Cada género de flujo puede señalar una situación diferente, que cambia desde la secreción fisiológica de la mujer hasta situaciones más graves.

No obstante, la mayor parte de las veces, el flujo señala la presencia de alguna infección vaginal. Por lo que el tratamiento acostumbra a ser hecho con antibióticos o antifúngicos, como por ejemplo: Metronidazol, Clindamicina, Miconazol o Fluconazol, en crema, pomada o comprimido, los que han de ser adquiridos con receta médica.

Estos fármacos han de ser indicados por el ginecólogo, y si la mujer nota de la presencia de flujo vaginal, debe marcar una consulta para identificar cuál es el microorganismo que está ocasionando este síntoma e señalar el fármaco más apropiado. En general el ginecólogo consigue identificar el agente responsable de la infección con la sola evaluación de los síntomas, no obstante, puede aconsejar la realización de exámenes más concretos para confirmar el diagnóstico.

Conozca qué es lo que significa cada color de flujo vaginal.

Por lo general, las secreciones vaginales más frecuentes pueden ser tratadas de la próxima manera:

1. Flujo amarillento

El flujo amarillento con fragancia semejante al del pescado podrido puede apuntar vaginosis bacteriana. Además de esto, la mujer puede sentir ardor al mear e intensificación del fragancia tras el contacto íntimo.

Fármacos indicados: En el caso de flujo amarillento el ginecólogo puede apuntar el uso de:

  • Metronidazol quinientos mg de 12/12h vía oral, a lo largo de siete días consecutivos;
  • Metronidazol gel cero con setenta y cinco por ciento , vía intravaginal, por cinco noches;
  • Clindamicina crema dos por ciento vía intravaginal, por siete noches.

El tratamiento debe realizarse conforme a la prescripción del médico y no interrumpirlo si bien haya mejora de los síntomas.

dos. Flujo blanco

La presencia de flujo blanco, semejante a leche grumosa, con o sin fragancia, así como comezón intensa y ardor al mear pueden apuntar candidiasis, que es una infección ocasionada por hongos del género Candida que son parte de la microbiota vaginal de la mujer.

Fármacos indicados: En el caso de diagnóstico de candidiasis, el ginecólogo puede aconsejar el uso de ciertos antifúngicos, como:

  • Clotrimazol crema dos por ciento , vía intravaginal por siete-catorce noches;
  • Nistatina crema, vía intravaginal por catorce noches;
  • Fluconazol ciento cincuenta mg vía oral, dosis única.

Es esencial que el tratamiento no se interrumpa incuso cuando los síntomas mejoran, ya que puede haber nuevamente una proliferación anormal de los hongos.

tres. Flujo grisáceo

El flujo grisáceo, rebosante, espumoso y de mal fragancia puede señalar tricomoniasis, que es una infección ocasionada por el parásito Trichomonas vaginalis.

Fármacos indicados: En el caso de que se confirme la presencia de Trichomonas por medio del examen de orina, el ginecólogo puede indicar:

  • Metronidazol 2g vía oral, dosis única;
  • Tinidazol 2g vía oral, dosis única;
  • Secnidazol 2g vía oral, dosis única.

cuatro. Flujo amarillo-verdoso

La presencia de flujo amarillo-verdoso de mal fragancia asociado a sangrados y ardor al mear y a lo largo del contacto íntimo, puede ser señal de infección por Neisseria gonorrhoeae, que es una bacteria responsable de la Blenorragia, que es un infección de transmisión sexual (ITS).

Fármacos indicados: Es esencial que se realice de forma rápida el diagnóstico de blenorragia a fin de que el tratamiento se comience y se prevengan dificultades. Tras el diagnóstico, el ginecólogo puede apuntar el uso de:

  • Ciprofloxacina quinientos mg, vía oral, en dosis única;
  • Ceftriaxona 1g, vía intramuscular, dosis única.

El tratamiento debe efectuarse tanto por la mujer como por la pareja, ya que tratándose de una ITS, la bacteria puede contagiarse de una persona a otra a lo largo del contacto íntimo sin protección. Además de esto, es fundamental que el tratamiento se realice conforme a las orientaciones médico, puesto que de lo contrario puede haber desarrollo de mecanismos de resistencia por la bacteria, complicando el tratamiento y favoreciendo el surgimiento de dificultades.

cinco. Flujo cobrizo

Como el flujo amarillento-verdoso, el flujo marón puede asimismo estar relacionado a la blenorragia. No obstante, posiblemente asimismo haya flujo cobrizo en los días siguientes al término del ciclo menstrual, sin que sea motivo de preocupación. Conozca otras causas de flujo cobrizo.

Fármacos indicados: La presencia de flujo cobrizo generalmente no es motivo para preocuparse, no obstante cuando se acompaña de síntomas, es esencial que el ginecólogo realice el diagnóstico a fin de que que empiece el tratamiento más conveniente. Por norma general el tratamiento para el flujo cobrizo ocasionado por bacterias se efectúa con fármacos como Azitromicina o Ciprofloxacino en dosis única o por siete a diez días, conforme con la prescripción facultativa.

Antídotos caseros

Los antídotos caseros no deben reemplazar las orientaciones del médico, no obstante, pueden ser utilizados en conjunto con los fármacos a fin de que se cure más veloz y se reduzcan los síntomas, aparte de ser una buena opción para prevenir infecciones. Ciertas opciones son:

  • Hacer un baño de asiento con té de hojas de guayabera, dos veces al día, siendo útil para combatir el flujo vaginal ocasionado por Tricomoniasis y Candidiasis;
  • Lavar la zona íntima con té de escobilla con hojas de guayabera, secando con un paño limpio y suave, a lo largo de 1 semana;
  • Llevar una nutrición equilibrada a base de frutas, legumbres y vegetales, eludiendo al límite el consumo de comestibles industrializados.

Vea otros antídotos caseros para el flujo vaginal.

Vea en el vídeo ahora de qué forma identificar adecuadamente el flujo de cada color y qué puede ser:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí