El planeta de las peluquerías, ha abierto sus puertas a los futuros empresarios a través del término renovador y único de la franquicia Oh My Cut!. Emprender implica lograr volumen de clientes del servicio, ser eficaz, ofrecer calidad, brindar experiencias singulares y otras muchas gestiones cada día, no obstante, hacerlo desde un modelo de negocio testado te facilita el proceso.

Oh My Cut! es una marca que ha conseguido posicionarse por la relación calidad precio de sus servicios. Los clientes del servicio la prefieren por tener costes competitivos y por brindar una experiencia imborrable, donde el valor primordial es satisfacer las necesidades de cada persona que toma un tratamiento o servicio de belleza. Así que, si quieres ser parte de esta cadena de peluquerías y revolucionar el planeta de la belleza, este artículo es para ti.

Franquicia Oh my Cut!: Un tanto de historia

La cadena de franquicias Oh My Cut! ha conseguido transformarse en un referente esencial para el ámbito de la belleza y peluquería. Esta empresa dedicada a la estética nació en Murcia en el año dos mil siete y hoy en día cuenta con más de sesenta salones de peluquería.

El empresario ilicitano, Francisco Medina, es el creador de la marca Oh My Cut! y como es lógico, el autor de la propuesta de valor, que está enfocada en el consumo de la belleza inteligente. Posicionar la marca rompiendo los esquemas tradicionales internacionalmente ha sido un reto, conforme Kiko Medina. Por esta razón, entre las claves de su éxito se pueden resaltar la innovación y la visibilidad que garantizan la calidad de los servicios que ofrecen.

Desde su creación, la franquicia Oh My Cut! no deja de apresar clientes del servicio, debido a que sus salones tienen un diseño singular y agradable, lo que aumenta el nivel de experiencia y satisfacción de un usuario que decide efectuarse algún género de tratamiento estético. Pese a que este ámbito es enormemente competitivo, la oferta de la franquicia Oh My Cut siempre y en todo momento ha estado dirigida a ofrecer un servicio profesional en menor tiempo y por menor costo.

¿Es rentable montar una franquicia Oh my Cut!?

Rentabilidad de franquicias de salones de belleza

Mudar de imagen en un sitio moderno y de costes accesibles es una de las promesas que cumple la franquicia Oh My Cut!, lo que se puede ver reflejado en la cantidad de personas que la prefieran ya antes que cualquier otra peluquería. Los negocios de salones de belleza siempre y en todo momento tendrán un buen margen de rentabilidad, ya que conforme una investigación hecho por Stanpa más del ochenta y dos por ciento de mujeres asiste a la peluquería frecuentemente.

Ahora bien, la franquicia Oh My Cut! ofrece salones con estilos jóvenes, frescos y agradables, en los que las personas no solo van a efectuarse tratamientos de belleza, sino más bien a sentirse valoradas y como en casa. El coste de la oferta de este salón es una ventaja a nivel competitivo con cualquier clase de centro estético, mas lo que ha llevado al éxito es, indudablemente, la experiencia que vive el cliente del servicio.

La inversión total para franquiciarte y formar parte de la cadena Oh My Cut! servicios se encuentra entre los treinta y siete  euros y el tique promedio de treinta y uno euros, siendo este un tique que está bajo el treinta por ciento de lo que cobran por servicios el resto de salones de belleza que existen en el mercado. Debido al flujo de personas que asiste continuamente a este negocio, puedes percibir el retorno de inversión completo en treinta meses.

banner-ebook-como-comenzar-no-una-sino más bien-cien-ideas-negocios-interior

Pasos para invertir en una franquicia Oh my Cut!

Montar una franquicia estética

El modelo de negocios de la franquicia Oh My Cut! está basado en el principio «Value for Money», el que consiste en aumentar al máximo el valor de los recursos mas sin quedarnos en una connotación monetaria. Lo que se quiere con este género de conceptos es que un cliente del servicio pueda valorar la relación calidad precio y comprender que el valor de un servicio no es el costo sino más bien lo que aporta en sí.

Con el propósito de continuar invirtiendo y posicionando la marca, las estrategias han llevado a los creadores a ofrecer novedosos servicios en Oh My Cut!, entre los que hallamos Color Bar, sOhp! Take Away y The final touch. Además de esto, incluye un servicio de manicura especializada, siendo esto la primordial razón para posicionarse como una franquicia sólida y escalable ante cualquier situación.

La franquicia Oh My Cut!, siendo consciente de que todas y cada una de las personas desean en algún instante lucir magníficas, ha decidido fortalecer su alcance a través del modelo de franquiciamiento. Una persona puede pertenecer a la red Oh My Cut! cumpliendo estos requisitos:

1. Atestar el formulario web a fin de que la marca realice un primer contacto con la persona interesada.

dos. Contar con la inversión inicial de treinta y siete  euros y el canon de entrada de seis mil €.

tres. Aportes de regalías: quinientos €.

cuatro. Contar con de un local de mínimo cincuenta m².

cinco. Ser un emprendedor con disciplina y ganas de aprender.

Razones para invertir

Servicios de una franquicia Oh My Cut

Si quieres tener tu negocio, escoger apropiadamente la franquicia en donde invertirás tus ahorros es clave para conseguir el éxito que quieres. El campo de la peluquería tiene una rentabilidad atrayente y un aumento estable, mas con tendencia a ir en incremento. Por este motivo, deseamos que conozcas los beneficios de invertir en una franquicia Oh My Cut! ya antes de dar el ¡SÍ!

  • Experiencia en el sector: La franquicia Oh My Cut! tiene más de diez años de experiencia en la industria de la belleza y además de esto, está alineada con las últimas tendencias y tecnologías renovadoras.
  • Marca reconocida: Esta marca cuenta con una comunidad de más de cincuenta.000 miembros y esta es una ventaja pues reduces el peligro, ya que no abres un nuevo negocio. Los clientes del servicio ya confían en la marca, solo debes fidelizarlos.
  • Modelo de negocio exitoso: Al ser parte de una franquicia como Oh My Cut! trabajas sobre un modelo de negocio probado, en el que aseguras la rentabilidad, la estabilidad y la formación continua.
  • Know-How: Tu trabajo puede dar resultados y buenos frutos en tiempo récord, no solo por ser un negocio existente, sino más bien asimismo pues cuentas con los conocimientos y experiencia de una red profesional.
  • Formación: Las franquicias tienen éxito por tener una herramienta extra: la motivación. Desde el momento en que entras al equipo de Oh My Cut! eres capacitado con los más altos estándares, pues es esencial que te visualices y proyectes tu desarrollo personal de la mano de la marca.

Palabras finales



Emprender siempre y en toda circunstancia precisa de sacrificios. No por el hecho de que comiences un negocio como franquiciado quiere decir que no debes dar una milla más, a la inversa, debes enfocarte en formarte para ofrecer un servicio de calidad tal y como si fueses la sede primordial de la marca.

Cuidar la imagen personal es un hábito que tenemos todos y cada uno de los humanos, por lo que el proyecto de arrancar una franquicia Oh My Cut! resulta una idea atinada y rentable. Confía en tus habilidades, emprender es un reto, mas con la franquicia Oh My Cut! tienes cincuenta.000 miembros a tu predisposición para fidelizarlos y acrecentar las ventas cada día.

Asimismo puedes leer:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here