¿Qué es la dicha?

Ya antes de proseguir leyendo, dedicate uno minutos a contestar las próximas preguntas:

¿De qué manera le explicarías a un pequeño de cinco años qué es lo que significa dicha? ¿Cuál sería tu definición de dicha?

Queremos lograr la dicha, esa dicha con mayúsculas. Mas, ¿sabemos que significa dicha? ¿exactamente en qué consiste la dicha?

En un inicio, todos tenemos una idea clarísima de lo que es dicha, mas si procuramos describirla, nos percatamos de que lo imaginamos pertenece más a un anuncio de la T.V., una historia de Instagram o bien unas vacaciones de una influencer.

Con suerte vamos a poder decir consistente en una sensación de bienestar, de paz, no tener inconvenientes, preocupaciones… ¿Es posible vivir sin preocupaciones? ¿Serias feliz sin ellas?

La dicha es tendencia, productos que nos aproximan a ella, viajes que nos aportan bienestar, relaciones que van a hacer que todo huela a gominola…

Mas no, la dicha no es algo moderno. Hace más de 2 siglos Aristóteles, aparte de charlar de moral, metafísica o bien poesía, charló de dicha, específicamente de Eudaimonia. Sí, una palabra no tan comercial. “El humano tiene como único fin ser feliz”.

Actualmente los medios te repiten hasta la saciedad “quiérete mucho” “tú puedes ser feliz”… tal y como si fuera algo nuevo, o bien más incluso tal y como si ser feliz fuera una elección.

Depende de ti ser feliz, solo debes practicar deporte, pensar, sonreír…y siete ideas más que seguro aparecen bajo un título afín a “los diez pasos cara la felicidad”.

Entonces, ¿si no soy feliz, es pues no deseo? ¿ escojo padecer?

Sí nos guiamos por estos mensajes que decoran tazas, felpudos, camisetas…conectamos con la culpa, olvidando la relevancia de las circunstancias, no todo se solventa meditando o bien haciendo deporte.

Es entonces, cuando ponemos el foco solo en sentirnos siempre y en toda circunstancia bien, pese a las circunstancias, cuando caemos en la positivad tóxica. Eludiendo a toda costa tener emociones, pensamientos y recuerdos negativos, pensando que de esta forma, ese instante bastante difícil que estamos atravesando va a ser menos negativo. Gran fallo.

Eugene Gendlin, filosofo estadounidense fallecido en dos mil diecisiete y conocido sobre todo por su trabajo en Focusing afirmó “ignorarlo no lo va hacer desaparecer y reconocerlo no lo va a crear”.

¿Para qué sirve que te vaya mal con tu pareja y te centres en lo bien que te va en el trabajo? ¿Vas localizar de esta forma solución a tu relación?

Negar las situaciones problemáticas, molestas, dolorosas, hace que nos encaremos a la vida de forma parcial.

Estar mal es adaptativo. Las emociones, entendidas, como negativas (más adecuado, llamarlas desadaptativas), son esenciales para nuestro bienestar.  En el momento en que nos forzamos a no sentir, nuestro cuerpo habla, el inconveniente se somatiza. Es insostenible refrenar de manera constante las emociones.

El positivismo toxico se caracteriza por:

Agredir a quienes expresan frustración, ansiedad o bien tristeza “Venga, no estes triste que todo depende de de qué manera se mire” “Si deseas, puedes hacerlo”.  Bueno… depende, de cuál sea el tema inconveniente.

No todo depende del como se mire, hay sucesos que por sí, son negativos.  Y estamos en nuestro derecho de estar tristes y /o airados.  Ni podemos lograr todo cuanto nos planteemos, cada persona tiene unas restricciones y debe ser consciente de ellas.

Disminuir al mínimo las experiencias de otras personas con verbalizaciones tipo “todo va a estar bien, hay que ser positivos”. Es posible que todo esté bien o bien no, va a depender de de qué forma se gestione la situación concretamente.

Fingir que todo está bien todo el tiempo. “Me han echado del trabajo, mas estoy bien, seguro que es por que algo bueno me espera.”

Sentirse culpable de las emociones negativas. “no puedo estar triste por esto si soy muy agraciada por…” Las emociones hay que admitirlas, vivirlas y administrarlas. La negación o bien evitación de exactamente las mismas nos distancia de la realidad.

Ignorar las cosas que te incordian. “es lo que es “

Causa culpa. El positivismo toxico te hace sentir culpable. Si la dicha, es una resolución, si me siento mal, es mi culpa.

Marchar basándonos en oraciones comerciales, “si lo quieres de veras lo conseguirás” “Todo depende de tu actitud o bien de ti”

Pensar que existen técnicas para ser feliz. Es similar a confiar que con pastillas adelgazas.

Con todo lo comentado, prácticamente, podríamos decir que este positivismo toxico que invade, sobre todo, las redes sociales, es iatrogénico. Dulcifica tanto las situaciones inconveniente, que no las vemos con perspectiva, separándonos de la solución o bien de un enfrentamiento apropiado.

Así, podríamos decir, que la positividad sana, no consiste en ignorar los aspectos negativos o bien negar las emociones desadaptativas, sino más bien en centrarnos en las fortalezas y recursos para buscar opciones alternativas. Eludiendo que las emociones, entendidas como negativas, se transformen en sentimientos crónicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí