La presencia de perturbaciones en las uñas puede acontecer por un proceso de envejecimiento natural o alguna lesión como golpes, mas asimismo puede ser señal de ciertos problemas médicos, como deficiencia de vitaminas, perturbaciones hormonales, infecciones por hongos, diabetes, enfermedades del corazón y pulmones, e inclusive cáncer.

Esto ocurre pues la mayor parte de los problemas médicos graves son capaces de afectar la oxigenación y trastocar el proceso de desarrollo y desarrollo de las uñas, haciendo que broten perturbaciones como cambios en el color, brillo, forma y textura, necesitando atención y cuidados médicos.

Las uñas saludables por norma general tienen un aspecto blanco transparente con la base rosada, por lo que cuando brotan perturbaciones en las uñas que no hayan sido ocasionadas por lesiones, se recomienda preguntar a un dermatólogo o un médico general para efectuar una exploración, pedir exámenes, diagnosticar la causa e comenzar el tratamiento más conveniente.

1. Uñas rompibles y secas

Las uñas frágiles y secas son aquellas que se quiebran o fragmentan de manera fácil, las que en general están relacionadas con el envejecimiento natural, mas asimismo pueden ser consecuencia de alergias a productos como esmaltes, limpiadores, jabones o productos de limpieza, por poner un ejemplo, como el exceso de manicure o remoción de uñas de gel.

Esta perturbación asimismo puede ser señal de hierro, ácido fólico, vitaminas A, B12 o C, ya que son responsables de generar una proteína que da fuerza a las uñas, o de enfermedades como soriasis, micosis, hipertiroidismo o anemia.

Qué hacer: se deben eludir los productos que puedan ocasionar alergia, dar reposo a las uñas y eludir efectuar manicure a lo largo de cerca de dos semanas. Si la perturbación aún persiste, es esencial preguntar a un dermatólogo a fin de que valore si existe alguna deficiencia de vitaminas u otra enfermedad a fin de que indique el tratamiento conveniente.

dos. Máculas blancas en las uñas

Las máculas blancas en las uñas, asimismo llamadas leuconiquia, generalmente brotan debido a algún trauma local, como golpes, pegarse con una pared o machucarse el dedo con una puerta. No obstante, este género de máculas asimismo puede surgir con las alteraciones hormonales a lo largo del ciclo menstrual.

En general, estas máculas no señalan algún problema médico, mas pueden surgir con el uso de ciertos antibióticos o enfermedades como vitiligo o malatía, por servirnos de un ejemplo.

Qué hacer: se debe dejar la uña medrar naturalmente hasta el momento en que las máculas blancas desaparezcan. Sin embargo, en el caso de que la mácula se sostenga igual durante múltiples semanas, se recomienda preguntar al dermatólogo.

tres. Uñas amarillentas

Las uñas amarillentas son comunes en personas de la tercera edad y no en todos y cada uno de los casos señalan un problema médico. Este género de coloración asimismo puede observarse con el uso de ciertos fármacos como los antibióticos, productos de limpieza o humo de cigarrillo. Además de esto, la ingesta excesiva de zanahoria, calabaza o camote, asimismo puede dejar las uñas amarillas.

Además de esto, las uñas amarillas asimismo pueden surgir por infecciones de hongos en las uñas o por enfermedades como diabetes, soriasis o artritis reumatoide, enfermedades del hígado como cirrosis o hepatitis, o inconvenientes pulmonares como bronquitis o enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Qué hacer: se recomienda preguntar un dermatólogo para valorar la presencia de infección por hongos o soriasis en la uña e empezar el tratamiento conveniente. En el caso de sospecharse de otras enfermedades, se debe preguntar a un médico general, el que puede efectuar una evaluación inicial y referir para otros especialistas como el gastroenterólogo o neumólogo, en dependencia del género de enfermedad que esté ocasionando la uñas amarillas.

cuatro. Uñas azuladas

Las uñas azuladas pueden ser ocasionadas por un bajo nivel o falta de oxígeno en la sangre, haciendo que la piel tenga una coloración púrpura. Esta condición se conoce como cianosis y en general es es un síntoma común cunado se está en un entorno frío, por servirnos de un ejemplo. No obstante, si la coloración azulada brota en otros instantes, puede apuntar inconvenientes circulatorios, como enfermedad de Raynaud, perturbaciones respiratorias como enfisema, asma, neumonía o enfermedades del corazón, como insuficiencia cardiaca.

Qué hacer: se deben usar guantes o calentar el entorno, caso de que las uñas sean ocasionadas por entornos fríos. No obstante, en el caso de que el inconveniente aparezca habitualmente, tarde en desaparecer o brote con otros síntomas como falta de aire o cansancio excesivo, se debe preguntar a un médico general o un cardiólogo a fin de que se realice el diagnóstico y tratamiento más conveniente. Conozca cuáles son los síntomas que pueden señalar inconvenientes en el corazón.

cinco. Uñas rojizas

Las uñas rojizas, primordialmente en los bordes, pueden ser ocasionadas por una condición llamada paroniquia, ocasionada por inflamaciones debido a la infección por bacterias, virus o diastasas, debido a traumas como remoción de cutículas, machucones o por una uña encarnada, por poner un ejemplo. En ciertos casos, puede haber capacitación de pus en los bordes de las uñas.

No obstante, ciertos problemas médicos pueden tornar a las uñas rojizas absolutamente, como enfermedades del corazón o de los pulmones, presión arterial alta o derrame cerebral, por poner un ejemplo.

Qué hacer: se debe preguntar a un dermatólogo en el caso de que la uña esté rojiza en los bordes a fin de que se realice el tratamiento con antibióticos o drenaje de pus. No obstante, en el caso de que las uñas se pongan totalmente rojas, se debe preguntar a un médico de manera inmediata o asistir al servicio de emergencias más próximo a fin de que la causa sea tratada cuanto antes.

seis. Uñas verdosas

Las uñas verdosas, ocurren por una infección que dejas las uñas con un aspecto verde azulado o verde obscuro y es ocasionada por la bacteria Pseudomonas aeruginosa.

Esta condición puede surgir en las uñas de las manos o de los pies y por norma general no genera dolor, no obstante, la piel en torno a la uña puede hincharse, ocasionar dolor o estar enrojecida.

Qué hacer: se debe preguntar a un dermatólogo para comenzar el tratamiento que ha de ser efectuado con antibióticos para combatir la bacteria.

siete. Uñas con líneas oscuras o negras

Las líneas oscuras son ocasionadas por una perturbación famosa a nivel científico como melanoniquia, que es más habitual en personas con piel obscura, mas que asimismo puede surgir súbitamente por el uso de ciertos fármacos como antibióticos o zidovudina, un fármaco empleado en el tratamiento del VIH.

Esta líneas oscuras pueden presentar coloración café, gris o negra, que van desde la base de la uña hasta el borde superior, y desarrollarse en las uñas de las manos o de los pies. Cuando estas líneas se observan a lo largo del tiempo puede ser señal de un incremento de la producción de melanina, que es un pigmento que da color a la piel, lo que puede ser uno de los primeros síntomas de melanoma, un género de cáncer de piel.

Sin embargo, ciertas situaciones como darse un golpe en el dedo, usar zapatos apretados o si el dedo se queda bloqueado en algún objeto, puede causar que la uña se ponga plenamente negra, debido a que ocurre un sangrado en la zona y hace con que exactamente la misma se obscurezca, la que en ciertos casos puede estar acompañada por dolor e inflamación.

Qué hacer: se debe preguntar a un dermatólogo a fin de que valore la causa del surgimiento de la línea obscura en las uñas. Si la mácula es ocasionada por algún fármaco, el médico puede valorar el cambio del medicamento. No obstante, si la mácula se desarrolló a lo largo del tiempo, mudando de color, tamaño o forma, el médico debe efectuar exámenes para diagnosticar melanoma y prescribir el tratamiento conveniente. Conozca más sobre el cáncer de piel.

Sin embargo, si la uña negra se debe a un traumatismo, no es preciso efectuar ningún tratamiento, ya que la sangre allá presente se va absorbiendo de forma natural conforme medra la uña.

ocho. Uñas onduladas

Las uñas onduladas o rugosas pueden presentarse como un proceso natural de envejecimiento, siendo común en personas de la tercera edad, mas asimismo puede suceder por enfermedades de la piel que dejan las uñas secas, como la soriasis, líquen plano, dermatitis atópica, caída del pelo areata o lupus, por poner un ejemplo.

Qué hacer: se debe preguntar a un dermatólogo que debe señalar el tratamiento más conveniente conforme con la causa. Conozca más sobre de qué manera se efectúa el tratamiento de la soriasis en la uña.

nueve. Uñas redondeadas

Las uñas redondeadas y con las puntas de los dedos encorvadas pueden comenzar de manera lenta durante los años sin que la persona se de cuenta, y pueden empeorar con el tiempo, siendo normalmente sentidas cuando se llenen y se hacen dolorosas al presionarlas.

Esta condición puede ser consecuencia de la baja oxigenación de sangre debido a enfermedades cardiovasculares o pulmonares, mas asimismo puede surgir en enfermedades hepáticas, enfermedad inflamatoria intestinal o infección por VIH.

Qué hacer: se debe preguntar a un médico general para una evaluación inicial y la realización de exámenes. En dependencia de la enfermedad causante, el médico puede referir a la persona a un cardiólogo, gastroenterólogo, neumólogo o infectólogo para el tratamiento conveniente.

diez. Uñas encorvadas cara arriba

Las uñas encorvadas cara arriba, asimismo llamadas coiloniquia, son una condición en que las uñas se proyectan cara afuera y toman un aspecto de cuchase. Normalmente, esta condición es un signo de que la circulación sanguínea no consigue llegar apropiadamente al centro de la uña, pudiendo ser un síntoma de falta de hierro, inconvenientes cardiacos o hipotiroidismo, por poner un ejemplo.

Qué hacer: se debe preguntar un dermatólogo o un médico general para efectuar análisis de sangre e identificar si es una falta de hierro o si hay un trastorno en la tiroides o el corazón. Vea los comestibles ricos en hierro.

once. Desprendimiento de la uña

El desprendimiento de la uña es una condición llamada onicólisis, caracterizada por la separación total o parcial de la uña de las manos o de los pies y puede ser ocasionada por el uso de zapatos apretados, limpieza excesiva de las uñas o alergias a productos de limpieza, por servirnos de un ejemplo.

Esta condición asimismo puede ser ocasionada por infección de hongos, enfermedades como soriasis o hipertiroidismo, o el uso de ciertos fármacos como Captopril o retinoides.

Qué hacer: se debe eludir emplear zapatos apretados o adecentar bajo las uñas continuamente, aparte de aconsejarse usar guantes para no tener contacto con productos de limpieza que puedan ocasionar alergia. Si el desprendimiento de la uña no mejora, se debe preguntar a un dermatólogo a fin de que diagnostique la causa e indique el tratamiento más conveniente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí