La flema blanca normalmente brota debido a infecciones o inflamación respiratoria como bronquitis, sinusitis o enfermedades más difíciles como la enfermedad obstructiva crónica. No obstante, asimismo puede estar relacionada a perturbaciones en el sistema digestible, como reflujo o alergia alimenticia, por servirnos de un ejemplo.

Por norma general, la flema blanca es producida y se le adhieren bacterias, hongos o virus expulsados por medio de la tos, resguardando al organismo contra enfermedades. Además de esto, la flema asimismo está compuesta de anticuerpos, que son proteínas que asisten a la defensa del organismo, luchando virus, hongos y bacterias.

Cuando se tiene flema blanca usual, acompañada o no de síntomas como fiebre, cefalea o cansancio, es esencial preguntar a un médico general a fin de que realice una evaluación de las posibles causas del tratamiento más conveniente.

Las causas más frecuentes de la flema blanca son:

1. Sinusitis

La flema blanca puede formarse a lo largo de la infección de sinusitis, que es una inflamación que se genera en los senos paranasales de la cara, situados en la zona de los ojos y mejillas, la que puede perdurar entre cuatro a doce semanas. Aparte de la presencia de tos con flema, otros síntomas que pueden surgir, son fiebre, sensación de presión en los oídos, cansancio, escurrimiento nasal, cefalea y mal aliento. Conozca más sobre los síntomas de la sinusitis.

Qué hacer: ciertas medidas que pueden asistir a la supresión de la flema blanca es tomar por lo menos dos litros de agua al día y eludir el uso de aire acondicionado, ya que puede resecar la nariz y boca, complicando la supresión de la flema. Para tratar la sinusitis se aconseja asistir con un médico general, el que prescribirá el uso de una solución fisiológica para la nariz, aparte de calmantes para el dolor, antibióticos y aliviantes.

dos. Bronquitis aguda

En la bronquitis aguda, la flema puede se incolora o blanca y es ocasionada por una inflamación en los bronquios, que son las estructuras responsables de llevar oxígeno a los pulmones. Generalmente esta inflamación dura en promedio 1 mes y tiene como primordiales síntomas la tos con flema blanca, que acostumbra a empeorar de noche, aparte de haber cansancio, silbidos al respirar y dolor en el pecho.

Qué hacer: para tratar la bronquitis, es esencial efectuar una consulta con un médico general, que valorará los síntomas y va a poder prescribir paracetamol para el dolor o un broncodilatador, que se administra mediante un inhalador. Aparte de los fármacos, tomar bastante agua y bebidas calientes, como tés, ayudando a prosperar la respiración y calmando los síntomas de la bronquitis aguda.

tres. Asma

El asma es una inflamación crónica en los pulmones que puede ocasionar la producción de flema blanca. El asma es una enfermedad genética que empieza en la niñez, y factores como la obesidad o exposición al polvo o perfumes pueden agudizar los síntomas, que por norma general incluyen falta de aire, tos, opresión en el pecho y sibilancias al respirar.

Qué hacer: para tratar el asma es esencial percibir la evaluación de un neumólogo a fin de que indique la mejor terapia. Generalmente, las recomendaciones para el tratamiento del asma incluyen el uso de fármacos, como corticoides e inhaladores, eludir la exposición a la polución ambiental, como ácaros, pelo de animales y materiales de limpieza, aparte de para de fumar, ya que el tabaco empeora la enfermedad. Conozca más sobre otros fármacos para tratar el asma.

cuatro. Reflujo

El reflujo es una enfermedad en que el ácido del estómago sube hasta el esófago o la boca y puede ser ocasionado por obesidad o edad avanzada. Los primordiales síntomas de reflujo son quemazón en el pecho y/o garganta, tos con presencia de flema blanca, voz ronca, carraspera, y desgaste de dientes ocasionado por la presencia de ácido gástrico en la boca.

Qué hacer: es esencial asistir a consulta con un gastroenterólogo para confirmar el diagnóstico y orientar el tratamiento conveniente, que por norma general se empieza con el uso de fármacos para reducir la acidez del estómago, como omeprazol. Asimismo se aconseja eludir la ingesta de bebidas alcohólicas, fumar y el uso de ropa ajustada. Además de esto, es esencial adoptar una dieta equilibrada, orientada por un dietista. Conozca de qué manera he de ser una dieta para tratar el reflujo.

cinco. Alergia alimenticia

La alergia alimenticia es una reacción del organismo a ciertos comestibles, como cacahuate, leche, huevo, mariscos, trigo o soja. Los síntomas brotan entre veinte minutos y dos horas tras comer el comestible, y cambian entre una comezón y ampollas en la piel, tos con flema blanca, náuseas, vómitos e inclusive, reacciones más graves, como anafilaxia, que es la complejidad para respirar, pudiendo poner bajo riesgo la vida. Conozca más sobre las causas y síntomas de la alergia alimenticia.

Qué hacer: para tratar la alergia alimenticia leve es esencial asistir a consulta con un alergólogo o inmunólogo, el que va a poder señalarse el uso de nebulizaciones, antihistamínicos o corticoides. En el caso de que broten síntomas más graves, como falta de aire o sensación de garganta hinchada, se debe llamar a una ambulancia o asistir al centro de salud de forma inmediata. La evaluación médica es esencial para identificar y excluir de la dieta los comestibles que pueden ocasionar las reacciones alérgicas.

seis. Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, es una enfermedad que ocurre debido a la exposición prolongada al humo, polución u otras substancias irritantes. La enfermedad causa el cierre de las vías respiratorias, impidiendo gravemente la circulación de aire cara los pulmones. La complejidad para respirar, tos con producción excesiva de moco, la que puede ser blanca o tener otros colores, son síntomas comunes de la enfermedad. Conozca mejor qué es, los síntomas y el tratamiento del EPOC.

Qué hacer: es esencial percibir la evaluación de un neumólogo. El tratamiento del EPOC cambia conforme al grado de la enfermedad, siendo recomendado dejar de fumar, y pudiendo ser indicado el uso de fármacos como corticoides, oxígeno, fisioterapia pulmonar y actividad física regular. Además de esto, una dieta equilibrada y supervisada por un dietista es esencial a lo largo del tratamiento de la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí