La epididimitis es la inflamación del epidídimo, un pequeño ducto que es la conexión del canal cortés al testículo, que es quien se encarga de recaudar y guardar los espermatozoides que son producidos en los testículos.

Esta inflamación puede acontecer a consecuencia de una enfermedad infecciosa crónica o bien puede ser debido a alguna infección de transmisión sexual, lo que puede llevar al surgimiento de ciertos signos y síntomas como hinchazón del saco escrotal y de la zona genital eminentemente al pasear o bien desplazar la zona.

El tratamiento de la epididimitis ha de estar orientado por el urólogo conforme a la causa y también intensidad de los síntomas, pudiendo indicarse el empleo de antibióticos o bien fármacos antinflamatorios para calmar el dolor y molestias.

Los síntomas de la epididimitis brotan conforme ocurre la inflamación del epidídimo, siendo los principales:

  • Fiebre baja incesante y escalofríos;
  • Dolor intenso en la zona escrotal o bien pélvica;
  • Sensación de presión en los testículos;
  • Hinchazón de la bolsa escrotal;
  • Ganglios inflamados en la ingle;
  • Dolor a lo largo del contacto íntimo o bien al orinar;
  • Presencia de sangre en el semen.

Estos síntomas pueden empezar de forma leve y también ir empeorando a lo largo del tiempo, hasta el punto en que no es posible moverse debido al dolor intenso. Siempre y cuando brotan síntomas que puedan apuntar una perturbación en los testículos es esencial preguntar al urólogo a fin de que identifique la causa adecuada y también empezar el tratamiento más conveniente.

El diagnóstico de la epididimitis ha de ser efectuado por el urólogo desde la observación y palpación de los genitales, aparte de poder aconsejar la realización de exámenes de orina, ultrasonido Doppler, tomografía computarizada o bien resonancia imantada para identificar la causa de la inflamación.

La epididimitis puede ser ocasionada por una infección de transmisión sexual, como clamidia o bien blenorragia, o bien cuando hay otra infección como tuberculosis, prostatitis o bien infección urinaria, por servirnos de un ejemplo.

Pese a ser más usual en adolescentes y adultos, la epididimitis asimismo puede presentarse en pequeños y ser ocasionada por un golpe en los genitales, por torsión del testículo o bien ser consecuencia de perturbaciones anatómicas del testículo.

El tratamiento de la epididimitis ha de estar orientado por el urólogo conforme a la intensidad de los síntomas y a la causa de la inflamación. En el caso de que la epididimitis haya sido ocasionada por una infección, el médico puede aconsejar el empleo de antibióticos, como Doxiciclina, Ciprofloxacino o bien Ceftriaxona, que ha de ser utilizado conforme a la orientación médica, si bien los síntomas no estén presentes.

Además de esto, para calmar los síntomas se recomienda sostenerse en reposo, eludir cargar objetos muy pesados y aplicar hielo en la zona.. El urólogo puede recetar fármacos antinflamatorios y calmantes como ibuprofeno o bien paracetamol, para prosperar el bienestar a lo largo de la restauración.

Este género de tratamiento en general tiene bastante éxito y la mejora de los síntomas brota cerca de dos semanas, no obstante, en ciertos casos la epididimitis puede tardar hasta tres meses en desaparecer absolutamente. En estos casos, el médico puede valorar la necesidad de efectuar cirugía, en especial si el sufrimiento no es ocasionado por una infección mas sí por una perturbación de la anatomía de los testículos, por poner un ejemplo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí