La fobia social, asimismo llamada trastorno de ansiedad social, es un trastorno sicológico en el que la persona experimenta una excesiva ansiedad o bien temor a situaciones en la podría ser evaluado de forma negativa por su desempeño o bien con lo que van a decir o bien van a pensar el resto sobre ella, como en una sesión con gente ignota, comer en frente de otros, tener una entrevista de trabajo o bien dar una conferencia, por poner un ejemplo.

Este trastorno puede presentarse en situaciones concretas, como subirse a un escenario, o bien generales, como conversaciones o bien comer públicamente, con lo que la persona evita este géneros de situaciones, llegando a afectar su vida social, familiar y laboral. Acostumbra a aparecer en la infancia o bien adolescencia y es más habitual en mujeres que en hombres.

El tratamiento de la fobia social se efectúa con psicoterapia con técnicas cognitivo-conductuales, como la de exposición. Además, el siquiatra puede prescribir fármacos como alprazolam, paroxetina o bien propanolol para reducir los síntomas de ansiedad.

Primordiales síntomas

Los síntomas de la fobia social incluyen:

  • Temor o bien ansiedad intensa a situaciones en que la persona puede estar expuesta a críticas;
  • Eludir la mayor parte de situaciones en las que haya muchas personas;
  • Temor a ser ridiculizado;
  • Sudoración;
  • Palpitaciones
  • Temblores;
  • Sensación de falta de aire;
  • Complejidad para hablar;
  • Náuseas;
  • Mareos.

Estos síntomas asimismo pueden presentarse en pequeños, habiendo además de esto lloro, pataletas o bien quedarse paralizados, por servirnos de un ejemplo. Con lo que es esencial estar al loro a cualquier signo que pueda apuntar fobia social a fin de que pueda percibir atención sicológica a la mayor brevedad y pueda desarrollar herramientas que lo asistan a encarar las situaciones agobiantes.

Causas de la fobia social

La causa primordial de la fobia social no está plenamente clara, no obstante se han identificado ciertos factores que predisponen a una persona a desarrollar fobia social, como:

  • Experiencia pasada traumatizante en público;
  • Antecedentes familiares;
  • Maltrato infantil;
  • Falta de habilidades sociales;
  • Experiencias negativas en situaciones sociales (mofa, ridiculización, rechazo);
  • Cambios de trabajo, casa o bien de escuela.

Estas situaciones reducen la confianza de la persona y generan una fuerte sensación de inseguridad, haciendo que exactamente la misma dude de sus capacidades de desempeñar cualquier función públicamente. Conozca otros géneros de fobia.

De qué forma se efectúa el tratamiento

El tratamiento para la fobia social por norma general es indicado por un sicólogo y es comenzado con terapia cognitivo-conductual en que la persona aprende a supervisar los síntomas de la ansiedad; retar los pensamientos que le ocasionan ansiedad, sustituyéndolos por pensamientos convenientes y positivos; enfrentar situaciones de la vida real para superar sus temores, y practicar sus habilidades sociales en conjunto.

Sin embargo, cuando la terapia no es suficiente, el sicólogo puede remitir a la persona a un siquiatra, el que puede recetar fármacos calmantes o bien antidepresivos, con el propósito de asistir a conseguir mejores resultados. No obstante, lo idóneo siempre y en todo momento es procurar la terapia con el sicólogo ya antes de decantarse por el empleo de fármacos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí