Ya llevábamos varios quinquenios utilizando soluciones para identificarnos on line de forma segura. No obstante, la multiplicación de las situaciones de trabajo a distancia a lo largo de la pandemia ha popularizado mucho el empleo de herramientas como el certificado digital o bien la firma electrónica. Vamos a examinar ciertos elementos más esenciales de la identidad digital, y sus aplicaciones en la vida personal y empresarial. Asimismo vamos a ver la diferencia entre certificado digital y firma digital, 2 conceptos muy próximos mas diferentes, y que bastante gente confunde.

¿Por qué razón es precisa una identidad digital?

Hasta hace poco, a fin de que cualquier trámite fuera válido, había que presentarse en persona, o bien, como mucho, aportar el documento nacional de identidad original de la persona y una autorización suya. Para dar valía a un contrato, pasaba algo afín, era preciso firmar con tinta sobre papel el pacto de cada una de las partes.

Con la digitalización de la economía, de la información y de las transacciones entre las personas y entre las compañías, continuar utilizando un sistema basado en documentos físicos se transformó en una complicación. En el planeta empresarial, había que enviar contratos por correo cada 2 por 3, lo que no era muy práctico. Hacía falta hallar una forma de lograr una identidad digital tan segura como la física.

¿Exactamente en qué elemento práctico se fundamenta la identidad digital?

El certificado digital es la herramienta esencial que deja conseguir y emplear una identidad digital. Se trata de un pequeño fichero electrónico protegido, que se instala en el navegador de tu PC. Obviamente, para conseguirlo en un inicio, el usuario precisa probar su identidad física. Por el hecho de que, una vez que tengas instalado el certificado, y a lo largo de toda la duración de su vigencia, te servirá para probar tu identidad en todos y cada uno de los trámites en línea que efectúes.

Para una persona física, incluye su número de identificación (NIE o bien documento nacional de identidad) y sus nombres y apellidos. En el caso de una compañía, incluye el CIF y la razón social. A esos datos se le pueden incorporar más informaciones, como, por poner un ejemplo, un número de agremiado, el cargo en la compañía, y otros datos afines).

¿Qué trámites puedes hacer con un certificado digital?

Probar tu identidad en el planeta digital para autentificarte en sedes electrónicas

¿Deseas preguntar los datos de tu informe de vida laboral? ¿Sacarte un certificado de empadronamiento? ¿O bien quizá precises preguntar los datos de tu última declaración de la Renta? Todas y cada una esas consultas, y considerablemente más, las puedes efectuar autenticándote merced al certificado digital en las diferentes administraciones (Seguridad Social, Hacienda, Comunidad Autónoma, Municipio).

La enorme ventaja es que accedes de manera inmediata a la información, y la puedes preguntar en cualquier instante, sin depender de los horarios laborales.

Efectuar trámites administrativos en esas sedes digitales

Preguntar datos está realmente bien, mas el valor añadido auxiliar que tiene contar con de un certificado digital es que puedes efectuar trámites on-line. Merced a la identidad digital que te da ese fichero cifrado, puedes hacer casi todo lo que ya antes requería un trámite presencial. Presentar impuestos, administrar altas y bajas de personal, pedir la tarjeta sanitaria europea, solicitar el bono turístico de tu Comunidad Autónoma, o bien presentar tu expediente de petición de nacionalidad son ciertas gestiones que puedes hacer totalmente on-line.

Firmar digitalmente documentos, con valor oficial

El certificado digital asimismo te deja firmar documentos con exactamente la misma valía legal que si lo hicieses con tinta y papel. La firma digital se aplica en las relaciones con administraciones, mas asimismo en otro género de transacciones y contratos. Puedes, por poner un ejemplo, firmar un contrato laboral, el alquiler de tu casa o bien un documento mercantil.

¿Cuál es la diferencia entre un certificado y la firma digital?

Puesto que charlamos de la firma digital, es esencial aclarar que hay una diferencia con el certificado. No son sinónimos. Para facilitar, el certificado digital incluye la funcionalidad de la firma electrónica cualificada. O bien, dicho de otra forma, el certificado es la expresión de tu identidad digital en conjunto, mientras que la firma digital es el equivalente de tu firma física en el planeta electrónico.

Mi experiencia personal con la identidad digital y los certificados

Cuando escribo esas líneas, llevo más de diez años utilizando el certificado digital, eminentemente para poder hacer gestiones con la Hacienda y presentar declaraciones. Me semeja una herramienta fabulosa, que facilita enormemente la vida. Como afirmé ya antes, puedes hacer los trámites administrativos el día que desees, a la hora que desees, y no precisas perder tiempo solicitar citas, desplazarte y aguardar a que te atiendan.

El único inconveniente que veo al sistema es que ciertas administraciones complican exageradamente los pasos para utilizar la identidad digital, forzando el usuario a instalar software auxiliar, como por poner un ejemplo Autofirma. Jamás comprendí por el hecho de que la Hacienda era capaz de administrar sus trámites leyendo de forma directa el certificado instalado en el navegador, y muchas otras forzaban a dar pasos intermedios y emplear programas auxiliares.

Supongo que, con el tiempo, esos procesos se facilitarán, y los programas auxiliares se van a quedar superfluos. De todas y cada una formas, tampoco representan un incidente tan grande. Cuando tienes instalado Autofirma en el PC, te sirve para cualquier administración que lo pueda precisar.

¿Y ? ¿Tienes identidad digital? ¿La utilizas al nivel particular o bien para tu empresa? Puedes compartir tu experiencia en la sección de comentarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí