la adicción a un móvil es Nomofobia, que procede de la nomenclatura «NoMobile-Phobia» que viene a representar el temor que sienten ciertas personas por salir de casa sin su móvil.

Se identifica por un nerviosismo creciente, sofocación, sensación de soledad y de estar inhallable cuando no se lleva un móvil. Si bien todavía no es considerada una enfermedad, es una realidad poco a poco más presente en nuestra sociedad, que retrata una relación de dependencia patológica con el objeto tecnológico.

La llegada de las nuevas tecnologías

Con la llegada de las nuevas tecnologías, nos hallamos con los teléfonos móviles, aparatos de gran funcionalidad para el día tras día por su capacidad de comunicación, que penetran desmedidamente en nuestra sociedad hasta tal punto que nos sería realmente difícil imaginarnos una vida sin ellos ahora.

Queda atrás tanto el recurrir a las bibliotecas, libros y enciclopedias para preguntar una duda, como el formato de carta escrita para comunicarnos con nuestros seres queridos, las que suponían una enorme inversión de tiempo, en tanto que desde el momento en que se mandaba hasta el momento en que se recibía pasaba un periodo de tiempo que hoy en día seria incomprensible.

No hay duda de que nuestra relación con el planeta ha alterado y nuestro comportamiento asimismo, en tanto que hemos debido irnos amoldando a todos estos cambios.

Como ya hemos visto cualquier comportamiento reforzante puede provocar una adicción tenga o bien no substancias químicas. El empleo de los Móvil inteligente puede ser realmente gratificante y reforzante mas un empleo inapropiado de ellos podría desembocar en una adicción, si bien todavía hay una incógnita por saber si las nuevas tecnologías producen un trastorno adictivo de igual modo que las adicciones conductuales.

En lo que sí hay un pacto es que los Móvil se crearon con un fin de empleo adaptativo, mas muy frecuentemente derivan en un empleo adictivo, aquel empleo que la persona hace de forma exagerada provocando consecuencias negativas en su vida.

Este empleo adictivo depende mucho de la vulnerabilidad personal, siendo los adolescentes la población de mayor peligro de empleo adictivo a los teléfonos móviles. La adolescencia es la etapa en la que empieza a formarse nuestro autoconcepto, de tal modo que no tenemos muy definidos nuestros valores, nuestras opiniones, ni nuestra personalidad.

Somos frágiles, tenemos la necesidad de establecer un conjunto social de iguales con los que desarrollarnos en armonía. Ya no preguntamos a nuestros progenitores si podemos o bien no podemos hacer una o bien otra cosa, si tenemos dudas sobre algún tema, etcétera Nuestro punto de referencia empieza a ser nuestro conjunto social que puede ejercer cierta presión en nuestras resoluciones. De ahí que es tan esencial que en la adolescencia tengamos la aprobación del resto.

Las tendencias juegan un papel esencial en la adolescencia. Como ya he mentado ya antes, los adolescentes precisan sentirse una parte de un conjunto de iguales para formar su autoconcepto. Muchas veces este sentimiento de integridad depende de las tendencias, esto es, de sí se tiene o bien no el último juego, pantalón, o bien móvil. La adquisición de los Móviles inteligentes es cada vez a una edad más temprana, produciendo mayor vulnerabilidad a las personas a desarrollar una adicción.

Peculiaridades de las personas con Nomofobia (adicción al móvil)

En contraste a las personas que utilizan el móvil de forma conveniente, se puede destacar determinados comportamientos de aquellos que desarrollan Nomofobia:

El tiempo invertido

Las personas adeptas a los Móviles inteligentes pasan casi todo el día pegados a su móvil, llegan aun a desarrollar síntomas de ansiedad, sudoración y palpitaciones cuando no lo tienen. Podríamos decir que desarrollan sintomatología similar a la del síndrome de abstinencia.

Aislamiento

Esta es otra de las primordiales peculiaridades de estas personas. Cuanta más dependencia producen del móvil, más se aíslan, llegando aun a estar en un conjunto de jóvenes todos con el móvil sin hablarse, comunicándose por medio de las redes sociales.

Empleo apremiante

Las personas con adicción pueden mirar el móvil varias veces para no perderse ninguna nueva.

Abandono de otras actividades gratificantes

Llegan a pasar tanto tiempo con el móvil que dejan de efectuar aquellas actividades que les resultaban agradables. Esto puede ser peligroso, pues en el momento en que una persona pierde reforzadores como jugar al baloncesto o bien cocinar, su autoestima va a apreciar esa perdida y seguramente reduzca.

Contrariedades de comunicación y lenguaje

No olvidemos que para una buena escritura y expresión oral y escrita es precisa la lectura. ¿Qué sucede con los móviles inteligentes? Nos habituamos a teclados inteligentes que aun nos llegan a terminar las palabras que deseamos redactar sin darnos la opción de confundirnos. En otras ocasiones leemos mensajes que recibimos con un lenguaje creado para comunicarnos por el móvil, olvidándonos de la adecuada ortografía.

Perturbaciones del estado anímico

La comunicación a través del móvil no supone ningún costo, es inmediata. Si nos paramos a meditar, esta inmediatez lo que hace es crear personas con contrariedades para retardar las contestaciones y con la necesidad de reforzamiento inmediato. Hasta tal punto que producen frustración si el móvil va más lento, o bien la persona con la que desean comunicarse no les responde al mensaje.

Consecuencias del empleo desmesurado del móvil

Llegados aquí, es de singular relevancia que el lector conozca ciertas consecuencias en las que deriva un mal empleo de los teléfonos móviles en los adolescentes y en la población adulta

Conflictos: con la pareja, progenitores, o bien amigos

Los inconvenientes con los progenitores acostumbran a ser los más usuales, por norma general pues se dejan de atender labores de la casa para pasar más tiempo con el móvil o bien por el hecho de que se reduce la interacción entre los miembros de la familia. Entre las parejas los inconvenientes pero rebosantes son de celos y control.

Bajo desempeño escolar

En el caso de los adolescentes hay una minoración de su desempeño escolar pues invierten pero tiempo en el teléfono móvil que en las clases

Pérdida de reforzadores

Como conversaciones con los amigos, actividades gratificantes; lectura, deporte, pintura, etcétera

Saltarse comidas o bien falta de sueño por estar conectado

Todo esto conlleva: fatiga, cansancio, desatención, irritabilidad, etcétera Existen estudios que nos muestran de qué forma el empleo del móvil ya antes de irse a dormir es perjudicial para conciliar el sueño en tanto que la pantalla produce una luz azul de onda corta, de tal forma que el cebero interpreta que todavía es de día y no produce la melatonina suficiente para conciliar el sueño

Aislamiento

Por norma general el aislamiento afecta más a los adolescentes

Aparte de todo lo precedente asimismo pueden llegar a darse trastornos de depresión, ansiedad, agobio, falta de amedrentad y seguridad.

Como conclusión

Me agradaría terminar este artículo concluyendo que las nuevas tecnologías como internet o bien los Móviles inteligentes son herramientas de las que el humano disfrutamos para ampliar nuestros conocimientos y comunicaciones. Todavía habiéndose creado con fines adaptativos, un mal empleo de estos puede llevarnos a arduos problemas en nuestra vida tanto profesional como personal.

Debemos tener consciencia de las señales que nos pueden estar señalando una adicción a nuestro Móviles. Seguramente muchos de nosotros sintamos ese malestar, si bien sea pequeño, cuando no tenemos nuestro móvil encima, o bien cuando se nos ha olvidado en casa. Planteo al lector que a lo largo de un día contabilice el numero de veces que mira la pantalla de su teléfono sin fin.

Los adolescentes son el colectivo pero frágil para desarrollar adicción a las nuevas tecnologías y particularmente la Nomofobia, debido a la etapa evolutiva del desarrollo en la que se hallan, mas asimismo a la accesibilidad a estas.

Recordemos que las nuevas tecnologías nos deberían aportar mejoras en la calidad de vida, deberían hacernos ganar en flexibilidad y en otras muchas cosas. A veces, no obstante, poco a poco más nos invaden instantes de reposo y ocio, quitando libertad al individuo, que vive con la sensación de tener que estar de manera permanente conectado y libre.

Terminamos estando muy conectados y poco comunicados. Efectuamos comunicaciones superficiales “de cara a la galería” con muchos conocidos, mas con escasos amigos. Nos aproximamos a los que están más lejos y nos distanciamos de los que tenemos cerca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here