La enfermedad de manos, pies y boca es una enfermedad enormemente infecciosa que ocurre habitualmente en pequeños con menos de cinco años, causando fiebre, dolor de garganta y falta de hambre. Un par de días una vez que brotan los primeros síntomas, aparecen aftas dolorosas en la boca y ampollas dolorosas en las manos, pies y, en ocasiones, en la zona íntima, que pueden ocasionar comezón.

Este enfermedad asimismo puede suceder en adultos,y es ocasionada por el virus del conjunto Coxsackie, que puede ser trasmitido de una persona a otra por medio de comestibles u objetos contaminados.

El tratamiento de la enfermedad de manos, pies y boca ha de ser orientado por el pediatra y ayuda a calmar los síntomas, pues el virus es eliminado naturalmente por el organismo. El tratamiento puede incluir el uso de antipiréticos, antinflamatorios, fármacos para la comezón y pomadas para las aftas.

Ampollas dolorosas que brotan en las manos y pies

Ampollas dolorosas que brotan en las manos y pies

Primordiales síntomas

Los síntomas de la enfermedad de manos, pies y boca son:

  • Fiebre sobre los treinta y ocho grados ;
  • Dolor de garganta;
  • Complejidad para tragar;
  • Mucha salivación;
  • Vómitos;
  • Malestar;
  • Diarrea;
  • Falta de apetito;
  • Dolor de cabeza;

Aparte de esto, tras dos o tres días es usual que broten unas máculas o ampollas rojas en las manos y en los pies, como aftas en la boca. Estos síntomas asisten a identificar la enfermedad.

En general, los síntomas de la enfermedad de manos pies y boca brotan tras tres a siete días tras la infección por el virus.

De qué forma se transmite

La enfermedad de de manos, pies y boca es ocasionada por el contagio de un virus del conjunto Coxsackie.

Este virus se transmite por medio de la tos, estornudos, saliva, por el contacto directo con las ampollas que se hayan reventado o del contacto con heces inficionadas, eminentemente a lo largo de los primeros siete días de la enfermedad. No obstante, así el pequeño o la persona se haya recuperado, el virus puede ser trasmitido mediante las heces a lo largo de un periodo de cuatro semanas más o menos.

Aparte de esto, este virus asimismo puede trasmitirse a través del contacto directo con objetos u comestibles contaminados.

De qué manera eludir el contagio

Para eludir contagiarse de la enfermedad de manos, pies y boca es importante:

  • No continuar cerca de otros pequeños enfermos;
  • No compartir cubiertos, juguetes u otros objetos que hayan entrado en contacto con la boca de los pequeños en los que se sospeche este enfermedad;
  • Lavarse las manos tras toser, estornudar o siempre y cuando se necesite tocarse el semblante.

Además de esto, es esencial lavar los comestibles ya antes de consumirlos, mudar el pañal del bebé con guantes y después lavarse las manos, lavar los juguetes u objetos que hayan entrado en contacto con el pequeño o el bebé. Vea de qué forma y en qué momento debe lavarse las manos adecuadamente.

De qué forma confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de manos, pies y boca es efectuado por el pediatra, o el médico general en el caso de los adultos, el que efectúa un examen físico para valorar los síntomas que el pequeño o la persona presenta.

Este síndrome puede ser confundido con ciertas enfermedades como la herpangina, que es una enfermedad viral en la que el bebé presenta heridas en la boca afines a las del herpes, y con la escarlatina, enfermedad donde el pequeño presenta máculas rojizas en la piel.

Por esto, posiblemente el médico pida, si lo considera preciso, ciertos exámenes de laboratorio complementarios para efectuar el diagnóstico.

De qué forma se efectúa el tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de manos, pies y boca ha de ser orientado por el pediatra o médico general y puede efectuarse con fármacos para bajar la fiebre y calmar el malestar como el paracetamol, antinflamatorios como el ibuprofeno, fármacos para la comezón como los antihistamínicos y gel para las aftas o lidocaína.

El tratamiento dura cerca de unos siete días y es esencial que el pequeño no vaya a la escuela o a la guardería a lo largo de este periodo para eludir que contagie a otros pequeños. Conozca más sobre el tratamiento de la enfermedad de manos, pies y boca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí