Las pizzerías son un modelo de negocio que está abonado al éxito. Los platos de la cocina italiana resultan del agrado de todo el planeta y eso le transforma, sin duda, en su mejor tarjeta de presentación.

Este mercado puede considerarse a veces un tanto sobresaturado por la enorme cantidad de restoranes que hallamos. Mas una nueva pizzería siempre y en toda circunstancia tiene cabida si logra captar la atención del consumidor con platos diferentes, costos económicos y una oferta atrayente.

Seleccionar un modelo de negocio conveniente

Abrirse un hueco en el campo no resulta fácil. Por eso, ya antes de arrancar una pizzería hay que tener claro el modelo de negocio que más nos interesa. Esencialmente, hay que distinguir entre franquicia o restaurant usual, que sería por nuestra cuenta. Ya antes de decantarse por una alternativa específica es necesario contar con de antemano de una serie de conocimientos anteriores del arte de la pizza.

Jamás está de sobra tampoco dejarse aconsejar por personal especializado que cuente con experiencia en esta clase de negocios, y pueda valorar la aptitud de tal establecimiento.

Los beneficios de abrir una franquicia

Uno de los modelos de pizzería más elegidos por los emprendedores es el que marcha bajo el régimen de franquicia. Sobre todo por el hecho de que se acepta un menor peligro de inversión y se pueden adquirir los derechos comerciales de una marca que ya cuenta con un cierto posicionamiento en el mercado. Es la forma que han encontrado asimismo muchas firmas de expandirse por todo el planeta.

El empresario va a poder abrir su pizzería sin precisar comenzar de cero. El franquiciador se encargará de todos y cada uno de los equipos, aparte de la promoción, estrategias de marketing y acompañamiento incesante a lo largo del proceso.

El nuevo dueño debe hacerse a la idea de que va a deber amoldarse por completo a las demandas de la marca y en ningún instante va a tener la posibilidad de tomar partido en las resoluciones que se tomen en la franquicia. Ciertas más conocidas pueden ser Domino’s Pizza, Pizza Hut o Papa John’s.

Abrir una pizzería por nuestra cuenta en un local

abrir una pizzeria

Tanto si optamos por abrir una pizzería bajo el sistema de franquicia o lo hacemos por nuestra cuenta tal y como si fuera un restorán más, se hace indispensable contar con de un servicio de reparto a domicilio. Son cada vez más los negocios de hostelería que se enfocan en exclusiva al negocio de delivery, como puede ser el caso de Goxo de Dabiz Muñoz o La Gran Familia Mediterránea by Dani García. En la web de Glovoapp tenemos libres cientos y cientos de locales de hostelería que trabajan el reparto de domicilio.

banner-ebook-como-empezar-no-una-sino más bien-cien-ideas-negocios-interior

El modelo tradicional para abrir una pizzería nos fuerza a buscar un local con la suficiente capacidad para acoger hornos, equipos de cocina y refrigeradores. Es tal y como si fuera un restaurant usual, ya que no vamos a depender de absolutamente nadie y deberemos ocuparnos desde el primer momento de todo lo que respecta al la administración.

En el caso de esta clase de establecimientos hay que seleccionar entre decantarse por un sitio que tenga espacio para atender a los clientes del servicio o sencillamente despachar las órdenes que lleguen para domicilio y recoger.

De decantarnos por esta opción alternativa vamos a estar obligados a continuar una pauta para lograr los mejores resultados posibles.

1. Preparación de un plan de negocio

Hay que sentar las bases para dirigir y ejecutar de forma conveniente la idea de negocio. Todo plan de negocio debe contar con una investigación de mercado, plan estratégico, plan de marketing, análisis financiero y estructura y talento humano.

Contar con de una extensa oferta gastronómica, como de un toque de distinción y identificable, resulta indispensable en la puesta en marcha de una pizzería. Para crear el menú es necesario tomar en consideración los resultados del estudio de mercado, para así conocer los gustos y necesidades del potencial cliente del servicio.

tres. Seleccionar la localización

Asimismo con base en el estudio de mercado va a haber que seleccionar una localización específica. Dejará conocer cuáles son las zonas más perceptibles, transitables y de simple acceso. Todo ello en un presupuesto que no se sobrepase de nuestra capacidad.

cuatro. Material para la pizzería

El equipamiento de la pizzería va a ser, sin duda, en lo que más debamos invertir. Esto incluye tanto la maquinaria para el cocinado, como las mesas y sillas.

cinco. Seleccionar los distribuidores

Como ocurre con el resto de restoranes, asimismo va a ser preciso confiar los ingredientes y productos a distribuidores de determinada calidad, ya que de ello va a depender el éxito de los menús.

seis. Contratar personal



Es preciso contratar personal capacitado y con experiencia en este ámbito. Va a ser una forma de garantizarse tanto una conveniente preparación como el mejor servicio al usuario.

siete. Administración de trámites y permisos legales

Ya antes de abrir una pizzería hay que meditar en todos y cada uno de los trámites que nos forzarán a efectuar. Primeramente, hay que establecer la estructura legal, ya sea persona jurídica o persona física, aparte de administrar los permisos y licencias asociadas a la producción y comercialización de comestibles y bebidas.

ocho. Marketing

El éxito del negocio asimismo va a depender de las estrategias de marketing y publicidad, aun antes que abra. El merchandising, las redes sociales, concursos, sorteos y los anuncios en prensa son solo ciertas propuestas que resultan indispensables para hacerse conocer al principio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí