Ubicado en el pódium de los países europeos que más emplean este procedimiento de pago, el cincuenta y ocho por ciento de los españoles paga aún en efectivo. A pesar del porcentaje, la tendencia se ha reducido a lo largo del tiempo. Bien a raíz del temor al contagio de coronavirus, como asimismo a raíz de las restricciones proveídas por el Banco de España. Razón por la que opciones alternativas como PaybyCall ya forman parte aun de la administración pública.

¿Es posible terminar con el pago en efectivo?

Conforme el Banco Central Europeo (BCE), España es el segundo país de la UE donde más se usa el efectivo. Sobre todo, para pequeñas compras y tanto entre individuos de dieciocho a veinticuatro años como desde sesenta y nueve. A pesar de la supuestamente irrefrenable tendencia, un procedimiento de pago que próximamente tendrá que dejar paso a otras opciones alternativas. Y, aunque existe cierto rechazo frente a los nuevos sistemas de pago por pura falta de confianza a lo ignoto, muchos negocios y administraciones públicas están admitiendo dicha posibilidad para sus clientes del servicio y usuarios. Lo que resulta no solo útil para agilizar las operaciones, sino más bien asimismo para advertir y detener movimientos fraudulentos.

Así, y ejemplarizando el cambio, mientras que el pago por contactless semeja ser una tendencia entre la juventud, el sistema de pago seguro por teléfono con PaybyCall ya es distribuidor del Municipio de Barna. O sea, que, poquito a poco, el efectivo se acerca al ocaso. Un cambio que, aparte de la existencia de opciones alternativas, debe ver tanto con la lucha contra el fraude como con el temor a los contagios de Covid-diecinueve por contacto. Mas que, en sí, apuesta por el rastreo y la seguridad en los pagos que son resorte creacional de las criptomonedas, acá extendido a opciones alternativas de pago preexistentes y al alcance de todos.

En España, se paga en efectivo (mas el cambio se aproxima)

Conforme publicaba Business Insider en dos mil veinte, el cincuenta y ocho por ciento de los españoles paga en efectivo frente al mínimo dos por ciento que emplea su móvil para esto y el porcentaje sobrante que emplea su tarjeta bancaria. En concreto, las encuestas ubican que el ochenta y tres por ciento de los pagos a minoristas se efectuó en efectivo, si bien el peligro al contagio de Covid-diecinueve estimuló y generalizó el uso de tarjetas. No obstante, en dos mil veintiuno, el Banco de España ya dejó clara la voluntad de suprimir este procedimiento de pago. Esto, mediante la restricción del pago en efectivo a operaciones de importes iguales o superiores a mil euros —pero extendido a diez, conforme el caso. ¿El motivo? La lucha contra el fraude.

En ese sentido, la apuesta legislativa es la de eludir este procedimiento de pago, imposible de rastrear, a fin de poder advertir e identificar el fraude merced al claro indicio y la mayor seguridad de otros pagos. Curiosamente, y pese a la popularidad del efectivo en España, los analistas sugieren que el pago contactless ha ganado muchos adeptos en el país. Por lo que no es extraño que, con el tiempo, las operaciones en efectivo sean básicamente residuales, reservadas a determinados segmentos poblacionales de carácter generacional. Si bien existan métodos como el pago por llamada o Paybycall cuyo uso se amolda a cualquier usuario con independencia de su edad.

PaybyCall: objetivos, clientes del servicio y empresas

Este seguro y eficiente procedimiento de pago brota con la meta de eliminar la falta de seguridad en las transacciones telefónicas. Particularmente, la recogida manual de datos, sus posibles grabaciones e inclusive su almacenamiento; ya que la vulnerabilidad de tales espacios podría dañar nuestra seguridad financiera. Así, PaybyCall asegura un Estándar de Seguridad de Datos (PCI) para la protección de los datos relacionados a nuestra tarjeta, por medio de una Contestación de Voz Interactiva (IVR) a través de la que poder mecanizar el procedimiento sin guardar los datos y, además de esto, eliminando la grabación de llamada en el instante en que estos se dan.



Con relación a la experiencia del usuario o usuario, su implementación en cualquier negocio es sinceramente fácil. Apareciendo para el usuario como un procedimiento de pago auxiliar entre el resto. Así, se facilita un número donde efectuar el pago. Se anuncia el importe preciso de la transacción y se reciben los datos del usuario para, seguidamente, mandarlos al banco a través de conexión segura. Además, existe la posibilidad de, una vez efectuado el pago por PaybyCall, enlazar con otra llamada al agente telefónico. Así, se va a poder dar ya por finalizada la transacción y solucionar cualquier género de duda. Recibiendo después en SMS todos y cada uno de los detalles de la operación.

En lo que se refiere al negocio, se trata de un procedimiento de pago capaz de ahorrar costos y agilizar operaciones. De manera especial, ya que, tratándose de un sistema que se sirve de IVR, no es preciso contar con de empleados al teléfono y, como se ha citado, la interacción puede mecanizarse por completo. De la misma manera, la inmediatez es bidireccional, puesto que el procedimiento se soluciona muy simple y de forma rápida para las dos partes. Y esto incluye la opción de ofrecer consultas telefónicas de pago, ya que este se puede efectuar de manera automática tarde o temprano de la llamada. En suma, un procedimiento de pago renovador, seguro y veloz del que todos podemos sacar partido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí