La cultura de España se extiende en todos y cada uno de los campos, desde la historia, la literatura y las artes, hasta la música y el cine. En la música, España cuenta con una enorme tradición, tanto en la danza como en el canto, contando con una seña que es admirada y respetada en el mundo entero.

A inicios del siglo veinte aparece en España un género musical cantado que acompañó al cine musical a lo largo de una gran parte del siglo, por lo menos hasta los años setenta. Se trata de la copla, asimismo llamada copla andaluza o canción de España.

Veamos ahora ciertos datos sobre ciertas coplas más conocidas de la historia del género.

Coplas de los años treinta a los años cincuenta

Entre las grandes vocalistas de copla de estos años, resaltan Estrellita Castro, Lola Flores y Conchita Piquer.

Manuel Quiroga, Salvador Valverde y Rafael León compusieron una de las coplas más conocidas de la historia del género: María de la O, cuya composición data de mil novecientos treinta y tres y cuya versión más conocida se grabó en mil novecientos cincuenta y siete, interpretada por la vocalista sevillana Estrellita Castro.

Los ojos verdes es una copla publicada en mil novecientos treinta y siete y compuesta por el enorme trío de músicos andaluces, Quiroga, León y Valverde. La letra está inspirada en el Romance sonámbulo de Federico García Lorca a lo largo de una visita de este versista, Rafael León y el vocalista Miguel Molina, al estreno de la obra Yerma en Barna. La canción se estrenaría en el Teatro Infanta Isabel de la villa de Madrid en mil novecientos treinta y siete, interpretada por Rafael Nieto, si bien la versión más conocida y a quien se atribuye la interpretación más emotiva, es a Concha Piquer, grabando la canción en exactamente el mismo año. La temática de la canción trata de un idilio homosexual frustrado.

Años después, Quintero, León y Manuel López-Quiroga compusieron ¡Ay, pena, penita, pena!, copla que interpretó Manolo Caracol en el Teatro Calderón de la capital de España, como pieza del espectáculo La Copla Nueva en mil novecientos cincuenta y uno. Un par de años después, en mil novecientos cincuenta y tres, Lola Flores interpretó esta canción en la película que lleva exactamente el mismo título y se transformó en la versión más conocida. La letra cuenta la desdicha y tristeza del intérprete frente a la ausencia del amado.

Coplas de los años sesenta y setenta

En estas dos décadas prosiguió la proliferación del género. Destacaremos dos canciones.

El Porompompero es en concreto una rumba compuesta en mil novecientos sesenta por Juan Solano Pedrero y cuenta con la letra de José Antonio Ochaíta y Xandro Valerio. Fue interpretada por El Príncipe Gitano, si bien la versión más famosa es la grabada por Manolo Escobar. La letra cuenta la elección de una amada por un hombre, quien la llena de virtudes y belleza.

En mil novecientos setenta y dos, Ruiz de Padilla, Félix Lapardi y Ramón Rodó Sellés componen ‘De Andalucía yo soy’, una copla andaluza que exalta el sentimiento de orgullo por la tierra meridional de España. En ese año sería grabada por Perlita de Huelva y se transformó en uno de los grandes éxitos del género.

Coplas de los años ochenta

En esta década triunfan dos de las grandes coplistas de España: Rocío Jurado e Isabel Pantoja.

Entre las grandes coplas de toda la discografía de Rocío Jurado resalta Como una ola, compuesta por Pablo Herrero y José Luis Armenteros en mil novecientos ochenta y dos, que se transformaría en la seña de la vocalista. La letra cuenta el amor pasional no correspondido de una mujer. Esta interpretación llegó a ser el número 1 de Los cuarenta Primordiales el seis de marzo de mil novecientos ochenta y dos.

La vocalista sevillana Isabel Pantoja cuenta con una enorme carrera, si bien entre sus canciones más conocidas y de mayor éxito, se halla Marinero de luces, de mil novecientos ochenta y cinco, compuesta y escrita por el cantautor José Luis Perales. La letra es una alegoría a la vida de la propia Isabel Pantoja, quien terminaba de perder a su marido y cuya pérdida se narra como una metáfora de un marinero que abandona el puerto.

Si bien solo son una pequeña muestra del género, la copla prosigue siendo a día de hoy uno de los géneros más icónicos del folclore de España.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí