El examen de heces puede ser pedido por le médico para valorar sus funciones digestibles, la cantidad de grasa en las heces o contrastar la presencia de huevos de parásitos, siendo útil para saber de qué forma está la salud del individuo.

Puede aconsejarse la recolección de dos o tres muestras en días diferentes, debiendo guardarse cada muestra en un recipiente concreto y guardarla en el frigo.

Es esencial que la persona sea orientada por un médico sobre la recolección de la muestra, si ha de ser una muestra única o múltiples, y si tras conseguirlas llevarlas al laboratorio para su análisis o preservarla en el frigo para entregarla al día después. En el caso del examen de parasitología y en el de la busca de sangre oculta en las heces, pueden ser guardadas en el refrigerador por un periodo de veinticuatro horas.

Géneros de exámenes de heces

Existen múltiples géneros de examen de heces que pueden ser pedidos por el médico conforme al objetivo. La cantidad mínima de heces depende de la recomendación del laboratorio y del examen efectuado. Por norma general no son precisas grandes cantidades de heces, solo aquello que se consiga conseguir con la ayuda de la paleta que por norma general se le da a la persona así como el recipiente.

Los primordiales exámenes de heces que pueden ser pedidos son:

1. Examen macroscópico de las heces

Este examen consiste en efectuar la observación macroscópica de las heces, o sea, a simple vista, con el propósito de valorar el color y la consistencia de estas, que está relacionada directamente con la cantidad de agua ingerida a lo largo del día y la posible infección. Por este motivo, conforme a la consistencia de las heces puede sugerirse el mejor examen complementario para ser analizado.

dos. Examen parasitológico de heces

A través de este examen se efectúa la busca de quistes o huevos de parásitos, siendo útil para identificar parásitos intestinales. En un caso así no se puede usar laxantes o supositorios ya antes de recoger la muestra de heces, y el recipiente debe sostenerse en el refrigerador.

tres. Coprocultivo

Este examen se pide para identificar las bacterias presentes en las heces, siendo posible confirmar la salud del intestino desde el instante en que se identifica la presencia de las bacterias que no son una parte de la microbiota normal.

Las heces han de ser puestas en un recipiente conveniente y mandada al laboratorio en un máximo de veinticuatro horas, no debe utilizar laxantes y el recipiente con las heces debe sostenerse en el refrigerador. Conozca más sobre de qué forma se efectúa el coprocultivo.

cuatro. Examen para buscar sangre oculta

La busca de sangre oculta en heces está indicada para el rastreo de cáncer de colón, cáncer de intestino y posibles hemorragias a nivel del sistema digestible, ya que sirve para valorar las pequeñas cantidades de sangre que podría estar presente en las heces y que no puede ser vista a simple vista.

Para la realización de este examen, las heces han de ser mandadas al laboratorio en el plazo máximo del día después, conservándose en el congelador. Se aconseja eludir conseguir la muestra de heces en el caso de sangrado anal, nasal o de las encías al instante de cepillarse, ya que en un caso así puede haber tragado sangre, lo que puede interferir con los resultados.

cinco. Busca de rotavirus

Este examen tiene como objetivo principal investigar la presencia de rotavirus en las heces, que es el virus responsables de ocasionar infección intestinal, primordialmente en pequeños, y que lleva al desarrollo de heces líquidas, diarrea y vómitos. Conozca más sobre la infección por rotavirus.

Las heces, de preferencia cuando son líquidas, han de ser recogidas a cualquier hora del día y llevadas al laboratorio en un máximo de 1 hora con el propósito de identificar el rotavirus y, así, comenzar el tratamiento cuanto antes para eludir dificultades.

Para qué vale

El examen de heces puede pedirse como un examen de rutina o estar indicado con la meta de investigar las causas de perturbaciones intestinales, siendo eminentemente pedido por el médico cuando la persona presenta signos y síntomas de parásitos, como dolor abdominal, diarrea, presencia de sangre en las heces o estreñimiento. Conozca otros síntomas de infección por parásitos.

Además de esto, el examen de heces asimismo puede pedirse para investigar la causa de posibles hemorragias en el sistema digestible y de diarrea en pequeños, que por norma general está asociada con infección por virus.

De este modo, puede aconsejarse el análisis de las heces para valorar si existen patentizas de parásitos, como huevos, quistes o bacterias y, de esta manera, resulte posible confirmar el diagnóstico e comenzar el tratamiento conveniente.

De qué manera recoger las heces

La recolección de las heces ha de ser hecha con mucho cuidado a fin de que no se contaminen con la orina o con el agua del inodoro. Por lo que para tomar la muestra es necesario:

  1. Evacuar en una bacinica, en una hoja de papel blanco o de periódico, puesta en el piso de baño;
  2. Recoger un tanto de heces con una paleta (que viene en conjunto con el pote) y ponerla en el frasco;
  3. Redactar el nombre en el frasco y guardar en el refrigerador por veinticuatro horas como máximo hasta ser llevado para el laboratorio.

El procedimiento es bien simple y es exactamente el mismo tanto para los adultos, pequeños y bebés. Caso de que el paciente utilice pañales, la recoge ha de ser hecha inmediatamente después de la evacuación.

Otra forma de recoger las heces de forma más simple, es adquirir una suerte de bolsa plástica esterilizada que recubre el inodoro y puede evacuar como lo hace en general. Esta bolsa no deja la polución con el agua presente en el inodoro y facilita la recolección de las heces, siendo realmente útil para personas con movilidad reducida y que no logran sostenerse inclinadas para evacuar en la bacinilla o en una hoja de papel, por poner un ejemplo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí