Los fármacos que pueden ser indicados por el médico para tratar la torticolis son calmantes, antinflamatorios y relajantes musculares que pueden administrarse por vía oral en comprimidos o bien aplicados de forma local en el lugar del dolor a través de cremas, pomadas, gel, emplastos o bien cataplasmas.

La torticolis es una contracción involuntaria de los músculos del cuello ocasionada por defectos genéticos, a lo largo del embarazo e inclusive por deformidades en los músculos del cuello, produciendo dolor en esta zona y complicando la movilidad de la cabeza. Conozca más sobre los síntomas de la torticolis.

En el caso de que haya dolor intenso en el cuello y broten otros síntomas que imposibiliten las actividades cada día, se aconseja asistir con un ortopedista o bien fisioterapeuta a fin de que realice una evaluación clínica y también indique el tratamiento conveniente.

Los fármacos y opciones de tratamiento para la torticolis que pueden indicarse, son:

1. Gel, cremas o bien pomadas

Estos productos pueden ser utilizados para tratar el dolor y la inflamación, debido a que poseen ciertas substancias como diclofenaco, etofenamato, salicilato de metilo o bien ketoprofeno, aparte de alcanfor o bien mentol, que dan alivio instantáneo. Estos se aplican de forma local en la zona perjudicada, siendo recomendado la realización de un masaje a lo largo de su empleo.

Ciertos fármacos indicados son el Cataflam y Voltaren, por servirnos de un ejemplo, los que pueden ser comprados en la farmacia.

dos. Emplastos

Los emplastos son adhesivos que se ponen en el sitio donde se presenta el dolor y pueden contener en su composición calmantes y antinflamatorios, ejercitando su efecto durante el día. Existen asimismo emplastos que liberan calor de acción incesante y prolongada, que asisten a relajar los músculos y calmar el dolor. Estos han de ser indicados por el médico o bien fisioterapeuta a fin de que oriente el tiempo de empleo de estos adhesivos.

tres. Pastillas

Cuando el tratamiento local no es efectivo, el médico podría aconsejar la ingesta de fármacos por vía oral que contengan calmantes, como el paracetamol o bien dipirona; antinflamatorios como el ibuprofeno o bien diclofenaco; relajantes musculares como tiocolchicósido o bien carisoprodol o; una combinación de los dos.

cuatro. Toxina botulínica A

El empleo de toxina botulínica de tipo A es el tratamiento de elección para la torticolis de tipo espasmódica, en la que hay movimientos involuntarios de la cabeza que generan dolor intenso, llegando a inutilizar a quien la sufre de efectuar sus actividades al día.

La toxina botulínica se aplica de forma local a través de una inyección en los músculos perjudicados en una dosis, con la pretensión de detener los movimientos no controlados del cuello y calmar los síntomas de la torticolis. Ciertos efectos secundarios de este tratamiento son: disfagia y debilidad cervical, por poner un ejemplo.

cinco. Fisioterapia

La realización de sesiones de fisioterapia, como de vendaje neuromuscular pueden asistir a calmar los síntomas de torticolis cuando se agregan al tratamiento con toxina botulínica A. Además de esto, el fisioterapeuta o bien ortopedista pueden aconsejar el empleo de biofeedback y estimulación inquieta transcutánea para restituir la función del cuello, reducir las molestias en esta zona y prosperar la postura.

seis. Acupuntura

La acupuntura para la torticolis tiene un impacto positivo en la minoración de los síntomas tras cuando menos diez sesiones. No obstante, el éxito de esta alternativa terapéutica depende de la severidad de los síntomas, en tanto que, en casos severos podría no ser eficaz, aparte de la realización de por lo menos una sesión a la semana para asegurar la continuidad de la terapia. La acupuntura ha de ser efectuada por un especialista en esta técnica para eludir dificultades en el cuello.

No obstante, todavía son precisos más estudios que confirmen la eficiencia de esta terapia en el alivio de los síntomas de torticolis.

siete. Cirugía

Cuando ninguno de los tratamientos precedentes ha dado resultado, el ortopedista puede señalarse la realización de cirugía, haciendo un corte en los nervios con la pretensión de calmar los síntomas. No obstante, esta alternativa se reserva a casos severos en que la torticolis afecta de forma negativa la calidad de vida de la persona, impidiendo la realización de las actividades al día.

Torticolis innata

La torticolis innata, es la perturbación que ocurre en la zona del cuello en los recién nacidos, su causa todavía no está clara, no obstante se piensa que la situación del bebé en el útero a lo largo del embarazo puede producir un acortamiento del músculo del cuello y producir la torticolis.

El tratamiento puede efectuarse en casa a través de ejercicios posturales y de estiramiento orientados por un fisioterapeuta infantil, el que señalará una rutina singular para progresar la función del cuello y darle mayor movilidad. En casos severos y que persistan alén de los doce y dieciocho meses de edad, el médico podría señalarse la realización de cirugía para corregir la situación del cuello.

Vea el vídeo ahora y prosiga punto por punto los ejercicios que le van a ayudar a suprimir la torticolis y calmar el dolor:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí