La erisipela es una infección de la capa superficial de la piel que provoca heridas rojas, inflamadas y dolorosas, y se desarrolla eminentemente en las piernas, semblantes o brazos, pese a poder surgir en cualquier una parte del cuerpo.

Esta enfermedad es más usual en personas con más de cincuenta años de edad, obesos y diabéticos, ocasionada en general por una bacteria llamada Streptococcus pyogenes, que puede ocasionar una forma más grave de la enfermedad, llamada erisipela bullosa, la que provoca heridas con ampollas con líquido transparente, amarillo o cobrizo.

La erisipela tiene cura cuando el tratamiento es empezado de manera rápida con antibióticos precriptos por el médico general o dermatólogo como la Penicilina, no obstante, en ciertos casos esta enfermedad puede regresar a surgir o volverse crónica, siendo más bastante difícil de suprimir.

Primordiales síntomas

Los síntomas más frecuentes de la erisipela son:

  • Piel hinchada y brillante;
  • Lesiones en placas colorado vivo;
  • Máculas rojas grandes con bordes elevados e irregulares;
  • Sensación de quemazón en la zona afectada;
  • Incremento de la sensibilidad en la piel;
  • Incremento de la temperatura de la piel en torno a la lesión;
  • Comezón en la zona afectada;
  • Heridas rojas en la piel, inflamadas y dolorosas;
  • Ampollas en la piel;
  • Oscurecimiento de la zona perjudicada, en los casos más graves.

Además de esto, ciertos síntomas como fiebre alta, escalofríos, malestar general, cefalea, náuseas y vómitos, por norma general brotan cuarenta y ocho horas ya antes de la manifestación de las lesiones en la piel.

Si la lesión no fue tratada con velocidad, posiblemente las bacterias ocasionen acumulación de pus, necrosis de la piel o alcancen la circulación sanguínea, ocasionando infección extendida, lo que puede poner la vida bajo riesgo.

Por eso, es esencial preguntar al dermatólogo o al médico. general siempre y cuando broten los primeros síntomas de erisipela, a fin de que se realice el diagnóstico y se comience tratamiento más conveniente.

¿La erisipela es infecciosa?

La erisipela no es infecciosa, ya que se genera cuando las bacterias que colonizan al cuerpo penetran en la piel por medio de alguna lesión, afectando los vasos linfáticos y ocasionando infección de la capa superficial de la piel, la dermis.

No obstante, en ciertos casos, cuando la erisipela no es tratadas apropiadamente y la persona presenta heridas abiertas, la bacteria puede contagiarse a otras personas a través del contacto directo con la herida, ropa u objetos contaminados.

De qué manera confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la erisipela es hecho por un médico general o dermatólogo, por medio de la evaluación de los síntomas, antecedentes de salud y de infecciones, traumas o cirugías recientes, examen físico de la piel, valorando asimismo la presencia de cortes, heridas o descamación de la piel.

Normalmente, no es precisa la realización de exámenes concretos, no obstante, en el caso de que el médico sospeche de infección extendida, puede pedir exámenes de sangre, como hemocultivo, por poner un ejemplo, para identificar la bacteria que está ocasionando la infección.

Además de esto, si bien sea menos común, el médico puede pedir una biopsia de piel o un cultivo para valorar la presencia de bacterias y descartar otras condiciones que puedan tener síntomas semejantes, como artritis séptica, fascitis necrosante, angioedema o trombosis venosa profunda, por poner un ejemplo.

Causas de la erisipela

La primordial causa de erisipela es la infección por bacterias que en general colonizan el cuerpo, como Streptococcus pyogenes, asimismo famosa como Estreptococo beta-hemolítico do conjunto A, estreptococos del conjunto B o Staphylococcus aureus, por servirnos de un ejemplo, que pueden penetrar en la piel o en las mucosas mediante alguna lesión o herida.

Ciertos factores pueden acrecentar el peligro de desarrollar erisipela, como:

  • Heridas en la piel;
  • Úlceras por presión;
  • Picadura de insecto;
  • Mordidas;
  • Arañones;
  • Úlcera venosa crónica;
  • Heridas quirúrgicas;
  • Eccema;
  • Impétigo;
  • Psoriasis;
  • Pie de atleta;
  • Onicomicosis;
  • Obesidad;
  • Diabetes no controlada;
  • Obstrucción o insuficiencia linfática;
  • Insuficiencia venosa;
  • Fístula arteriovenosa;
  • Mastectomía radical;
  • Consumo de drogas intravenosas.

La erisipela puede desarrollarse en cualquier persona, no obstante, es más frecuente en personas con el sistema inmune desgastado o con mala circulación.

Por este motivo, la mejor manera de eludir el desarrollo de la enfermedad es tratar adecuadamente las heridas en la piel y sostenerlas protegidas, a fin de que no se inficionen. Vea de qué manera debe hacerse una sanación para sostener la herida protegida.

¿Cuál es la diferencia entre erisipela y celulitis?

Tanto la erisipela como la celulitis, son infecciones de la piel ocasionadas por bacterias que penetran por medio de alguna lesión, como corte o arañones, dando como resultado una infección.

No obstante, la erisipela lesiona la capa superficial de la piel, llamada dermis superficial, y la celulitis afecta capas más profundas de la piel y tejido subcutáneo, siendo famosa como celulitis infecciosa. Vea de qué forma identificar los síntomas de celulitis infecciosa.

De qué manera hacer el tratamiento

La erisipela puede ser tratada en casa con la ingestión de antibióticos como Penicilina, Amoxicilina o Ciprofloxacina, que han de ser tomados cerca de diez a catorce días, conforme con las indicaciones dadas por el médico.

Los antibióticos via intravenosa pueden ser efectuados en situaciones más extensas o cuando la infección alcanza la circulación sanguínea, como ocurre en la septicemia. Cuando el inconveniente es erisipela bullosa, aparte del uso de antibióticos, asimismo puede ser preciso el uso de cremas para poner sobre la piel perjudicada y progresar los síntomas, normalmente estas cremas poseen en su composición ácido fusídico o sulfadiazina de plata.

En los casos de las personas que tienen erisipela crónica o de reiteración, es posible que sea preciso el uso de Penicilina G benzatínica intramuscular cada veintiuno días, para combatir más ciertamente las bacterias que viven en la zona.

En el caso de lesiones graves como necrosis y secreción purulenta, es posible que sea preciso un abordaje quirúrgico, removiendo y drenando grandes áreas de piel fallecida y pus.

Posibles dificultades

Ciertas dificultades que puede ocasionar la erisipela, son:

  • Capacitación de absceso en la piel;
  • Púrpura hemorrágica;
  • Tromboflebitis;
  • Linfedema;
  • Elefantiasis;
  • Infecciones en los huesos o articulaciones;
  • Gangrena;
  • Neumonia;
  • Meningitis;
  • Infección generalizada;
  • Infecciones en las válvulas cardiacas.

De este modo, cuando broten los primeros síntomas es esencial preguntar al dermatólogo o médico general a fin de que la enfermedad sea diagnosticada y tratada para eludir dificultades que pueden poner la vida bajo riesgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí