La hemorragia digestible alta es cuando hay un sangrado en la parte superior del cilindro digestible, pudiendo implicar esófago, estómago o el comienzo del intestino delgado. Esta clase de hemorragia acostumbra a ser ocasionada por úlceras gastrointestinales o várices gastroesofágicas.

Generalmente, la hemorragia digestible alta es identificada por el surgimiento de vómitos con sangre, lo q se conoce como hematemesis, o heces negras semejantes a la borra de café. No obstante, cuando el sangrado es más intenso, la sangre asimismo puede aparecer de color colorado vivo en las heces y ocasionar síntomas como debilidad intensa, palidez, corazón acelerado e inclusive somnolencia. Vea qué puede ocasionar vómitos con sangre y qué hacer.

Caso de que existan síntomas indicativos de hemorragia digestible alta, es esencial preguntar un gastroenterólogo. Sin embargo, si el sangrado es intenso, se aconseja asistir al centro de urgencias de salud más próximo cuanto antes para comenzar el tratamiento conveniente.

Síntomas de hemorragia digestible alta

Los síntomas más frecuentes de hemorragia digestible alta incluyen:

  • Vómitos con sangre;
  • Heces negras o semejantes a la borra de café;
  • Sangre en las heces, en el caso de sangrado intenso.

En el caso de sospecha de hemorragia digestible alta, es esencial preguntar un gastroenterólogo, y si hay presencia de sangrado intenso, se aconseja buscar atención de urgencia a la mayor brevedad para una evaluación.

Síntomas de hemorragia digestible grave

Ciertos signos y síntomas que pueden apuntar que hay una hemorragia digestible más grave incluyen:

  • Debilidad intensa;
  • Palidez;
  • Corazón acelerado aun en reposo;
  • Somnolencia o confusión mental;
  • Respiración rápida;
  • Minoración de la cantidad de orina.

Caso de que estos síntomas estén presentes, en especial tras perder sangre por la boca o por las heces, es esencial buscar un centro de urgencia cuanto antes para una evaluación detallada.

Posibles causas

Las primordiales causas de hemorragia digestible alta incluyen:

Además de esto, hay otras causas menos comunes como el cáncer gástrico, esofágico o duodenal, las malformaciones de vasos y las fístulas que afectan a los vasos y al cilindro digestible, por poner un ejemplo.

En dependencia de la causa, además del sangrado, otros síntomas como dolor abdominal que mejora o empeora con la nutrición, dolor para tragar y piel u ojos amarillentos pueden estar presentes ya antes del episodio. En estos casos, es esencial informar al médico, puesto que este puede asistir a identificar la causa de la hemorragia digestible alta.

De qué forma se efectúa el diagnóstico

La endoscopia digestible alta es el primordial examen empleado para identificar la causa de la hemorragia digestible alta. Sin embargo, otros exámenes como la angiotomografía, por poner un ejemplo, pueden ser útiles para asistir a encontrar la fuente del sangrado, eminentemente cuando esta no es visualizada en la endoscopia. Conozca mejor qué es y para qué exactamente sirve la endoscopia digestible.

Además, análisis de sangre como niveles de glóbulos colorados, hemoglobina, coagulación y función hepática asimismo acostumbran a ser indicados. Así, el propósito de estos exámenes es, por norma general, valorar la gravedad del sangrado, las condiciones probablemente relacionadas como cirrosis y trastornos de la coagulación, y la necesidad de transfusiones de sangre.

De qué manera es el tratamiento

El tratamiento de la hemorragia digestible alta acostumbra a ser efectuado a través de una endoscopia digestible, siendo llevado a cabo en el centro de salud hasta el momento en que el sangrado esté controlado.

Además de esto, otras intervenciones pueden ser precisas, eminentemente cuando el tratamiento con endoscopia no es suficiente o si la causa es la existencia de várices esofágicas. En estos casos, puede ser indicada la angioembolización, la cirugía o la derivación portosistémica intrahepática transyugular. El tratamiento puede aun implicar transfusiones de sangre, en los casos más graves, y la administración de fármacos por vía intravenosa, como omeprazol, por servirnos de un ejemplo.

Además, cuando la causa de la hemorragia digestible alta es la presencia de várices gastroesofágicas, el médico asimismo puede apuntar el uso de determinados fármacos como octreotida, que ayuda a reducir el sangrado, y propranolol, que actúa previniendo que ocurran nuevos capítulos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí