A pesar de que la pandemia evoluciona propiciamente, una buena parte de las compañías se teme que sus negocios no puedan continuar abiertos cuando la restauración económico sea una realidad.

Conforme el Informe Europeo de Pagos de Intrum, las compañías españolas cada vez están más mentalizadas de la necesidad de tomar medidas para eludir retrasos en el abono de facturas. La crisis sanitaria ha provocado que prosperar la administración de deuda se haya transformado en la prioridad de 3 de cada diez empresas españolas (veintiseis por ciento ), on line con la media europea (veintiseis por ciento ).

Y no es para menos, en tanto que, en el último año, prácticamente la mitad de las entidades ha admitido plazos de pago más largos de lo que le agradaría para no dañar la relación con sus clientes del servicio, y el treinta y seis por ciento de las encuestadas les ha tolerado abonar después para eludir la quiebra.

No obstante, estas nuevas prácticas de la era Covid-diecinueve no han sido suficientes para sostener el flujo de caja del tejido empresarial y la mayor parte de las compañías españolas han decidido adoptar un enfoque más proactivo en el momento de administrar su liquidez. Un reflejo de ello es que el sesenta y uno por ciento de las encuestadas asevera que la crisis les ha ayudado a administrar mejor los impagos en su negocio.

Advertencia, desplázate para proseguir leyendo

Atendiendo a los datos de Intrum a nivel europeo, se puede finalizar que la pandemia ha impulsado las estrategias de administración de cobro en las compañías de los veintinueve países analizados para este estudio, en especial en Eslovaquia (sesenta y seis por ciento ). Este país encabeza el ranking como el sitio en el que la crisis ha motivado que más empresas administren mejor los retrasos en los pagos.

Seguidamente, con puntuaciones afines a las de España, se ubican Polonia, Noruega, Dinamarca, Bulgaria y Bélgica (sesenta y dos por ciento ); y bajo el ranking quedarían países como R. Unido (cincuenta y cinco por ciento ), Suecia, Italia o bien Hungría, las 3 con un cincuenta y seis por ciento .

Los 2 retos: impacto financiero negativo y peligro de impago

Los efectos de la crisis sanitaria en los márgenes empresarial son un hecho. Específicamente, el cuarenta y ocho por ciento de las entidades españolas manifiesta que, mensualmente, sus ingresos se han reducido o bien son inferiores a los de ya antes de la pandemia. Mas esto no es todo. Una cuarta parte de las encuestadas confirma que sus beneficios mensuales se han mantenido estables a lo largo de estos meses, mas aguardan que se reduzcan a corto plazo.

Esta situación hace que las entidades no sean muy optimistas con el futuro empresarial y prácticamente 9 de cada diez apuntan que podrían pasar hasta un par de años para llegar a un contexto en el que la crisis de la Covid-diecinueve deje de tener un impacto financiero negativo en su negocio. Un periodo en el que, además de esto, tanto grandes como pequeñas organizaciones, están seguras de que deberán hacer en frente de las contrariedades financieras de sus deudores.

En verdad, 2 de cada 3 empresas españolas (sesenta y cinco por ciento ) prevén un incremento del peligro de impago por la parte de los deudores en los próximos doce meses; lo que supone un aumento de diecisiete puntos con respecto a dos mil veinte y de cincuenta y cinco en comparación con dos mil diecinueve. De ahí que, poco a poco más organizaciones toman conciencia de la necesidad de diseñar estrategias de administración de cobro con las que prevenir impagos y supervisar su flujo de caja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here