Muchos son los conductores que presentan inconvenientes de agobio y ansiedad en el momento de acceder a las grandes ciudades. Si bien a lo largo de un tiempo ha sido un tema tabú, o quizá no tan analizado como debiese, en los últimos tiempos múltiples estudios han puesto de manifiesto las consecuencias sensibles que produce el tráfico y la busca de parking en los conductores.

En este sentido, las grandes urbes son las primordiales perjudicadas. La ausencia de sitios donde estacionar, la agresividad en la conducción o las prisas producen que los conductores experimenten altos niveles de agobio, ansiedad o aun accesos de pánico en las calles de urbes como la capital española o Barna. En este sentido, una salida puede pasar por contratar garajes de destino, estacionar en el aeropuerto de Barna o la capital española si vamos a efectuar un viaje o aun decantarse por no acceder al centro y desplazarnos en transporte público.

Impacto sicológico de la busca de parking

Si bien la conducción en focos urbanos genera, por norma general, inconvenientes de agobio por la incapacidad para supervisar el tráfico, el parking es uno de los puntos que mayores inconvenientes sicológicos produce a los conductores.

En el año dos mil once, IBM hizo una investigación relacionado con la conducción y el impacto sensible en las grandes urbes del planeta. Entre los resultados, el estudio resaltaba que los incidentes por incapacidad para aparcar o localizar parking eran comunes en todas y cada una de las urbes analizadas. Ahora bien, determinados puntos del planeta presentaban mayores contrariedades que otros.

Así, eran exactamente en aquellas urbes en las que las plazas de parking eran menos numerosas y los conductores abundaban -Nueva Deli, Beijing, Nairobi- donde los niveles de agobio se disparaban. Entre otras muchas, los índices que medían la agresividad y la ira aumentaban entre los conductores, quienes debían “luchar” por conseguir una plaza de parking. En este sentido, los enfrentamientos generados por lograr estacionamiento eran incesantes.

Mas alén de conseguir un hueco donde situar el vehículo, el parking en las urbes está asociado a otros factores que, además, dan sitio a agobio. Por poner un ejemplo, abundantes conductores precisan aparcar el turismo para acceder a su puesto. De esa forma, el no hallar parking supone llegar tarde al puesto, lo que puede repercutir en el puesto laboral y la relación entre el trabajador y el empresario.

Consecuencias del agobio por el parking

El incremento del cortisol, lo que generalmente conocemos como agobio, tiene consecuencias perjudiciales para la salud, tanto a corto como en un largo plazo. Entre otras muchas, esta hormona influye en la adecuada ejecución de labores tan esenciales como dormir, comer o aun sostenerse en forma.

Así, estar en incesante contacto con inconvenientes de agobio, como los que produce el parking en urbes, provocará que las personas experimenten desequilibrios en el cuerpo, irritabilidad, insomnio, incapacidad para concentrarse, migrañas o jaquecas y un largo etc. de manifestaciones físicas y sensibles.

Toda vez que resulte posible, se aconseja conseguir un sitio donde estacionar el vehículo y eludir situaciones como la busca de parking. Además de esto, actualmente hay algunos trucos en línea que pasan por emplear aplicaciones para visualizar y reservar localidades o adelantarse a zonas frecuentadas.

Finalmente, no podemos olvidar que buscar continuamente parking supone un costo medioambiental esencial, como económico. En este sentido, reducir el uso del vehículo es esencial para reducir el impacto medioambiental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here